if ( ! is_allowed_cookie( '_ga' ) ) { window['ga-disable-UA-45287952-2'] = true; }

Poema

Eres ya un hombre libre
después de atravesar mi piel,
de quebrar los barrotes
de mi eterna jaula inhabitada.

Quise de ti pájaros y almenas,
mas el dolor obró el milagro de la carne.
Sin soplo divino,
sin cotizada firma.

Eres finito y censurable.
Inexacto y absurdo.
A veces,
vistes sobre tu piel
la cruel incoherencia.

Te observo como un padre:
amándote imperfecto.
Llorando mis errores
en cada uno de tus punibles actos.
Desquitándome luego en la ternura
de tus ojos cansados.

Y de tu soledad.

Porque has nacido para vivir solo
y Segismundo.

Soñándote y soñándome
en la gris utopía
de mi eterno cuaderno anaranjado.

0 comentarios

Deja un comentario