PRIMAVERA. DÍA MUNDIAL DE LA POESÍA 2019. FOTOGRAFÍAS DE JOSÉ AMADOR MARTÍN

 

 

 

54519932_809362799426102_8502495259786215424_n

MIGUEL ELIAS

(ESPAÑA)

 

 

 

Este año una vez más celebramos el Día Mundial de la Poesía y el primer día de la primavera, establecido por la UNESCO, ya que reconoce la expresión poética como un papel privilegiado de promover el diálogo intercultural, la comunicación y la paz.
De hecho, entre las diferentes formas de expresión, cada sociedad humana contempla el estado muy antiguo del arte poético como un lugar fundador de la memoria, la base de todas las demás formas de creatividad literaria y artística.

 

Stefania Di Leo

Coordinadora del Especial Poético de Primavera

 

Sono nata il ventuno a primavera

Sono nata il ventuno a primavera
ma non sapevo che nascere folle,
aprire le zolle
potesse scatenar tempesta.
Così Proserpina lieve
vede piovere sulle erbe,
sui grossi frumenti gentili
e piange sempre la sera.
Forse è la sua preghiera.

Alda Merini 

 

IMG_6160

ALFREDO PÉREZ ALENCART

(Perú-España)

 

 

PRIMAVERA

 

 

La claridad se adelanta

y llena de flores

la estación más jubilosa.

 

IMG_5641

 

ARACELI SAGUILLO

(España)

 

 

 

Es hora de mirar al mundo,
hora de lanzarse al mar,
y salir flotando,
hora de encender el fuego
sin escarbar cenizas.
Tiempo de aspirar el perfume de las flores,
hora de pájaros, de niños…de verdades…
Es tiempo de avanzar deprisa
de silenciar el grito, de vivir la vida.
Tiempo de consumir
todas las velas del mundo.
IMG_7189

MARIA DO SAMEIRO BARROSO

(PORTUGAL)

 

LINDES

 

Miro sus hojas, sus flores,

respiro su olor, su frescura,

 leo sus recuerdos

 en el cráneo abierto del

tiempo.

Miro las lindes, su polen

 dulce, y pienso en tus labios,

en los cedros verdes,

en las noches azules

donde flotan matrimonios

de Marc Chagall.

Miro las lindes, los cedros,

sus hojas, tus manos

 donde escribo la primavera

en cálices de rocío,

hibiscos, amapolas,

y flores carnívoras

que celebran el tiempo

de los besos.

 

_MG_3992-001

 

         CARMEN PALOMO PINEL

(España)

 

 

PRIMAVERA

 

Y parece de nuevo que vivir es posible,

que las rosas

se abren y que el mal

no las hiere,

que no alcanza a tocar

su campana nocturna, su coraza

de sueño, que sus pétalos

saben todos los modos posibles de caer,

como yo sé también

declinarme en todos esos modos,

recogerme después de haber caído,

trepar por la escalera

del pasado,

pues la infancia es, en flor,

mi edad perpetua.

De ellas, de las flores

he de aprender

qué poderosa libertad

surge de la insignificancia.

Bésame, bésame con tus ojos, primavera;

escríbeme en la página

donde el día se abre para siempre.

 

 

IMG_7234

 

JOSÉ AMADOR MARTÍN

(España)

 

 

DÍPTICO DE LA LUZ

 

 

 

Extendida luz sobre los valles

en la noche de los paisajes,

en la dulzura de los pétalos

rosados de la lluvia primaveral

que acerca nuestros pasos;

 

Heraldos y testigos

de la primavera,

halito del sueño,

lejos, las nieves

sobre los cerros del invierno.

 

Y solos, en la memoria

del siempre y del ahora,

como recuerdos y vida,

que amo desde  siempre.

 

Brilla la noche bajo la luna

en el valle cautivo,

constante en la mirada,

vigilantes los ojos,

brillante como el río

que crece en la montaña,

y por el cielo

una melodía extensa de luz,

alma en cada nota

única y cercana.

 

El viento vigila las ramas

de los árboles

agita sus flores,

que son las pasiones

que animan el mundo,

renacer de pétalos,

paz dulce

íntimamente unida al embrujo

mágico y eterno

de la noche que no tiene fin.

 

Junto a las chimeneas

el olor a ese humo y a manzanas de alcobas

de gloria coronada,

en la costumbre de la tibia soledad

donde el silencio crece

con el fuego encendido

 

Siento mi alma, en este paisaje,

coronada de flores,

junto a los almendros

como un llanto de pétalos

que volaron lejos

con la primavera,

sombra de luz

al pensar que te fuiste.

 

En los valles aún la niebla

del invierno que muere.

 

 

IMG_7523

 

 

II

 

Tocar la luz, tal vez acariciarla

o dejarse acariciar por ella

ver como se desliza entre las cosas

y se va abrazando a los objetos

que dan sentido a nuestra libertad,

cuando el sol pone cetro al Universo.

 

Contemplar esos días luminosos,

es hacer visible lo invisible

y ver en lo invisible lo visible,

es amar el día  y ver llegar la noche

en el atardecer que nos descubre

con la lentitud que transcurre el infinito.

 

La mirada llena de luz

golpea la memoria como un destello

de lo sagrado

y los lugares son una página luminosa

abiertos a las miradas y a los ojos

que quieren penetrar los secretos,

recintos de los paisajes silenciosos,

atravesados por el tiempo

que en el devenir cotidiano

son huella de lo eterno,

en estos valles de luz,

resplandeciente crisol donde cada cual

refiere su hermosura

y encuentra el sentido que la ilumina.

 

Entra conmigo en este bosque

de nuestros amados recuerdos,

dejemos que llegue el alba,

siente la vida al crecer la mañana,

los espacios de la luz y las sombras

en este tiempo tendido de relojes,

cuando nacen las luces

y quedamos atrapados en la memoria,

sobre el hecho diario de sentirnos.

Entra en este valle, silencioso

que cubre la niebla

sobre los almendros, símbolo

del sueño que renace,

cuando mueren las sombras

de nuestros cuerpos, el último invierno.

 

IMG_6476

 

 

 

 

                                                           

LEOCADIA REGALO

(Portugal)

 

 

 

SINGULAR MADRIGAL

 

Vieste em Maio

pela mão da Primavera

trouxeste a primeira rosa

que desabrochou no teu jardim.

Aspirando o aroma rubro das pétalas

meus olhos fecharam-se

com o lampejo

desse instante suspenso

da consonância dos seres fulminados

pela fúlvida chama do desejo.

Inesperadamente

a ternura derramada

sobre as mãos enlaçadas

pousadas na candura

das horas partilhadas

serenamente.

Vieste em Maio

pela mão da Primavera

sem pré-aviso nem intenção meditada.

Puseste-me o coração em alvoroço

e deixaste-me neste enleio

de esfinge fascinada.

Trouxeste a rosa a poesia o calor

de teus gestos largos de ave arribada

ao poiso ansiado da plenitude

intuída na leveza das coisas

criadas com ar água fogo lava

e simples palavras de amor.

 

 

IMG_6154

 

 

JURI TALVET

(Estonia)

 

 

KEVADEL SAAD ENDALE INGLITIIVAD

 

Tahad sedamaid päiksega koos

rännata ümber maa.

 

Palju-palju tiire.

Kiiresti-kiiresti.

Valgustada koos temaga maad.

 

Ise aga ütlesid eile: Ma ei taha

eluilmaski suureks kasvada!

 

******

 

En la primavera te dan alas del ángel.

Anhelas enseguida viajar con el sol

alrededor de la tierra.

 

Muchas-muchas vueltas.

Veloz-veloz.

Alumbrar con él la tierra.

 

Pero ayer dijiste: ¡No quiero

nunca [en mi vida] hacerme grande!

 

 

IMG_6659

 

LUIS FRAYLE DELGADO

(España)

 

ATARDECER

(para Stefania)

 

¡Como me pesa el tiempo

y los recuerdos!

 

Mientras estallan las flores del almendro

lanzo las flechas indecisas de mis ojos

a las nubes del poniente

que me ocultan el fuego que huye

a esconderse detrás de las colinas.

 

Llegan en bandadas

como aves migradoras

que vuelven del invierno de mi vida

y saturan mi memoria de penumbras y saudade.

 

Vuelves a vivir lo ya vivido

cubierto con la máscara del sueño

y lo cuentas en silencio a los jilgueros y las tórtolas

que festean en la enramada

mientras la cubre con sus sombras

la luz fugiente del crepúsculo.

 

Sé que me está escuchando quien me ama

y tiene abierta su alma a mis desvelos.

Y mi corazón se refugia entre sus brazos

cuando ya las fuerzas me flaquean

para seguir pisando las piedras del camino

y caigo de rodillas, sin resuello,

mientras contemplo las estrellas.

 

Recuerdos que me sostienen la mirada

y vuelvo a escuchar aquellas voces

que  gritan los mismos sentimientos.

Estaban escondidos en mi pecho

abrigando mis anhelos y esperanzas.

 

Ahora me traen a mi refugio

los tiempos de lumbre, de sombra,

de ardores  y de hielos,

y me van tejiendo una corona de rosas y de espinas

para que la lleve hasta el fin de mi destino.

 

 

IMG_6176

 

 

JORGE ORLANDO FIGUEREIDO

(Portugal)

PRIMAVERA

 

Abismo de horas sombrias.

Passos enlameados.

Gritos desesperados.

 

Acordo.

A luz da aurora

ilumina o teu sorriso.

 

Não sei se é sonho, mãe,

mas o mundo torna-se melhor

quando renasces.

 

Não sei se me vês, mãe,

a ameixieira está florida,

as crianças brincam no jardim.

 

Não sei se me escutas, mãe,

os pássaros cantam o Sol.

A música inunda a praça.

 

Não sei onde estás, mãe,

mas é sempre Primavera

quando penso em ti.

 

 

_DSC0104

 

 

GERARDO RODRIGUEZ

(México)

 

 

Desde el letargo de las hojas,

de espuma a espuma, de sombra en sombra

con rojísimas palabras

interrogo al sol que naufraga en un mar de vegetación.

 

Salgo al transcurrir del día,

a medir los instantes que florecen,

descifrar las distancias que maduran bajo las frondas de los árboles

y saciar la sed con una guanábana.

 

Es el tiempo en que huele a verdor la madrugada,

la brisa mece su quietud,

en un instante la yerba se vuelve cielo

y con pasión se tiñen las flores.

 

Con manos trémulas construyo el desorden,

abro camino al destino,

al secreto de la selva,

al incendio verde que todo lo fecunda.

 

Escucho el rugido de un jaguar,

observo el transparente aleteo de las libélulas,

hongos sin linaje,

el frenesí de gusanos e insectos,

lo que quiere huir desesperado.

 

Aquí se aprende aquello cuanto uno no imagina:

en un instante se recuerdo todo lo animal, todo lo vegetal que se ha sido

y siento que el tiempo puede detenerse entre su primer y último compás.

Todo esto lo he descubierto en el sueño de las orquídeas.

 

 

 _DSC0016-001

 

CLAUDIO DEL MORAL

(España- Italia)

(Declinaciones de ver-veris)

 

 

 

(ADVIENTO DE ALMA VENUS)

 

 

I

 

 

El sol abre su mano a un mar en que se alumbra

la imagen seminal de cada día.

De universo insepulto, el cuerpo atomizado

que esparce el lubricán de un alba taciturna, 

y nombra a cada uno en todos los dispersos.

Mirad los muertos: toda esa ardentía.

 

Almo livor de sed, lóbrega Venus,

arraiga en barrizal la espuma de tu pie.

 

 

II

 

 

Un sueño me trajiste: un paño se tejía

durante el lubricán de tu llegada;

por un hondo paisaje en que habitaba el hielo,

llevando de la mano estambres de la suya,

entre sombras ancianas, mi madre caminaba.

El Dolor traza con sus pies descalzos.

 

Penélope relata, me dijiste,

la deriva de Ulises al vientre de Anticlea,

la mano que me aparta del borde de los pozos.

 

(Tú, ramo de acebuche para el que emigra solo,

desátame las vendas, y deja que me vaya.)

 

 

IMG_6147

 

JUAN ANTONIO MASSONE

(Chile)

 

 

BROTES DE ALBA EN EL POEMA

 

Alguien habla al amanecer;

despierta la ocasión de llevar

lejos los nuevos brotes en espera

de luz donde repose el anhelo.

Nadie sabe cuánto se inclinó el árbol

hasta besar la sed de sus raíces,

ni  quién se percata del momento 

cuando las formas dejan vestigios

y sacuden más adentro una congoja

que nos embarga desde siempre.

 

En todo caso, vivir termina por gustarnos:

se alivia el olvido en hojas renacidas.

Urge saber cómo hiere el sitio eriazo

donde alguna vez escuchamos los secretos

de una ventana atardecida, con lentitud

de silla injuriada por la ausencia.

 

Tanto más sucede. Me dirijo a la oscuridad;

le hablo, detenidamente, para dejar en claro

cuánto falta por decir en el poema.

Vaya usted a saber a quién hablamos al fin.

Laten las palabras al decir helecho. Incluso

podrías imaginar colores alborozados

sin que te lastime la calle, con sólo aromar

la primavera. Bienvenida es el poema.

Para soñar es preciso estar despierto

o parecerse a unas alas.

 

 

 IMG_6485

                                  

JOSÉ MARÍA MUNOZ QUIRÓS

 (España)

 

 

 

POÉTICA EN LA MIRADA DE LAS COSAS

 

Lo sabes todo y sin embargo callas:

vas atando los días en sus haces

de lentitud, momentos que se apagan

cuando existiendo olvidan su existencia.

Lo sabes en el modo y en la forma,

en el sonido y en su cárcel blanca,

en las horas vertidas como faros

desde donde divisas cada ausencia.

Lo sabes y retornas al inicio

vano y perfecto de la repetida

trayectoria del alma. Así terminas

de escribir en el agua de las horas,

en el instante tibio de las fuentes,

en la cima del alba de las rosas.

 

_MG_4105

 

 

2

 

En esa encrucijada donde queda

el hueco de tu ser, donde se esconde

tu  vivir en sus límites y eliges

la manera de estar en esa cima

del viaje que inicias con tus pasos

y recibes con miedo cuando avanzas

sobre los sueños. En ese caminar

que hiere el alma al sucumbir de pronto

en el dolor de todas las heridas

 que dibujan el rumbo de tus huellas,

 el lugar al que vuelves , el sendero

donde se alarga con tu voz la duda

del tiempo que te acerca hasta la nueva

pregunta que no tiene ya respuesta.

 

_DSC0054

 

 

3

 

La altura que corona con tus ojos

la materia del sol cuando se alberga

entre las luces libres de la tarde .

 La altura que aproxima hasta el espacio

del centro cuando encuentras donde crece

la memoria que has ido construyendo.

Es el viaje sin retorno, anclado

entre todas tus páginas escritas,

donde enciendes la luz de la distancia

que renuevas en ti con más anhelo.

Es la senda que sube hasta el origen

del conocer. Viaje al infinito

secreto de tus sílabas dormidas

en la carne de un verso derrotado.

 

IMG_7284-001

 

ALEXANDER ANCHIA

(Costa Rica)

 

ETERNA PRIMAVERA.

 

                                                                        Preludio

 

Las buganvilias se apagan como cigarrillos

y se entierran por el suelo;

pocos sabrán del recorrido de su ADN,

Durante la estación seca, la selva

se guarda para Dios.

Los  iniciados transpiran

un aire seco y agitado,

que asciende viejo por la montaña

 

El bosque tropical parece un monólogo,

Mendiga  erratas

que la mañana va eructando,.

 

¡Sorpresa!

Por ahí de febrero se estira el Arbol  Poró

mientras intenta asirse a alguna nube de cirro

el menudo con flores anaranjadas se le cae

 y comienza el carnaval de los trovadores.

 

Otros quieren hacer yoga, otros desean

rebelarse, estirarse; bailar de balet de puntillas

 entonces el árbol de Roble de Sabana

tararea con sus ramas la Vida en Rosa.

Se suman al carrusel el Árbol de Cortés

con su color oro haciendo explotar las sonrisas

Cierra esta ola de  estadio improvisado

El Árbol de Jacaranda, trayendo una píldora lila

aprisionando el  sabor violeta

El Arcoiris no entra en escena desde cielo,

 ha ido y vuelto de la ciudad….

 

Los iniciados pasamos a ser creyentes,

se acerca la estación de lluvias.

 

Una pareja  de indigentes en algún parque

se jurará amor

con la efímera vida de estas flores marchitas.

Mañana serán fantasmas de polvo

Mañana otro tiempo de comida no servida

proclamará otra sentencia de muerte….

 

IMG_9745

 

 

                                                                   

ANDREA CAPASSO

(Italia)

 

Il mondo (XXI)

Era ancora rosso il mio ricordo

quando il vento coronato dell’inverno

soffiò via la mia forza

e mi coprì di brina bianca.

Covai la mia rinascita

sentendo la fredda attesa

secondo per secondo

non illuminato

se non dalla speranza del fuoco.

E non morivo,

 alla fine dei giorni di pioggia

oltre la nube vidi l’occhio del sole

divino, fonte di resurrezione.

Di nuovo giovane, di nuovo eterno

affondai le dita nella criniera

selvaggia del cavallo di primavera

respirando il suo sensuale sudore.

Steso vivo sull’erba

espirai via le mie tensioni

mentre le chiome amiche degli alberi

cantavano novità ignote

e i fiori dischiusi spandevano un dolce profumo.

Esplose intorno a me l’eruzione naturale,

tutto era fuoco e tutto era oro,

e nelle acque blu pescavo il sesso

segreto delle ninfe

mentre tutte le creature abissali

dormivano e sognavano

lasciando correre le correnti del desiderio.

Aprii gli occhi e tornò l’autunno

signore di foglie rosse

e tutto era pronto a finire;

la luce ancora sorrideva,

il sole ancora carezzava la carne,

l’erba ancora ricopriva la terra.

La morte non esisteva

e immedesimato nel mondo

avrei lasciato  le spoglie,

mutato la pelle.

Sarebbe cambiato il colore delle foglie.

 

 

_DSC0062

 

 

                                                      

PEDRO ENRÍQUEZ

(España)

 

 

EN LA VIDA DE OTRA VIDA

 

 

La casa tuvo un día puerta de entrada,

almacén de caricias

y sábanas de holanda.

 

Destronada de los tejados

                                               la tierra,

sin otro amo que el viento,

ofrece su vientre oscuro

a las semillas viajeras.

 

La sombra de la luz se oculta,

deambula un tiempo sin pasado,

una selva de hierbas

en el adobe humedecido.

 

Silencia la calle historias

al contemplar hoy su ruina

sin el nombre de las manos,

sin arcilla donde bebe la lluvia

en las mañanas de abril.

La brisa

abre

la ventana

donde habita la carcoma,

es otra la primavera,

su vientre germinando,

en la vida de otra vida.

 

En el horizonte de barrancos

pasean los niños,

entregada la única flor

a un latido de madera.

 

Cumplida la aventura,

las hojas sin postigos,

un hueco sin retorno

en el muro indeciso.

 

 

 

_DSC0010

GONZALO SALVADO- STEFANIA DI LEO

( Portugal Italia)

SUPLICAÇÃO

 

-I-

 

Amada, desperta.  É primavera, enfim.

Que perfume exala a terra recém-florida

Que sopro nos chega de rescendente brisa.

Manhã luminosa. Que dádiva de verdura.

Quantas aves em revoada entontecendo

de azul os ares. Que frenesim de asas

e rumor de música nos ninhos. Que frémitos

na aragem. Que murmúrios de folhagem.

Que melodia de nascentes e de águas claras.

 

O rio amanhecendo espelha o céu como

se dele enamorado e em reflexos transparentes

cintila como rocio de prata. Pelas margens

a urze ostenta-se ao sol deixando-se acariciar

por seus raios, provocando-o com os seus

brancos cálices, suspirando para que se deite

em seu regaço. Entre pétalas de giestas

esvoaça um par de borboletas num bailado

febril e enfeitiçado. Sobre um ramo dum álamo,

duas rolas gemem em idílio entrelaçadas.

 

Nos campos ainda húmidos, despontam

lírios e açucenas alvas que logo se abraçam

em rubra intimidade. Corolas se abrem

sem decoro ao vento num furor de pólen

e promessa de fecundidade. Mais além,

num bosque recatado, rosas fragrantes aguardam

que as colham mãos pressurosas e que lábios

túmidos com louquidão as desfolhem.

 

Que ânsia de amar. Juntar a tua boca

à minha boca, estreitar-te até beber-te

a refulgência, desassossegar-te gemido

a gemido, sentir o teu sangue em desatino

fluir num incêndio vasto, ver-te desfalecer

de gozo entre os meus braços, ter-te a mim

cingida, desvairada de desejo, esvaíndo

em delíquio, estuando em espasmo.

 

Não, não me sofreies; não te retraias,

dá-te inteira ao meu fervor que irrompe vivo,

une os lábios aos meus num beijo profundo,

enlaça-me com desespero, mitiga-me a sede

que me consome, sacia esta ansiedade.

 

Prende-me, prende-me mais, amada,

num assomo de sôfrego entusiasmo,  

sê orvalho exasperado a escorrer por

minha boca ávida. Entrega-te ao meu arrebato,

sorve o lume que em mim se propaga,

lambe a rudeza da minha seiva,

prova avaramente este mel.

 

Oh, como a minha carne geme

por ti numa súplica cega. Como se povoa de ardor

inefável quando dela aproximas os lábios.

Em meu sangue, queimando, que imperioso

afã te reclama. Como suspiram os meus poros

por uma só carícia tua, pela languidez

dos teus afagos. Todo o meu ser resplandece

cativo dos teus braços. Como te imploram

sequiosos os meus dedos pela redondez suave

dos teus seios, pela curva tépida da tua cintura,

pela macieza das tuas espáduas nuas.

 

Não, não me prives da tua pele, da doçura molhada

dos teus lábios. Não te recuses a este enlevo,

a esta insânia que acordaste

e que em meus olhos transparece

ao ver-te ante mim despida

cumulada de claridade.

 

Não te esquives ao fogo que deflagra em nossas veias,

impetuoso, e nos conduz ao êxtase

tumultuando de regozijo cada artéria.

Obedece ao seu desígnio,

ouve a seu apelo alucinante que não cessa e se alastra.

 

           Deixa-te aprisionar por minhas mãos, 

desvendar flanco a flanco,

desconcertar com o meu excesso

e meu querer desmedido.

 

Convida-me a descer por tuas curvas,

a vaguear por teus contornos, a percorrer

teus montes, a descobrir teus vales,

a perder-me em teus vergéis, a desnudar-te

a cada gesto num crescendo

de euforia e ousada fogosidade.

 

           Convida-me a beber-te o alento

em trago demorado, a degustar-te

o copioso estremecimento,

a provar o gosto aceso da tua intimidade.

 

    Oh, vem!  No corpo um do outro morreremos

de prazer entorpecidos, 

rendidos ao transe da volúpia,

feitos uma só carne, fundidos num só grito.

 

Que o teu olhar me cerque numa premência

de entrega pois sou flama impaciente à tua espera.

Que nele divise a mesma ânsia que em mim

caudalosa arde. Que sejas taça para a minha

sede e te deixes toda levar aos lábios. Que te sorva

arfante até ao júbilo derradeiro. Que o mesmo fulgor

e pulsar nos exalte. Que nos confundamos enlevados

na mesma embriaguez obstinada.

 

 E em fúlgido desvairamento nossas bocas se

misturem na mesma ditosa voragem até ao

transbordar dos nossos corpos

e fusão completa das nossas almas. E derramados

um no outro, plenos, refeitos, celebremos

imensuráveis a paz depois da posse,

como se a vida em nós tivesse amanhecido

num renovo de sempiterna primavera.

 

II

 

Mi sono svegliata con il suono della tua voce,

dall’ odore dei fiori sono inebriata.

La brezza ha sfiorato la mia pelle,

in quest’ alba di luce,

alba di uccelli in volo.

Grazie a te, l’ aria è azzurra.

Ascolto i fremiti e le musiche nei nidi,

ascolto il mormorio delle foglie,

ascolto melodie di sorgenti e delle chiare acque.

 

Che miracolo vedere il cielo specchiarsi nel fiume,

vedere le sfumature del nostro amore riflesse.

Mi perdo, nell’ immensità argentea dell’ acqua,

e il sole m’ accarezza come fossi un fiore

i suoi raggi sfiorano la mia pelle,

accarezzando il mio grembo.

Per te mi unisco al volo di farfalle,

inizio a danzare, perché l’ amore è libertà.

E mi sento stregata. Osservo  l’intreccio idilliaco ,

dei galli gementi su un pioppo, e ti penso.

 

Nei campi ancora bagnati, ammiro i papaveri,

i gigli bianchi abbracciandosi intimamente

quasi fossero Noi. Fiori fecondi, pollini al vento

 sono la nostra promessa d’ amore.

E le rose…le rose del bosco,

che tu mi offri, sfiorando le mie labbra.

 

Desidero amarti. sfiorare la tua pelle

ammirarti, irrequieto, gemente

sentire il rosso del tuo sangue

ardere come fuoco.

Desidero cingerti la vita con le mie mani,

noi due uniti in un abbraccio eterno.

 

E dono tutta me stessa al tuo fervore,

e mi unisco a te, in un bacio profondo,

che mitiga la nostra sete e  ci consuma,

Stringimi, a te, o Amato,con fremente entusiasmo,per essere rugiada,per esser fuoco, per esser linfache in me si diffondeprovando il miele delle tue labbra. Anche la mia carne ti desidera.e sono ansiosa. di un solo tocco,delle tue carezze, di brillare con te prigioniera, d’ esser fra le  tue braccia.Ansiosa del tuo sfiorare la mia pelle, con un solo dito, lungo le mie spalle nude. E di te rivedo la passione che ci unisce,sento il fuoco che brucia impetuoso nelle nostre vene, portandoci in estasi. Imprigionami con le tue mani, fianco a fianco,e rapiscimi di illimitato desiderio. Perché tu, Amato, girovaghi fra le mie montagne,mi spogli del mio vergine candore,ed ogni gesto è un crescendo di euforia.  E bevi il mio respiro, assaporando il gusto della mia intimità, fino a morire di piacere,in una sola carne, in un solo grido. E desidero amarti, fin quando della vita finirà la breve luce, e ci aspetterà la notte eterna, mai bella come questa. Dammi mille baci sulla bocca,per celebrare per sempre il nostro amore.I baci di una eterna primavera,

 

IMG_6454

 

 

ALVARO ALVES DE FARIA

(Brasil)

 

 

Não permanecerá a poesia

nem o poeta

com suas mãos delicadas.

 

Não vive para sempre

esse gesto que se estende

na invenção da tarde.

 

Vou em direção ao poente

mas sem pressa

de chegar a lugar nenhum.

 

O poeta caminha por dentro de si

na tentativa de achar-se

na memória que não existe mais.

 

Há um anjo em cada poema

que voa com asas azuis

em busca do Paraíso.

 

O poeta cala no próprio silêncio

essa palava muda

que fala à ausência de si mesmo.

 

 

IMG_6808

 

 

                                                                  

LILLIAM MORO

(Cuba-España)

 

 

EN MEMORIA DE ELLOS

 

Los poetas poetas

mueren en vida o se suicidan

o se entregan al virus de las tres iniciales

o abren las puertas al cangrejo que camina de lado

y los devora internamente como si fuera un gran amor.

Los poetas poetas.

los que desprecian las certezas,

los aguafiestas, los que visten tan mal,

son los que eligen arder como en la alquimia

para crear los mundos imposibles

que sustituyan la sonrisa forzada,

la mediocre metáfora,

el premiecito que los compra,

la otra mejilla puesta para la bofetada

del que administra las medallas y el hambre.

Los poetas poetas se arriesgan al olvido,

la peor de las muertes.

 

_DSC0057

 

                                                

ANA CECILIA BLUM

( Ecuador)

 

      NADA ES NUESTRO

 Siquiera la sombra

 que hace de uno mismo

  con sus infinitos verbos mudos.

 No son nuestros ni el poema

   ni la tinta que lo escribe,

 tampoco la tierra

  En que se nace

  en la que se morirà.

 Sin ofrendar la huella

 nos vamos diluyendo

hasta convertirnos

en vapor de dia frío

libado por el espacio 

_DSC0026

ANTÓNIO SALVADO

(Portugal traducción al italiano Stefania Di Leo)

 

 

Canterò perché la terra è matura

e i papaveri innamorano le cicale

ed i caprifogli salgono sui muri

e là lontano l’alba si fa aurora.

 

 Risplende nella lucentezza del grano

la voce segreta di una brezza ondeggiante.

Fiammeggianti sono i frutti quando

escono dal caldo guscio materno.

 

Canterò perché nasci dall’acqua

nei torrenti che attraversano il cuore.

Gli animali che fra di loro si accoppiano

quando il caldo è più intenso del loro canto.

 

Gli alberi sposano altri alberi

il sole felice brucia la nostra pelle

E perché, in te,  eterno  nasce il giorno

ed io continuo a cantare il suo ritorno.

Canterò perché la terra è matura

e i papaveri innamorano le cicale

ed i caprifogli salgono sui muri

e là lontano l’alba si fa aurora.

 

 Risplende nella brillantezza del grano

la voce segreta di una brezza ondeggiante.

Fiammeggianti sono i frutti quando

escono dal caldo guscio materno.

 

Canterò perché nasci dall’acqua

nei torrenti che attraversano il cuore.

Gli animali che fra di loro si accoppiano

quando il caldo è più intenso del loro canto.

 

Gli alberi sposano altri alberi

il sole felice brucia la nostra pelle

E perché, in te,  eterno  nasce il giorno

ed io continuo a cantare il suo ritorno.

 

 

IMG_9272-001

 

 

ANTONIO COLINAS

(España)

 

 

SÓLO SAL

 

Para llorar lágrimas de luz

he posado mis ojos

en un puñado de sal.

 

Para poder llegar a contener la mar

en uno de mis ojos, en sólo su pupila,

me bastó con llevar conmigo en la memoria,

lejos, muy lejos,

el recuerdo de un grano de sal.

Microcosmo de luz,

lágrima del tiempo vivido en la isla

que no podrá morir.

 

Nada he perdido de la isla, nada,

la llevo en mí como un diamante verde

en ese punto silencioso que hay

entre mis cejas.

Pero a veces bien sé que el diamante es

sólo un copo de luz blanca que arde

en el secreto abismo

de una juventud que no muere,

donde sólo había amor y no odio.

A veces abro los ojos

y se abren tus pinares, tus bosques;

a veces cierro los ojos

y ese grano de sal, esa lágrima

(de alegría, sí de fuego blanco)

se abre dentro de mí

y me trae plenitud

de ser.

 

Luz congelada, estrella mínima

que aún puedo acariciar o besar:

eres más luminosa que la luz

pues despiertas en mí

la mar que me traía

libertad absoluta,

deshacías el dolor de haber vivido

lo soñado, de haber soñado cuanto fue

gozosa vida pura.

 

Para llorar lágrimas de luz

he posado mis ojos

en un puñado de sal.

 

 

 

IMG_9260

                                                         

ERRI DE LUCA

(Italia)

 

Ci si innamora così, cercando nella persona amata il punto a nessuno rilevato, che è dato in dono solo a chi scruta, ascolta con amore. Ci si innamora da vicino, ma non troppo, ci si innamora da un angolo acuto un poco in disparte in una stanza, presso una tavolata, seduto su un gradino mentre gli altri ballano.

 

 

_DSC0049

                      

ABDUL HADI SADOUN

(Irak-España)

 

 

QUÉ PEREZOSA ES LA POESÍA

 

Qué perezosa es la poesía

y más aún la vida,

“¡ojalá fuera roca, el Doncel!”

ojalá fuera roca

tirado en el camino

o cerca de ti,

tumbado en tu lecho

y dormida del todo.

No te importa la poesía ni los sucesos

tampoco el momento preciso de soñar profundamente

como el desliz de una roca

en aljibe de agua callada.

 

Los oyentes duermen también,

En sus hamacas de fibra y el sol

tuesta sus caras y sus sueños.

 

Aquí en el Jardín de la luz

nadie acompaña su destino

se juntan como sardinas en lata,

se juntan como piedrecitas en el suelo de la calle,

se juntan fuera de tiempo,

como una nube pegajosa y sin dueño.

 

La poesía no es aquella que sabemos

la poesía me cansa

Igual que la vida,

y el sol no me acerca aun

sus rayos me contemplan

y me echa al intemperie.

 

¡Ojalá fuera roca!

 

_ALH0008

RAQUEL LANSEROS

 (España)

 

Canción de la trinchera

Señor Amor, dueño del cielo y de la tierra
tú que puedes batirnos a tu antojo
sobre el eje inicial de nuestro impulso.

Tú que te enseñoreas sobre todo lo vivo
entretejiendo un atlas de destinos cruzados.

Tú que puedes auparte a tu albedrío
y clavar tu aguijón sobre cualquier entraña.

¿Por qué vuelves a mí? ¿Qué vil capricho?

¿Por qué me arrojas de nuevo tu jauría?

He aquí, amo mío, lo poco que me queda:
mi sosiego de vidrio
la enmienda frágil de una paz absorta
mi mosaico de heridas mal curadas
demasiado recientes para ser cicatrices.

Imploro tu piedad desde mi grieta,
donde se han detenido la memoria y el ánimo.

Piénsalo bien: te costaría muy poco
concederme una bula de misericordia.

Deja a los que me quieren, esta pasión debiera
maldecirme tan sólo a mí, es lo justo.

Ya he visto antes cómo mi avidez arde
en tu hipnótica pira de dios omnipotente.

Descuida, soy sumisa
tu adiestramiento previo ha prosperado:
quien lo ha perdido todo varias veces
reconoce el honor de una derrota.

 

_DSC0029

 

                                                  

 PIERINA MARMO

(Italia)

 

In ogni piccolo fiore,

in ogni spostamento positivo

che posta in scala la sua grandezza,

in ogni ripresa d’ amore

una sconfitta colma di vittoria,

o dell’ impossibile perdono,

un vento che spariglia le carte,

confonde destini, unisce linee parallele,

annebbia rabbie, abbraccia l’ inosabile,

lancia sfide, perturba l’ acqua dell’ essere

dal di dentro fino al cielo.

 

 

_ALH0021

 

                                                      

ODALYS INTERIAN

(Cuba- EE.UU.)

 

Me funde tu brasa
el remolino azul
del tiempo tuyo
la otredad de las rosas
en su lluvia y lejanía
y sigo en tu redil
de mañanas claras
siguiendo el rastro
la angostura del amor reciente
en su lluvia de buitres
y soles amargos.

 

 

IMG_9545

                                            

CARLOS AGANZO

(España)

 

-II

 

No la palabra santa

que empleaba Moisés cuando decía

sus razones al cielo:

Él es mi fortaleza y mi canción.

Tampoco las palabras encendidas

que compuso Teócrito el idílico

pensando en el muchacho

que hurtó su corazón y su sosiego

una tarde de otoño:

quien arde con amor

envejece en un día. Ni siquiera

la palabra cifrada y confidente

que en voz baja prestaba aquel poeta

a quien iba consigo…

 

Una palabra, amiga, quiero darte

cuya voz no conozca el diccionario.

La palabra secreta.

La palabra prohibida.

La palabra imposible.

La palabra sin rastro y sin memoria.

La palabra que nace de los labios

clausurados del tiempo.

La palabra que es vida únicamente

cuando no se pronuncia.

 

La palabra inconsútil,

enigmáticamente

bordada con el hilo del silencio.

 

 

 

IMG_6512

                                               

 VICTOR OLIVERA MATEUS

(Portugal)          

 

 

PRIMAVERA HUMANA

 

 

 

Um homem sai de um túnel.

De uma garagem.

Do inverno que lhe devora a vida.

Esvoaçam-lhe dois pássaros sobre a cabeça.

 

O homem esbarra num outro:

seu próximo, seu diferente, seu igual.

O homem que sai do túnel

oferece um dos pássaros ao que andava perdido.

Oferta. Renovos de improváveis.

Recomeço do que estava esquecido

no estrepitoso fulgor da terra:

 

plátanos frondosos, plantas raras,

o pó das mimosas pousando docemente

no banco do jardim, na elegância dos cisnes.

 

Aquele que sai da garagem

é o vértice do encontro, do milagre!

E lá seguem os homens

rumo a possíveis benfazejos.

Dois pássaros de muitas cores

dançam-lhes seus voos

nas cabeças iluminadas.

 

 

IMG_7393

JUAN CARLOS OLIVAS

(Costa Rica)

 

LICHT, MEHR LICHT

 

 

Claridad sedienta de una forma

Claudio Rodríguez

 

Paso la página de los años roídos

y pienso en las últimas palabras de Goethe:

Luz, más luz.

 

Quizás porque es lo primero

que en su sitio permanece,

o es un don en la palestra del silencio,

o una presea que se llena de polvo

hasta que unas manos la cubren

con la humedad que viene de la noche.

 

Morir también es una cualidad de la luz,

plantarnos su heredad en el vacío

para crecer en falanges

y ritos donde la sombra existe.

 

Los días y las horas se reinventan,

caen hacia el cenit y todo es riesgo:

nos cubre la edad de la ceguera

y cuando no existe, la luz hay que nacerla.

 

Así baja el siervo de la montaña a beber la luz,

así tienen los muertos su fábula de luz,

así se quiebra el mundo en dos mitades

y su centro es una orgía de luz,

así se llena el pájaro de luz, como una jaula.

 

Goethe lo sabía al momento de morir,

yo lo sé ahora

que la luz juega a vencerme, más y más,

desde la claridad sedienta de sus formas.

 

 

_MG_7192

 

                                                 

JONATÁN REYES

(PUERTO RICO)

Hemos predicho esta zona fingida

la insensatez de lo que se despega

la herida viva hasta su trascendencia

 

pero / digamos que seguimos siendo

perros de sol que se descascaran con

el trueno / que el silencio dispone

lo insólito a la redonda / que

la belleza irradia en su derrumbe

 

esta clarividencia que nos vincula es

la dilatación de tu cuerpo cuando se

tuerce en el mío / desliz de tu carne

reproducción de un futuro que sutura

las cáscaras como si fuesen augurios

 

diríase la nada es el dorso de otra caricia

la corteza retiembla en su traslado

el ramaje nos presagia / que un fin fuese

absurdo / pues la vida reinicia en su trance

 

 

 

 

 

 

IMG_2737

ELSA MORANTE

(Italia)

 

MADRIGALE IN FORMA DI GATTO

 

La rosa è la forma delle beatitudini.
Beata l’angoscia in forma di rosa.
Beato il disordine e la libidine sanguinosa
la passione di sé invereconda gli eccessi di velocità e
le orge funebri
il nero rifiuto dello sposalizio le bandiere dell’oltranza
le corazze dell’ignoranza
i vari equivoci dell’egoismo le mascherate degli stracci
le carità pretestuose le immondizie deificate
i pregiudizi di casta l’alibi storicistico
le complicità attuali, l’adorazione ai padri farisei, la
paura della castrazione

il candido tradimento il pianto vantone

a corda sentimentale e la spada della ragione
beate le secrezioni i visceri della letteratura l’oratorio
la mistificazione
quando finalmente s’aprono in forma di rosa!
Il ragazzo che si intende protagonista del mondo
(protagonista anche se bandito, anzi di più perché bandito…
starà sempre beato al centro della rosa.
E lui beato ignorerà gli altri peccatori al bando della rosa
e al bando di se stessi
non protagonisti del mondo
non leggenda di se stessi
soli senza nessun addio. Agonie senza nessun pianto
e nessuna rosa

Il gatto che non crepa[vi]

IMG_3166

ÁNGEL MARÍA DE PABLOS

(ESPAÑA)

 

 

EL CASTILLO DE LA MOTA

 

 

Como un barco varado en la meseta…

Lo mismo que un soberbio bergantín

reposando sus sueños de poeta

en la paz infinita de un jardín.

 

Atrás quedó la vida anacoreta,

las penas inconformes de Isabel,

las sesiones con traje de etiqueta,

las dudas de la guerra ante el infiel…

 

si caerán las murallas de Granada,

si habrá más caminos de hidromiel

en esa tierra recién conquistada

al nuevo mundo, que es todo un vergel…

 

Y el bergantín anclado en la ensenada

de su propio foso, abierto en la Mota,

con la vela a los vientos desplegada

 

y su rumbo perdido, en bancarrota,

supone que los campos de Medina

son un mar que, a sus ansias de gaviota,

 

levanta olas de espuma purpurina

y que la historia es como un jazmín

que las sombras del Castillo ilumina.

 

 

IMG_4101-002

                                                  

ANTONINO CAPONNETTO

(ITALIA)

 

Domani? È l’orizzonte. Avrà un sapore

dolce di rosse labbra mordicchiate

all’ombra luminosa dei giardini

muscosi, sul pietrame, sui gradini

verdognoli nel verde meridiano.

 

Allora avrà grandiose vele il vento,

soffiando di grecale. Avrà un mantello

Icaro al suo ritorno nella quiete

notturna dei fondali.

 

E dove in altro tempo

case c’erano e bilichi, la neve

cadrà di nuovo e l’Agorà stupita

vedrà di nuovo accesi i suoi fanali.

 

Tutta luce sarà la bianca rena

sulle prode sommerse dalla luna,

al vento scoprirà le spoglie ossute

delle genti cadute.

 

Domani? È dove ancora il gelso antico

fa cadere il suo frutto color viola

sulla morbida terra

a lenir fame che, brutale, afferra

 

ma non è più se passa inverno e viene,

vertiginosa madre, l’Utopia

mordendosi le labbra lungo il volo,

se gli olimpici Dei, possenti ancora,

per nuovi azzardi vanno, e gelsomini.

 

 

IMG_0152

 

CYNDI MORALES AYALA

(Colombia)

 

 

Entre cisnes desnudos,

el claror derramado por las flores era la comunión con la madre tierra,

desprendía con su olor un himno a la belleza. Me senté a orillas del riachuelo neblinoso mirando lo más alto de las cumbres.

Me alejé del espejo de la crueldad libando entre brotes de almendros. Percibí la eterna melodía de las ramas movidas por el viento,

el sol, estrella magnífica, me acarició el alma.

Me desperté adivinando la deslumbrante luz alejando la inquietud del mal,

hasta que el tiempo cerró las puertas al olvido.

 

 

 

IMG_0060

 

CHANDRA LIVIA CANDIANI

(ITALIA)

 

 

Adesso che non so più niente
che il vuoto è bella dimora
che ho passi senza arsura
che siedo e imparo
a esitare, adesso
che non sei più al centro
e quello che conta non è più
al centro
ma spostato
tra le mani
dove le dita si disarmano
e fanno un gesto limato,
adesso questa categorica bellezza
di rami e cieli
pugnala solo
perché entri luce.

 

 

IMG_1372-001

 

BEPPE COSTA

(ITALIA)

 

Ultime

Ho creduto di fare
qualche volta di dare
sognato viaggi
cambiare qualcosa
almeno dentro di me

Ho creduto d’amare
qualche volta di vivere
vedo sempre partire
tanti pezzi di cuore
che vanno dentro e fuori
umanità folle o corrotta
forse solo impazzita

Il rifugio nei libri
che sembrano sparire
la poesia che muore
come muore il paesaggio
anche dentro di me

L’estate porta con sé
ancora una volta
gli ultimi beni rimasti
gli ultimi che hanno tentato
d’insegnarmi a vivere

 

IMG_2397

 

 

 

 

 

 

 

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario