TRES CUENTOS DEL MEXICANO GUMERCINDO TUN KU, EN MAYA Y CASTELLANO

 

 

1 El poeta y narrador mexicano Gumercindo Tun Ku

El poeta y narrador mexicano Gumercindo Tun Ku

 

Crear en Salamanca tiene la satisfacción de publicar tres cuentos del mexicano Gumercindo Tun Ku (Santa Cruz Pueblo, Calkiní, Campeche, 1967).  Es Maestro normalista, egresado de la Escuela Normal Rural de Hecelchakán, Campeche, y Licenciado en Educación Primaria por la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), en Coatzacoalcos, Veracruz. Tiene publicado el poemario “Mar de sueños” (2012) y la Antología poética “Voces del Ya’axche” (2016). Su poesía y narrativa han recibido varios reconocimientos, como la mención honorifica en los Juegos Florales de Coatzacoalcos (2002). Fue director de Cultura del Ayuntamiento de Agua Dulce, Veracruz (2007-2009). Y Coordinador de la comisión de Atención a Pueblos Indígenas del Ayuntamiento de Calkiní, Campeche (2011-2012). Es miembro de la Asociación Civil “U puksi’ik’al Ah Canul” y del Grupo Literario “Voces del Ya’axche”.

1B

 

 

Los tres relatos forman parte del libro “Jun K’ax Tsikbal / Volvamos a contar cuentos”, recientemente publicado por Gumercindo Tun Ku.

 

 

2 Gato en la noche, de Antonio Pedrero

 Gato en la noche, de Antonio Pedrero

 

YOOCHEL MIS

 

Ch’eech’eekij u juum máaso’ob, k’a’aw, pich’, ts’iiw, ts’o’ok u ta’ak kubao’ob ichil u k’ab che’il béek yéetel óox, u juul yuum k’iin tu baalal chik’in, eek’o’ob taan u káajal u chíikpajal ka’an, tuláakal máak ku k’aalik u joonaj, utia’al u je’elelo’ob ti’ u bul k’iin meyaj.

 

Jchema yéetel xlina ma’ táan u páajtal u wenelo’ob, u yuum, ki’ u nóok’ tu k’áan, leti’obe’ ku yu’ubiko’ob u máan saatal óol ch’o’ yáanal u k’áano’ob, bey xan u lúubul ya’ yóok’ol naj, soots’ meentik, ti’ le’ áak’aba’ ya’ab u juum ba’al ku yu’ubal, lebetik u sajkilo’ob.

Taj ée’joch’e’en áak’ab, u winalil octubre, nuxi wolis xki’ichpan uj ku juul ka’an, chéen ya’alale’ jejeláas oochel ku joóok’ol je’e tu’uxake’, le ku tukultiko’ob jchema yéetel xlina, leten ma’ taan u wenelo’ob, le kéen u chan muuts’ yicho’obe’ ku líik’salo’ob tu ka’atéen, yóok’ol u xa’anil naj ku yu’uko’ob u tal u jakchajal ba’al, bey yóolo’obe’ yéetel u mo’ol.

-Jchema, ta wu’uyaj wáa. –Cháambeel t’aanaj xlina ti’ uláak’. –Jaaj, tin wu’uyaj, ba’axi. –Ma’ in wojli’, kox ajsik k yuum. –Ma’, ma’. –Ba’ale’ teene’ sajken. –Ko’oten tin tséel kox múul wenel. –Tu piixo’ob yiich yéetel u teep’o’ob, ma’ tu péeko’ob, tu ka’atéen le jasal óolo’, bejla’e’ la’ach joonaj ku meentik, bey u k’áat okole’.

 

U yuumo’ob ma’ taan u yu’ubik, le chan xch’upalo’ kulaj chi’ k’áan ok’oj, u sukuun tu meek’aj u kaal, chéen bey ka’ tu yilajo’ob yáanal joonaj, u máan u yoochel le ba’aba’alo’. -¡In yuum! –Awatnaji’.

 

Yuum Cristobale’, aaji’ –Ba’axi paal. –Tu k’aataj. –Teelo’ in yuum yaan ba’al u k’áat okoj ich naj-. Táan u tuch’utik joonaj.

 

U yuum, líik’ u yilej, jats’uts u juul uj ich naj, ma’ k’abéet chaj u t’áabal kibi’, cháambeel tu lusaj u no’ox che’il joonaj, tu k’eeba’, mejen paalal tu xáax u na’ yano’ob, sajko’ob, u kapmao’ob u yaal u k’ab tu chio’ob yoolal ma’ u yok’lo’ob. Jujump’iit u taal u nats’al oochel, bejla’e’ jeta’an nojoch yiliko’ob –Ma’ in yuum ma’ a jo’ok’ol, bix u jantech ba’aba’al –Tu k’as ok’ol chan xch’upal, ba’ale’ le nojoch máako’ yaan yéesik ti’ u yaalo’ob mix ba’al yaan táankab.

 

Tu je’elsaj u ch’a iik’o’ob, tu paktiko’ob u k’eeblil joonaj, tu páatko’ob u yokol ba’aba’al u janto’ob, tu yu’ubiko’ob u xíibil u yóot’el tuláakal u wíinklilo’ob, chéen ka’ tu yiljo’obe’, bejla’e’ ma’ jump’éel oocheli’, ka’a p’éel, yuum Cristóbale’, tu líisaj u k’ab yéetel no’ox che’, utia’al u wa’ jats’tik le ba’alo’, bey u tuukul, chéen ba’ale’: ¡miau!, ¡miau!, ¡miau!, jóok’ yaalkab ka’atúul box oochelo’ob, “ja, ja, ja” waak’ u jaja’che’ejo’ob, le sajbe’entsil ba’aba’alo’ u yoochel miiso’ob ku máano’ob ti áak’ab yaanal u juul uj.

 

Ka’ ts’o’oke’, tuláakalo’ob ku k’as che’ejo’ob kaj chilajo’ob wenel.

 

 

3 Tun Ku dedicando su libro a un niño

Tun Ku dedicando su libro a un niño

 

LAS SOMBRAS DEL GATO

 

Los grillos se escuchaban sin parar, los pájaros tordos se habían guardado entre las ramas de los grandes árboles de roble y de ramón, las calles se apagaron, en el cielo comenzaron a brillar algunas estrellas, la gente cerró las puertas de sus casas, se dispuso a descansar después de un arduo día en el campo.

 

Chema y Lina no podían dormir, escuchaban los ronquidos de su papá, el correr de un despistado ratón debajo de sus hamacas, hasta el chicozapote que algún murciélago suelta, allá afuera; esa noche los ruidos eran muchos y sus miedos aumentaban.

 

La noche comenzó muy oscura. Poco rato después la luna salió como pelota brillante que alumbraba el cielo, era mes de octubre, muchos le temían, pues dicen que con su luz, las sombras cobran vida y salen de todos los rincones; en eso pensaban Lina y Chema, por eso no podían dormir, por ratos cerraban los ojos, cuando ya el sueño les llegaba, algún ruido los despertaba nuevamente, escuchaban sobre el techo de guano, que algo venía resbalándose, casi podían ver cómo trataba de sostenerse con sus enormes garras negras y peludas.

 

-Chema, ¿oíste eso? –con voz quedita y temblorosa, Lina le hablaba a su hermano –Sí, sí lo escuché, ¿qué será? –No lo sé, ¿despertamos a papá? –¡No!, –Pero tengo miedo. –Ven, pásate a mi lado, vamos a dormir juntos, se taparon con su sábana hasta la cara, ya estaban quietecitos, cuando, de pronto, otra vez el espantoso sonido, ahora en la puerta rasqueteando fuertemente queriendo entrar a la casa.

 

No era posible que ni su papá ni su mamá lo escucharan. Lina se sentó en la orilla de la hamaca y comenzó a llorar, su hermano se sentó igual, la abrazó tratando de calmarla, así estaban con la mirada fija en la puerta, de pronto, ¡qué horror! debajo de la puerta vieron pasar la sombra. –¡Papáaaa! –gritó ella. Don Cristóbal despertó sobresaltado: -¿Qué pasa hija? –preguntó–. Una sombra papá, allá afuera, quiere entrar –decía sollozando.

 

No le quedó de otra al padre que levantarse, se dirigió hacia la puerta, la luz de la luna alumbraba tan intensamente que clareaba dentro de la casa, no hubo necesidad de prender la vela.

 

Despacio quitó la tranca que aseguraba la puerta, la abrió lentamente, Lina y Chema ya estaban al lado de su mamá muy asustados con las manos en la boca para no gritar, veían cómo la sombra avanzaba para entrar, no podían distinguir qué era, pero si pensaban en sus enormes ojos rojos como el fuego, sus largos colmillos que brillaban en su oscuro hocico; iba acercándose y más crecía, el miedo aumentaba también. –¡No papá, no salgas!, te va a comer –le decía la niña, pero Don Cristóbal estaba decidido a mostrarles a sus hijos que no había nada allá afuera.

 

La respiración contuvieron, sus ojos bien abiertos, solo esperaban que el horrible monstruo entrara por ellos y los devorara, sintieron que se les erizaba toda su piel, desde sus pies hasta su cabeza, así estaban y, ¡qué cosa! ahora veían, no una sombra, sino dos. Don Cristóbal levantó la tranca para dar el golpe fatal, tomó aire, alzó los brazos, nada lo iba a detener, tenía que salvar a la familia.

 

Justo cuando los seres estaban por abalanzarse encima: “miau, miau, miau”  salieron corriendo las enormes sombras negras, “ja, ja, ja, ja, ja, ja” estallaron las risas en carcajadas. Los temibles espantos eran las sombras de los gatos que se reflejaban con la luz de la luna llena.

 

Después de todo lo temible, la calma regresó, se acostaron y durmieron plácidamente con la sonrisa en sus labios.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pájaro tapacaminos

 

 

 

PU’UJUY YÉETEL SOOTS’

 

Ts’o’ok u éek’jolch’e’ental, kaaj jets’el yéetel u síis iik’al ja’ajal, ichil u k’ab béek ku wenel k’a’awo’ob, junjump’íit u ch’ench’enkil bejo’ob tep’ik u jejeláas juum kuxtal, mix máak ku máan, u juum u tsirin mejen máaso’ob ichil xíiw, yéetel u k’aay wo’ muucho’ob ti’ u jobon laab kóopo’.

 

Ka’atúul soots’ táan u tsikbalo’ob ka’alikil u néet’ko’ob ya’ –Chéen wáaj to’on k máan ichil áak’ab túun beya’. -Tu k’áatchi’itaj chan soots’ ti’ u suku’un. –Ma’, yaan xan juntúul uláak’ ch’íich’. –Xi’iko’on il túun, taak in wu’uyik u tsikbal.

 

Popokxiik’najo’obi’, tu jáalchi’itajo’ob yóok’ol u xa’anil naj u yo’och ya’ob, tu ja’asajo’ob yóol u yuumil ku wenelo’, chichan uj chik’in, ma’ jach sáasil u juuli’, jop’ u kaxano’ob –Tu’ux yaan, ts’o’ok in ka’anal. -U t’aan chan soots’. –Jach taytak chukik, in woojel, ti’ nojbej kéen k-ilej, ba’ale’ ko’ox je’elel weye’. -Tu núuktaj suku’untsil soots’.

 

Lechekbalo’ob chinchinpool ti’ u k’ab chakalja’as, tu yu’uko’ob u máan yik’el áak’ab bey xan  u juum túusk’oxolo’ob, le ka’aj máan aktáanti’o’ob jump’éel ba’al, ja’ak’ u yóolo’ob, tu jach ch’e’enxikintiko’ob ba’axi’, suku’untsile tu k’aj óoltaj –Je’el ku bino’. -tu ya’alaj. –Ba’ax, ma’axi. -Tu k’áataj íits’intsiil.  –¡Pu’ujuy, leti’, pu’ujuy, ko’ox tu paach!

 

Tu ch’a’apachto’ob, tu chukajo’ob –Pu’ujuy, éetail, taak k tsikbal ta wéetel. -Ku t’aano’ob soots’.  –Maáxe’ex  túun. -Tu núuktaj. –Soots’o’on. –Máare ma’, je’el a chu’uchike’ex in k’i’ik’ele’, in woojel. –Ma’, chéen taak tsikbal. –Wáa beyo’ malo’ob, ko’otene’ex. -Múul popokxik’ tu máano’ob, ka’aj éem pu’ujuy lu’um. –Éemene’ex ka’ tsikbalnako’on. –To’one’ ma’ táan u páajtali’, k’a’abet lechtal ti’ u k’ab che’.

 

–Ko’one’ex túun, in woojel tu’ux je’el u páajtale’. -Bino’ob ti’ jump’éel toj noj bej, pu’ujuy tu k’a’ak’atkubáa yóok’ol bej, soots’o’ob tsaayalo’ob tu paach. –Baáxten bey u xik’nalo’, ts’o’ok u meentik u píirinsuut in wich. -Tu ya’alaj chan soots’¬ –Bejla’ ken k’áati’e’. -K’ucho’ob ti’ jump’éel kúuchil tu’ux yaan nuxi tuunich jáal bej, yáanal junkúul ts’almuy.

 

–Tu jaajil ma’ wáaj táan a chu’uchke’ex in k’i’ik’el. –Tu jaajil, to’one’ chéen u yich che’ob k jantik, jaaj yaan k ka’asuku’uno’ob ku meentiko’ob, ku yuk’iko’ob u k’i’ik’el wakax – ma’alob túun, ma’alob, je’elo’ je’el k tsikbale’.

 

–Tene’ in woojel máaxe’exi’, a k’áate’ex a wu’uye’ex wáaj in k’ajlay. -Tu ya’alaj pu’ujuy. –Jaaj, tsikbalto’on. –Ma’alob, úuchile’ ma’ bey in nook’a’, ki’ichkelem ka’achi’. –Ba’ax túun úuchtech. –In k’u’uk’mel tin majantaj ti’ uláak’ ch’íich’ utia’al u keetlan báaxal yéetel uláak’ ch’íich’o’ob, ba’ale’ ma’ tu ka’ suutaj teni’, leten tak bejla’e’ táan in máan in kaaxan ti’ tuláakal bejo’ob.

 

–Ba’ale’, ba’axten ichil áak’ab túun ka máan. –Tumen jach k’aas in nook’, ma’ wáaj a wile’ex u máan weye’ –Ts’o’oka’an, biin ichil le che’o’obo’. –Ma’alob túun, táan in bin, tuláak’ áak’abe’ k ka’ ts’ikbal. –Ka’ tu ch’a’aj u xik’nal tu ka’atéen.

 

Soots’o’obe’ chéen p’áato’ob tuukul. –Ba’axten ta wa’alaj ti’ beyo’. -Tu k’áatchi’itaj chan soots’.¬ –Tumen bey in wu’uymaj ya’alal. –óotsil pu’ujuy mix bik’in ken un kaxantej. –Beyo’, maantats’ yaan yila’al ti’ bejo’ob, ko’ox, taytak u sáastal.

 

5 Tun Ku dedicando su libro a un niño

Tun Ku dedicando su libro

 

EL PÁJARO TAPACAMINOS Y LOS MURCIÉLAGOS

 

Ya había oscurecido, el pueblo dormía apaciblemente con la suave brisa que dejó la tarde de lluvia, los pájaros tordos se acurrucaron entre las grandes ramas del roble para dormirse también, poco a poco el silencio envolvió los diferentes sonidos de la vida mundana, ya nadie andaba por los caminos, los grillos por todos lados, y en el hueco del viejo álamo, ranas y sapos croan sin parar.

 

Dos murciélagos, mientras saboreaban los maduros chicozapotes platicaban, el más pequeño le pregunta a su hermano: -¿Oye hermano, sólo nosotros andamos por las noches? porque no he visto a otros. –No, hay otro pájaro que anda por ahí por los caminos. –Vamos a verlo, para platicar con él.

 

Volaron rápidamente, soltaron sus frutas sobre el techo de guano de la casa de los dueños del solar, que se asustaron en medio de sus sueños; la luna menguante apenas iluminaba. –¿Dónde estará?, yo ya me cansé -decía el pequeño murciélago.  –Ya mero, sé que anda por los caminos principales, pero descansemos un poco aquí -dijo el hermano.

 

Colgados de cabeza en una mata de mamey de santo domingo, sus oídos estaban atentos a todo movimiento, escuchaban el volar de los pequeños insectos de la noche, del zumbido de los zancudos; cuando de pronto, algo pasó rápidamente frente a ellos, la sorpresa los asustó, agudizaron sus sentidos, el mayor logró identificarlo. –¡Es él, vamos! –¿Qué?, ¿quién? -preguntaba el pequeño. –El pájaro tapacamino, vamos a seguirlo -le contestó su hermano.

Lo persiguieron hasta alcanzarlo. –¡Hey! tapacamino, amigo, espéranos, queremos hablarte -gritaban los murciélagos –¿Quiénes son? –preguntó sin voltear a ver. – Somos los murciélagos –dijeron. –Maare menos me detengo, me van a chupar mi sangre, lo sé -dijo, mientras más rápido volaba. –No primo, no, sólo queremos charlar. –Bueno, si es así vengan. -Volaron juntos un rato, hasta que el pájaro tapacamino se detuvo y posó en el suelo, les llamó –bajen para platicar. –No podemos, nosotros necesitamos estar colgados – contestaron.

 

–Bueno, entonces vámonos de aquí, sé dónde. -Levantaron vuelo hasta un camino ancho y recto, el pájaro tapacamino volaba en zigzag, bajando y subiendo todo el tiempo. –¿Por qué vuela así? ya me mareó -decía el pequeño murciélago. –Ya se lo preguntaremos. -Así llegaron hasta un lugar donde había una enorme piedra debajo de un árbol de zaramullo.

–¿De verdad no me van a chupar la sangre? –Así es, nosotros nos alimentamos de las frutas de los árboles, claro también es cierto que tenemos unos primos que sí lo hacen, les gusta la sangre de los animales como el del ganado, ya sea vaca, toro o chivos. –Guácala -decía el menor. –Bueno, entonces sí podemos platicar.

 

–Yo sí sé quiénes son ustedes, me imagino que quieren escuchar mi historia, ¿verdad? -Les dijo el pájaro tapacamino. –Pues sí, nos han contado algo, pero mejor cuéntanos tú. –Bueno, pues verán, en el pasado no era así mi plumaje, el mío era muy hermoso, más que cualquier otro. –y ¿qué fue lo que te pasó? –Resulta que se lo dI prestado a otro pájaro y él me dio el suyo, nos cambiamos según solo por un rato, le gustó tanto presumirlo entre sus amigos que ya no quiso devolvérmelo, por eso ando buscándolo por todos los caminos del mundo.

 

– Pero ¿por qué sólo por las noches andas? –Porque mi plumaje está horrendo y no quiero que me vean, ¿de casualidad no lo han visto por aquí? –Sí, creo que es el que se fue allá entre los árboles. –Bueno pues ya me voy, en otra ocasión platicamos. -Salió volando.

Los dos murciélagos se quedaron un rato pensativos. –¿Por qué le dijiste así?              -preguntó el murciélago menor. –Así he escuchado que hay que decirle si se encuentra uno con él en los caminos. –Pobre pajarito, nunca lo va a encontrar. –Así es, siempre se le verá en los caminos.

 

–Vámonos, que ya está amaneciendo.

 

6 Conejo, de Marta Bercebal

Conejo, de Marta Bercebal

 

 

U KO’IL CHAN T’U’UL

 

Ya’alale’, ti’ u kool nojoch Eusebioe’, juntúul chan t’u’ul mantats’ ku bin xak’ali’, ku yookol, wáa chéen chilikbal yóok’ol u le’ k’uum u chantej xki’ichpan uj yaan ka’ano’, u ko’il, oks k’uuxil ti’ u yuumil kúuchil.

 

“Bejla’e’ ken in wil máax k’askunsik in paak’al” tu ya’alaj tubáa nojoch máak, bey tu meentaj, bul áak’ab tu ch’úuktaj, ka’ tu yilaj u tíip’il juntúul chowak xikin sak t’u’ul, jetan topa’an, yaan u na’at yilik, “yaan in wilik bix ken in toopi’” tia’alaj yuum Eusebio, kaj luk’i’, uláak’ k’iine’ yéetel ja’atskabi’ k’uch ichil kool, tu máank’ataj jump’éel p’ujuj ch’i’ich’, tu pak’ luuk’taj yéetel lokok.

 

Sáasil áak’ab yéetel u juul uj, chan t’u’ul k’uch je’e bix suuk ti’e’, tu w’aak’atubáal, jaak’ yóolal le ka’ tu yilaj p’ujuj ch’i’ch’ walakbal chumuk kool, tu tukulte’, u yuumil kool “yaan in paatik u bin” tu chéen tukultaj, ba’ale’ ma’ taan u peek, ok k’uxil ti’ tumeen wi’ij yéetel taak u wenel, naak yóol, ka’ tu puul u báaj yok’ol. -Ba’axten ma’ ta bin, yaan in topkech. -Tu looxa’ u tseem p’ujuj ch’i’ch’, taak’ u k’ab, tu laaja’ u yich, bey xan taak’ik uláak’ u k’ab, kex u k’aate’ ma’ táan u láakal, bey tu liik’saj u x ts’íik ook utia’al u ch’aik u muuk’, taak’ xan, tu yóotaj u beet yéetel u xno’oj, p’aat ch’uyukbal ti’ p’ujul ch’i’ich’, ti’ uláak’ kiin k’uch u yuumil kúuchil u bise’.

 

7 Un momento de la presentación del libro

Un momento de la presentación del libro

 

UN CONEJO TRAVIESO

 

Sucedió que en la milpa de Don Eusebio, un conejito siempre iba y hacía de las suyas por las noches, se robaba los sembrados cuando podía, si no, solo usaba las grandes hojas de calabaza para recostarse, mirar la luna y contar las estrellas que tiene las pléyades. En fin sus travesuras ya molestaban al dueño del sembradío.

 

“Hoy voy a ver quién está dañando mis sembrados”, se decía, y así lo hizo. Una noche se quedó a vigilar, se dio cuenta que era un pequeño conejo blanco, de grandes orejas, muy inteligente y audaz según vio. “Lo voy a atrapar, tengo que ser más abusado que él” se dijo Don Eusebio. Al otro día, muy temprano llegó a su milpa, armó un espantapájaros y lo embarró con cera negra.

 

Llegó la noche, la luna lucía transparente. El conejo, muy puntual como todas las noches también, al ver el espantapájaros, se detuvo pensando que era el dueño: “voy a esperar que se vaya”, se dijo; pero pasó la noche, ya casi amanecía, no se movió para nada; entonces ya enojado porque no había comido ni dormido se abalanzó encima; “¿por qué no te vas?”, dijo, “te voy a golpear hasta que te duela”, decía; tiró el primer golpe en el pecho y su puño quedó pegado en la camisa, tiró nuevamente otro golpe en la cara y también se le pegó, trataba de despegarse pero no podía, entonces levantó un patita para tomar fuerza pero también se le pegó, lo intentó con la otra y ahí quedó el pobre conejo colgado patas arriba en el espantapájaros; hasta que amaneció bien, llegó el dueño del lugar y se lo llevó: pipian de conejo, seguro.

8

 

 

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *