if ( ! is_allowed_cookie( '_ga' ) ) { window['ga-disable-UA-45287952-2'] = true; }

POEMAS DEL CANARIO LUIS NATERA

 

 

1 El poeta canario Luis Natera Mayor

El poeta canario Luis Natera Mayor

 

Crear en Salamanca se complace en publicar esta muestra de poemas del canario Luis Natera Mayor, Las Palmas de Gran Canaria (1950-2013), licenciado en Filosofía y Letras – sección Filología Moderna- por la Universidad de Salamanca. Fue lector de español en el Liceo Louis le Grand de París y ejerció como catedrático de francés en diferentes institutos de Gran Canaria. Publicó los poemarios: Llenaré de lunas tu equipaje, 1984; Únicamente el alba, 1987; Conversaciones con mi hijo; Puerto de silencio, 1994; Agrimensores de la bruma, 1996; Las horas del ángel, 1997;, Memoria del dolor, 1998; El lugar del náufrago y Canario Cántico- Cantique canarien. En abril de 2018, se publicó la Antología Poética Luis Natera, con unos 190 poemas de su decena de libros publicados, contando con un prólogo de la salmantina Sagrario Rollán. La poesía de Luis Natera ha sido reconocida al ganar diferentes premios de prestigio, tanto en su ciudad natal como fuera de la misma. En 1993 gana el Primer Premio del Gabinete Literario de Las Palmas de G.C. con su libro “Puerto de silencio”, con el mismo título ese mismo año se le concede el Premio San Lesmes Abad de Burgos. En 1994 se le concede el Premio Tomás Morales de poesía con: “Agrimensores de la bruma”. En 1996 obtiene el Accésit del Certamen de Poesía Ciudad de Las Palmas de G. C. con: “Las horas del ángel”. En dos ocasiones fue finalista del prestigioso premio de Poesía Mística Fernando Rielo, en 2005 con “El envés de Dios” y en el 2007 con “El abrazo del aire”, con mención honorífica. Para terminar esta breve biografía de Luis Natera, reproducimos una reflexión del poeta sobre los versos de “Puerto de silencio” y lo que es la palabra poética: “La palabra poética se representa como motivo de reflexión: me pregunto hasta qué punto su ropaje condiciona y limita la deseada epifanía de lo espiritual más sentido y más profundo. Por otra parte el verso se hace más corto e intenso. Reconoce que su vocación poética surgió como escape o búsqueda, y que para él escribir supone un reto y una necesidad.

 

2 Portada de la Antologia

Portada de la Antologia

 

 

Estos poemas han sido seleccionados por Jacqueline Alencar de la Antología Poética Luis Natera, presentada en Salamanca el 31 de octubre, en un acto coordinado por la poeta canaria-salmantina Elena Díaz Santana y que contó con intervenciones de Adolfo García y Sagrario Rollán.

 

 

 

3 Atardecer en Telde

Atardecer en Telde

 

 

INVOCACIÓN

 

Dadme la sombra de la luz

para borrar del mapa

los extraños indicios

de tanta desmemoria.

Dadme los ojos necesarios

para mirar de cerca

la herida de los ríos

que sangran de dolor.

 

4 Unamuno en Fuerteventura

Unamuno en Fuerteventura

CAPRARIA

 

Solo Don Miguel zurció tu ropa,

cosió tu arenal al viento

y te hizo madre

de los exilios y de los desiertos.

Sólo te llaman hija de desventuras

los coroneles,

los ingratos,

los obcecados siervos

de la fertilidad sin aire.

Sólo el anacoreta

bebe en el malpaís

y se sacia con poco

como el mar y el dromedario.

 

 

 

5

 

 

TE DEBO UNA PALABRA

Te debo una palabra

donde quepa mi sangre,

donde quepa el temblor

que me sostiene

en aparente calma.

Te debo el pan robado

a tu hambre de siglos,

a tus hornos cerrados

a la labor del día.

Aquí tienes la luna que te falta

y todos los geranios

de mis jardines rotos.

Te debo más que el agua

reclusa en una lágrima

y más que las mareas

de todas mis tristezas.

Acepta cuando menos

la corona de espinas

de mi cuerpo sin habla.

Lo doy todo por dicho.

No me queda siquiera

la última palabra.

 

 

 

6

 

 

OBSTINACIÓN DEL CANTO

 

Si algo queda en el humo de los días

que no se desvanezca

y pueda ser soporte

del vuelo de los pájaros

no es una catedral, sino una rama

o el milagro del nido

que en su cuerpo se tiene.

Si algo puede fundar

la voz del hombre

que respira y padece

con moderado alivio cuanto vive

no es la música etérea

que compone su pecho y se hace aire,

sino el canto obstinado de la vida,

que insiste en alumbrar

la noche y el silencio.

 

 

7

 

 

OTRO DÍA SIN TI

Otro día sin ti

sosteniendo la noche

con el rostro mojado y la tristeza

desatada de súbito.

Otro día en el mar

que me negó el acoso de las olas

cuando más deseaba

 naufragaren la espuma.

Otro día sin límites

en el ocaso bronco

de las gaviotas ágiles de antaño.

Otro día soñando en el hechizo

del azar de tus alas

buscando el pan del beso

acercándome vana, inútilmente

a la orilla encantada de un otoño

que escribe en cada hoja

mi soledad sin ti.

 

8 Bufadero de Telde

Bufadero de Telde

 

 

¿HACIA DÓNDE?

 

¿Cómo escoger la flor,

la página vivida,

la mejor luna, el salmo,

la mirada, la voz…?

¿Cómo morir así de oscurecido

sin que el fragor del mar

me abra, por lo menos,

la puerta del silencio?

 

 

9 Luis Natera retratado por Orlando Cabrera Vega

Luis Natera retratado por Orlando Cabrera Vega

 

EN EL TALLER DEL AIRE

 

En el taller del aire

bate el ángel sus alas

de esculpida paloma.

Se recuestan las nubes

en la paz del instante

sosegado y sublime.

 

Plancha la luz

el embozo del éter

y sacude sus plumas

el brevísimo vuelo

que inflama la pasión.

Cálido emerge

el impoluto soplo

de la gracia.

 

 

 

10 Luis Natera, apunte de Miguel Elías

Luis Natera, apunte de Miguel Elías

ÍNSULAS EXTRAÑAS

 

Silencio fue el comienzo

y nubes sin frontera resoplando

sobre el oscuro feto.

El sol y la raíz se dieron cita

y extrajeron de la nada

niñas de queso

y niños de gofio

sobre las ínsulas extrañas.

Hubo que vestir con faldas cada cuerpo

desde el tabaibal al pino

y la columna vertebral de lo posible

se fue robusteciendo con el tiempo

hasta alcanzar altura.

Hoy cantan como dioses

sedientos e incendiados

mil pájaros de oro

en el aire nuestro.

Y mientras cantan vuelan

sobre el mar de los náufragos.

 

 

 

11 Barrio de San Juan, en Telde

 Barrio de San Juan, en Telde 

 

TELDE

 

Hay cuatro puertas abiertas

para entrar

y una acequia de plata

reluciente.

No sé de qué estrecheces

se quejaban

los que embarcaron

en el mar tenebroso

si aquí todo es abierto:

desde la araucaria grande

del patio de las monjas

hasta el sol de agosto

sobre la alameda.

No sé quién desconoce

los vigilantes ojos de tu puente,

la mar pequeña

que juega

en tus orillas

 o las cuatro esquinas

que frecuentaron los poetas.

 

 

12 Santo domingo de Silos

 Santo domingo de Silos

 

SILOS

Aquí anidó la lengua que ahora canta

el monje oscuro y el cristiano breve.

Aquí es el agua sed y el ciprés leve

a pesar de su alma recia y santa.

Aquí acalla la piedra el desatino

y los pájaros nadan como peces

en el aire exaltado por las preces

del corazón que anhela lo divino.

Aquí los siglos giran y meditan

como las rosas del rosal han hecho

desde su ayer ingrávido y oscuro.

De cara al aire nunca se marchitan,

porque miran al dios con todo el pecho

y no temen el cerco de lo impuro.

 

13

 

 

PROYECTO DE EPITAFIO

En mis orejas

están doblados los cuentos

con primor de abuela.

En mi barrio

se sientan los olores, todavía,

como esperando a alguien.

En la orilla

veo cofas y puentes de navíos

que retornan.

Bajo San Nicolás

soñando islas

y pienso en hacer testamento

de la mía y de su mar…

Mas, ¿qué iba yo a dejar?

            ¿A quién?

Seguiré con mis orejas sucias,

con el aroma del lugar

y con mis barcos de arena.

Como mucho,

que estos inasibles hilos

urdan mi epitafio.

 

 

14

 

15 Luis Natera, retrato-caligrama de Juana María Navarro

Luis Natera, retrato-caligrama de Juana María Navarro

 

16 Elena Díaz Santana, Sagrario Rollán y Adoldo García (foto de Alberto Martín - Salamancartv al día)

Elena Díaz Santana, Sagrario Rollán y Adoldo García (foto de Alberto Martín – Salamancartv al día)

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario