if ( ! is_allowed_cookie( '_ga' ) ) { window['ga-disable-UA-45287952-2'] = true; }

ALGUNOS POEMAS DE LA ANTOLOGÍA IBEROAMERICANA ‘NO CERCO DA PANDEMIA’, EN PORTUGUÉS Y CASTELLANO

Alencart, Leopoldo Rodrigues y Pedro Salvado, con la revista de las Jornadas

Mesa de la presentación de la antología (foto de José Amador Martín)

 

Crear en Salamanca tiene la satisfacción de publicar algunos de los poemas contenidos en la antología iberoamericana ‘No cerco da pandemia’ (Editora Labirinto, Fafe, Portugal, 2021), la cual contó con el patrocinio del Município do Fundão y fue coordinada por Leocádia Regalo, Pedro Salvado y António Lourenço Marques. Las fotos que acompañan a esta primera selección se hicieron durante la presentación de la dicha antología, como acto de cierre de las XXXIII Jornadas “Medicina na Beira Interior – da Pré-história ao Século XXI”, celebrada en Castelo Branco el sábado 13 de noviembre. Más adelante se publicará otra selección.

 

ELENA DÍAZ SANTANA

(España)

 

MENSAJE DE ESPERANZA PARA EL HOMBRE

 

Bajo este cielo puro y limpio,

cuando el oro se derrite sobre las fachadas,

pienso en ti.

Mecida por la voz de los poetas quiero sentirte libre,

libre te quiero en el mar de mi pensamiento,

súbete a mis alas, yo te llevo.

Inmersa en el oro de esta tarde,

los versos se me antojan,

oraciones que sanan mi espíritu.

Súbete a mis alas,

respira este aire nuevo que te ofrezco.

Tomemos la mano de Fray Luis que protectora,

nos invita al sosiego

y a su amparo dejemos que trascurra por senda amable

y desemboque esta tristeza, en luz y esperanza.

No puede ser más hermoso el anochecer,

Que cuando todo respira en paz.

 

Libre te quiero en el mar de mi pensamiento,

súbete a mis alas, yo te llevo.

 

 

ÁLVARO ALVES DE FARIA

(Brasil)

A INVASÃO

 

Uma nuvem de gafanhotos invisíveis

destrói a plantação de orquídeas de vidro

uma nuvem molhada de temporais

arranca os lírios

essa nuvem

voa em cima das cabeças

e come as palavras do poema

que nasce no coração que para.

Essa nuvem de aves noturnas

se espalha todas as noites

pregada no escuro de um sol apagado

e fecha as ruas

fecha os passos

os sapatos vazios.

 

A nuvem pesada

de gafanhotos de espantos

quebra os pratos dos armários

as bonecas vivas das lojas

e esparrama os oceanos

nas calçadas brancas das ruas

nas embarcações dos anos

a viver ainda no mundo doente

em todos seus desenganos

a morrer os pedaços das coisas

nos próprios danos

que se matam aos poucos

e se cabem inertes

em atos insanos

como se finalmente

o final mente

na fúria

dos soluços desumanos.

 

 

 

ANTÓNIO SALVADO

(Portugal)

 

PÁGINA PERDIDA DO APOCALIPSE DE S. JOÃO

 

Secado o solo o verde esvaeceu

os frutos sazonados corromperam-se

o azul do céu se flagelou no breu

que modelou a terra em aridez

De tenras águas rios apoucaram-se

ensopados em sordidez e lodo

sem chuva ou afluentes onde os mares

à espera deles calmos ou revoltos

Por sobre o solo humanos humilhavam

ainda mais a ríspida secura

olhos espantados e sem norte obravam

a julgarem que a noite era crepúsculo

E a deusa Esperança que descera ao mundo

para ser deles fértil companhia

desiludida regressou ao cume

do alto Olimpo em lágrimas delida.

 

 

AÍDA ACOSTA

(España)

 

Este silencio es el silencio que nos llora

que nos prende a cada paso

que nos muerde los párpados.

Es este tiempo inerte

este tiempo adulterado, marchito

este tiempo encabronado

este tiempo de relojes, de campanas

este tiempo preñado de angustia

este tiempo de siglos, de milenios

este tiempo

esta mierda

este silencio que nos llora

que nos exprime como nubes caducadas

que nos agota

este tiempo, este silencio

las grandes mentiras

la gran desolación

el tormentoso tic-tac

me agobia el espacio y me sobra

me sobra este tiempo.

 

VICTOR OLIVEIRA MATEUS

(Portugal)

 

NAUFRÁGIO

 

não falarei de barcos

de andorinhas-do-mar

ou de gaivotas

no pico das tempestades

não indagarei ocultos sentidos

para continentes ilhas horizontes

não falarei das múltiplas viagens

nem das feridas que sempre deixam

naqueles que sobram

exaustos

na rebentação de nada

não encenarei um único gesto

e entre boias redes pedaços de madeira

esperarei o último canto

das terras que não existem

 

Joao Artur Pinto, José Amador Martín y Cristina Vale

 

 

JOSÉ AMADOR MARTÍN

(España)

 

TESTIGOS DEL MOMENTO

 

La ciudad vacía. Nuestras vidas en un suspense trágico.

Acorralados, en una lejana alegría y bullicio que se resiste a

desaparecer y un sentimiento profundo de soledad y de tristeza.

En muchas formas, vidas truncadas y un sabor agridulce de

desencuentros en las calles y plazas de la ciudad que vivimos.

Suspensos  los  abrazos  y  los  besos  y  la  cercanía  de  darnos  la  mano

y el espíritu de lo que nos es cercano lejos de nosotros mismos.

Con resignación vivimos un cambio, del que fuimos incapaces

de imaginar que podría llegar en un momento y que nos está

llevando al pesimismo e incluso, a veces, a la desesperación.

 

Cuando esto acabe, nos diremos todo al final de esta guerra

cuando el tiempo pase, y las batallas de los cuerpos acaben,

cuando nos encuentre el día buscando las caricias perdidas

revolviendo los correos que tiempo nos dejó.

En el sueño, esperaré ese encuentro,

esa sonrisa tranquila, y será el miedo un rumor,

cuando al acercarnos el espacio se nos haga pequeño

y grande el horizonte de nuestro amanecer.

Siempre estuvimos juntos,

y siempre me ha pesado la ausencia,

y cuando llegue ese instante contigo,

te veré y te diré lo mucho que he soñado con ese momento.

 

Que abrí mi alma, cada día en silencio

y que guardo en mis manos la esperanza del día.

Aunque pasen los días y el universo sea un lugar lejano

 

Nos veremos de nuevo cuando acabe la guerra,

mientras los días se vuelven al alba

un nuevo comienzo, una nueva esperanza

 

Después de ese reencuentro que ha de venir

vayamos donde vayamos,

siempre habrá ese beso para quitar la ausencia,

porque siempre habrá un después para cambiarlo todo….

Encendamos una luz al final de esta guerra,

porque pasará este tiempo

y encontraremos los instantes perdidos

el roce de los labios,

en el tibio beso y el abrazo que hizo nuestro este sitio

donde todo recomienza a partir de ese día.

 

 

ANNIE ALTAMIRANO

(Argentina-España)

2020

 

I

noche tras noche,

   turno tras turno …

al principio podía recordar sus nombres,

                                                               sus caras,

                                                                      los ojos …

rápidamente fueron más

                                        y más …

                                                una marea

 

II

 

todos los días

aplaudimos en los balcones,

cantamos nuestros himnos

cogidos de las manos

y perplejos pasamos

las hojas de un calendario

de días repetidos

 

y un día,

entre el horror,

la primavera trajo más pura

la belleza

Alencart, Leopoldo Rodrigues y Pedro Salvado, con la revista de las Jornadas (Foto de José AmadorMartín)

 

 

ARTUR FERREIRA COIMBRA

(Portugal)

 

DESPIDO DE ABRAÇOS

 

Um ano maldito despido de abraços

Deserto de beijos e do carinho dos corações

Que se ligam em fios de oiro e de sangue

Um ano perdido sem a alegria dos versos

E das guitarras a debruar as noites de lua cheia

Um ano de medo de afastamento de prisão

De saudade do que fomos e dos que foram

Sem o luto de nós mesmos e das lágrimas dos outros

Amaldiçoada peste que despertou as pragas

Confinou a nudez do olhar desfez em cacos

A antiga liberdade de andarmos por aí à cata

Dos grilos ou dos arados ou das amendoeiras em flor

Quem sabe a cumprir a sinfonia das rolas

Nas abrasadoras tardes de um eterno Agosto

Um ano que nos tornou mais pobres mais tristes

Que nos roubou a humanidade de que somos feitos

Além do pó e da cinza e da esperança de mais futuro

Um ano para esquecer como uma tempestade de fogo

Como ferro em brasa que queima todos os rios da alma

Um ano para regressarmos depois aos abraços finalmente

Para cumprirmos o que em nós é celebrado poema

E palavra de flor em flor, de boca em boca, como a chuva.

 

 

GERARDO RODRÍGUEZ

(México)

 

ABRIR LAS PUERTAS

 

Soy testigo ciego del marchitar de los días

y escucho una melodía rota.

Detenido contra el muro

espero el amanecer con los ojos abiertos.

Cansado estoy de conversar

con las sombras al fondo del espejo,

de gastar los recuerdos

y presenciar los presagios del viento.

 

Ante la urgencia de pronunciarlos susurros de la tarde,

rompo las paredes de mis horas secas,

el silencio contenido ahora escapa.

 

Debo salir de esta casa transfigurada

y aprender de nuevo a germinar los sueños.

Decir que sin saber cómo,

me lanzo, llevando un volcán dentro,

hacia los bordes de la distancia

que me separa de la oscuridad

 

Voy tras los pasos de la gente,

reparto algo de mí a cada persona que encuentro,

ordeno por fin las emociones,

las imágenes que van y vienen.

Hago mío todo paisaje.

Proclamo el olor de los gorriones

en todas las plazas

sin agobiarme si tardo o no regreso,

con la promesa de que todo se cumpla.

Recupero mi corazón en esta paz amanecida.

 

 

IVO MACHADO

(Portugal)

 

 

Os dias, Mrs. Dalloway

são de miséria

e a Poesia não é vaso

para as suas rosas

os dias, Mrs. Dalloway

são de açoite

e trânsito

recusam forma e grito

os dias, Mrs. Dalloway

são de tristeza

nos frutos

e flores sobre a mesa.

JOSÉ MARÍA MUÑOZ QUIRÓS

(España)

 

NO DEJAREMOS QUE NOS VENZA

 

la desesperación ni la derrota.

Estaremos despiertos

 

frente al desorden de los días,

lejos de la debilidad de los gestos caídos

de quienes perseveran

en su dolor y en su abandono.

 

No dejaremos

que nos derrumbe la inoportuna desazón

de una vida transformada en amargo destino.

 

Aprenderemos a subir escaleras de luz

que a nueva luz convoca.

 

Anunciaremos la lección de los días inmersos

en el sol de cada amanecer

que nos regala la claridad sin límites

nacida de las horas apegadas

al misterio de las cosas.

No dejaremos que nos venzan

los soliloquios ingrávidos de la miseria

provocada por quienes nada intuyen

más allá de sus ojos cerrados.

 

Estaremos a pie de cada instante

construyendo la vida.

 

(17 de abril, viernes de pandemia)

 

Alencart, Salvado y Lourenço Marques (foto de José Amador Martín)

 

ANTÓNIO LOURENÇO MARQUES

(Portugal)

 

SE LIVRE O AR TU RESPIRAS

 

Provas do vento e do tento

Bastas que chegam banais.

Vai o comum passear

No campo, ermo lugar,

Ou numa praça de vento

Prenhe de gente distante

Com os rostos disfarçados

De véuzinhos coloridos,

À boca e nariz pegados

Para esmerarem o ar…

… respirado.

 

Oh obrigado!

 

Só que o vento, meio farsante,

(E como os véus o atiçam,

Coloridos, graça, graça!)

Em doidos golpes varridos,

Atira-os pró meio da praça,

Arrepiados, perdidos.

 

Pobre comum passeante!

Pega no véu, ou disfarça?!

21.07.2021

 

(…)

tens ou não tens tento certo

se livre o ar tu respiras

e a máscara te desconcerta?

19.7.2021

 

(…)

é de gritos sem mortos o dia

entre os dias pesados de mortes

que foram…

…olhando o futuro

26.04.2021

 

(…)

ó gente da minha aldeia

contaste perder acaso

de vez os poentes belos?!

19.04.2021

 

(…)

ah o hálito cingido

de pedra, ermos, obrigado

e uma máscara transida!

03.04.2021

 

(…)

outono cerrado

reticente se fecha

à primavera vaga

27.11.2020

 

 

JUAN CARLOS MARTÍN COBANO

(España)

 

 

DESCOBERTA

 

 

Descobres a violência

no peito seco de uma mãe

na sede das mãos esquartejadas pela terra

ao ver semear meras cascas

em sulcos de campos de velha lava.

Então queres

que o teu abraço da paz seja

o doce suor que banha o teu esforço

e desça como um óleo

pela barba de Aarão,

pelo mapa de mais de doze,

pelas vestes de azul desbotado

e o calçado que fere desatado.

Então fazes uma súplica

para que a chuva venha cedo ou tarde,

para que sejas o orvalho, mensageiro da manhã,

para que raspes até ao osso o teu nada

até ser leite

para que fundas os teus tesouros vazios

até serem mel.

E queres morrer

(afinal tens de morrer)

semente de eternidades

em breve escuridão.

Tradução de Leocádia Regalo

Alfredo Pérez Alencart (foto de José Amador Martín)

 

ALFREDO PÉREZ ALENCART

(Perú-España)

 

VAMOS A RECOGER LOS ESCOMBROS

 

Vamos a recoger los escombros

y ver qué se puede hacer con lo que ha quedado.

Los días caídos, las horas sombrías,

los minutos que mucho se hicieron notar:

escarbemos todo ese tiempo

que trajo su propio pavor mientras pasaba;

limpiemos las viejas llaves del corazón;

desenterremos los cánticos que quedaron debajo

de tantas bocas turbadas; saludemos

de nuevo a quienes se apartaban

al vernos…

Tenemos el fervor para seguir,

una linterna alumbrando nuestros pasos

aunque los coches con sirena sigan

su tránsito frenético y todavía pocas parejas

se tomen las manos cuando el crepúsculo.

Nada de jolgorios: solo muestras de humildad

para que el árbol del miedo

no siga floreciendo.

Vamos a recoger los escombros

y ver qué se puede hacer con lo que ha quedado.

 

LEOCÁDIA REGALO

(Portugal)

 

DO DISTANCIAMENTO

 

Vieste de longe

no início do Outono

para estares comigo.

E eu já sabia

que a casa ia

ficar vazia.

 

Antes

quando entravas

solto e leve

sentia-me uterinamente

mãe

aquecida no abraço

que me envolvia

debaixo das tuas asas.

 

Mas uma inesperada pandemia

cortou-nos cerce

o calor dessa alegria

partilhada no alvoroço da chegada.

 

Agora

aparelhados com máscaras

encontrámos-nos na rua

e ficámos em silêncio

de olhos vidrados.

A disfarçar o pesar

trocámos frases

de falsa serenidade

como se quiséssemos redescobrir

o calor dos nossos

 corpos              distanciados.

 

E foram breves dias

a marcar encontros nas esplanadas

a recuperar os sabores

do sal, do mel, da vida

entre olhares cúmplices

           estranhamente conformados.

 

Um vírus arrefeceu

a nossa pele

e deixou-nos a saudade

amarga do abraço.

Neste embaraço

apesar de agradecida à Vida

ao entrar no teu quarto vazio

arrefecida senti a alma doente.

 

Estatua de Amato Lusitano en Castelo Branco (foto de José Lourenço Marques)

 

 

ESTER BUENO

(España)

 

 

CON EL VIENTO

 

 

Con el viento de otoño y

los frutos creciendo en los zarzales,

con un poco de lluvia despistada

que ni moja, ni cala, ni consuela,

yo te digo… ¡adelante!

 

Son extraños los tiempos

y las horas parecen inventadas,

raro rumor venido desde otros continentes,

pero digo … ¡adelante!

 

Lo sé,

te he visto temblar por la mañana.

Son tiempos impacientes y mestizos,

una mezcla de miedo y de dolor de todo,

de tristeza en las cuencas de los ojos

que no derraman sal ni bendiciones,

con espacios dejados por amigos,

innecesarios y estúpidos vacíos.

Pero digo… ¡adelante!

 

Te lo digo y levanto las manos para asirte del alma

y que me salves…

y quizás yo te salve

 

Pedro Salvado, Pinto, Alves, Alencart y António Salvado (foto de António Lourenço Marques)

 

 

MARIA DE LURDES GOUVEIA BARATA

(Portugal)

 

O TEMPO DO VIRUS

 

Estamos em Mundo Parado!

Cada humano amedrontado

numa expectativa…

Anda por aí o vírus à solta

e a causar grande revolta:

convivência negativa…

 

Já não há beijos nem abraços

e definem-se muitos traços

de medo e desespero

num afastamento forçado!

Passa aquele Mascarado:

Ah, mas eu não o reconheço!

 

Andamos todos a mando

dum vírus estúpido espreitando

a nossa paz vigiada…

E na esperança hesitante,

apesar de tudo constante,

virá o fim da trapalhada…

 

Estranho! Grande estranheza!

Sem festas, actos, e surpresa:

vejo tudo mascarado!

Julgo-me em acção específica:

filme de ficção científica!

Fico em estado chocado!…

 

Nota final:

Eis os meus desvelos:

Não partam os cotovelos!

Salón de la Biblioteca de Castelo Branco durante la presentación de la antología (foto de António Lourenço Marques)

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario