POEMAS Y FOTOGRAFÍAS DE LA NAVARRA MARINA AOIZ MONREAL

 

 

 

 

 

burst

La poeta Marina Aoiz Monreal, en Lanzarote

 

 

 

Marina Aoiz Monreal (Tafalla, 1955) es periodista, poeta, gemóloga y orfebre. Ha publicado los poemarios La risa de Gea (1986); Tierra secreta (1991); Admisural (1998); Fragmentos de obsidiana (2001); El libro de las limosnas (2003); Edelphus (2003); Hueso de los vientos (2005); Don de la luz (2006); Donde ahora estoy en pie frente a mi tiempo (2007); Hojas rojas, (2009; Códigos del instante (2009); El pupitre asirio (2011); Islas invernales (2011); Génesis (2011); la antología bilingüe Mirar el río/ Ibaiari begira (2015); y Embalaje (2017). Parte de su obra poética está recogida en una treintena de antologías y otras publicaciones colectivas. Algunos textos de la obra poética y narrativa están traducidos al euskara, inglés, alemán, portugués, árabe y náhuatl. Su obra ha resultado premiada en Aragón, Asturias, Andalucía, Extremadura, Castilla, León, Euskadi y Navarra.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

 

 

LLAVE DE ORO

 (Para A. B.)

 

¿Quién quiere una caja de silencios?

Puedes guardar en ella los Lieder de Schubert,

o un poema de Emily Dickinson,

aquella mariposa blanca

que ardió en la luz de una vela.

 

Puedes guardar la metamorfosis de Hiria

y así tu caja ya no es de cartón o de madera

sino un estanque de aguas claras.

Narciso sí desea el embalaje de silencios

para regresar despacio a su húmeda crisálida.

 

Recibe esta caja de mis manos

para albergar el alma secreta de un tesoro.

Ese que late en rojizos temblorosos

y revela la silueta de una mujer de niebla,

mujer evanescente con una fresa en los labios.

 

Toma esta pluma, corazón de pájaro.

Todas las migraciones y los azules pálpitos.

Toda la ternura cambiante de las nubes,

te ofrezco en este etéreo silencio. Mira,

ejerce tu vocación de fauno y recógeme dentro.

 

Hay algo misterioso en este objeto.

Se puede percibir en su destello

cuando la luz lo atraviesa como aguijón vespertino

y una nueva luz refracta

en el recinto de nuestro asilo de pureza.

 

¿Quién anhela una caja de experiencias?

Atesorar en ella la primera sonrisa

de una criatura dorada, bailarina del aire.

Fugaz libélula que confiada se posa

sobre el pulido guijarro. ¡Cómo no amarla!

 

 

Deja volar la vibración de esa sortija

que tus manos orfebres trabajaron.

Obsequio de belleza de oro y esmeralda.

Herencia de otros días propicios al ensueño

y al valor de los gestos cotidianos.

 

Secretas almas protegen los elementos.

Caminos que conducen hasta el río de aguas bravas,

donde tu barca espera navegar hacia la dicha

de un deslumbramiento. Escucha la música

de arpa. Un Lied. Un poema. Una dulce gota de agua. 

 

En esta acuarela me refugio. En su enigma

me detengo complacida y tiemblo como una chiquilla

que descubre el misterio de la vida en los colores,

en la tensión del aire y el ritmo de la lluvia.

¿Quién quiere una caja de silencios y palabras?

 

¿Quién desea un estuche de silencios?

Sirve para albergar semillas de ternura compasiva

pequeñas hormigas guardianas de los graneros del alma.

Quien ama el silencio, quien ama la soledad de la escarcha

abre y cierra delicadamente la caja rosada de la aurora.

 

Espíritu en la materia, el brillo de la piedra alquímica.

Fósil de amor en el desierto de dunas onduladas.

Sol escondido. Cuarzo en el interior de la tierra.

Lágrimas de emoción. Música Gnawa. Abrazo cósmico

ante el testigo de barro. Llave de oro. Clarividencia.

 

(Del libro Embalaje, 2018)

 

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

 

ENTRE POETAS

 

Ariadna Efron y su madre,

la poeta Marina Tsvetáieva,

me acompañan esta tarde.

La niña tiene un ramo de erikas

en su mano derecha

y Marina se agarra a una rama.

Doña Censura es una bruja perversa.

Ariadna vive en un armario.

Marina tiene manos fuertes,

activas, laboriosas. Sabe escuchar.

Las tres Marinas soportan

bien el calor, pero no el frío.

La abuela María

sólo añora la música y el sol.

 

Marina piensa:

“Si encuentra una cornalina

y me la da, me casaré con Serioya”.

Se casa con él pero después lo pierde

entre traviesas de ferrocarril.

Escribe El alba de los raíles.

 

Leemos los Cuentos de Perrault

ilustrados por Doré mientras

la cajita de música de la abuela suena.

A Marina le atraen las gitanas

por el amor a la libertad

y la precariedad de su existencia.

Mi madre es muy extraña.

Mi madre no se parece en nada a una madre.

 

A veces anda como si estuviera perdida.

Mi madre es triste, rápida;

le gusta la Poesía y la Música. Escribe versos.

Como mendigas nos sentamos

en la escalinata de la iglesia.

Ariadna encuentra

un trébol de cuatro hojas para Marina.

Ella lo guarda entre las páginas de una libreta

y lo convierte en invitado del cielo

de cuatro pétalos. Nos placen los amuletos

y los tapices de Flandes tejidos por las arañas.

 

A las 17:17 h. del último día de marzo

la revolución bolchevique se esconde

en los cuadernos de rara belleza. Velo negro.

 

 

(Del libro Embalaje, 2018)

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

 

BAJO EL CIELO ROJO

 

Cuando mi nombre era otro

aprendí a tallar cristales para conjurar el vacío.

Facetas geométricas reflejaban los dedos del pianista del viento.

Polillas por el teclado del tiempo, distraían con su gris revoloteo

una tristeza con dientes de perro. No saber salir del bosque

hacia el frío con aquellos ropajes vegetales

y un fardo de pequeños diablos revoltosos, me humillaba.

No distinguía

entre las palabras del mediodía y el rastro de los violines.

Con esos aires desvalidos tampoco podía caminar

por las anchas avenidas, ni cruzar los umbrales del neón.

Yo nací escondida bajo un pedazo de ladrillo. Me asomé al día

pero nunca abandoné la placenta del bosque.

 

Me criaron las palabras de humus y hojarasca. Con la luz

de las esporas tracé surcos hacia los besos. En el claro.

Toda mi vida transcurría en el claro cercada de ojos.

La mansedumbre y el rocío fueron mis alimentos. Por las fisuras

de la tierra me asomé a sus labios y dormí embriagada.

Los cuervos depositaron fresas en mi boca adivinando mi muerte.

La hepática adornó mis sienes. Y al fin llegó el día de la partida.

 

Salí al mundo pequeña, con el cristal de cuarzo rutilado al cuello.

En un vertedero encontré un nombre abandonado;

compasiva, lo recogí y lo coloqué entre mis pechos.

Soy hierba de nuevo. Cerca de los caballos,

percibo el fuego de un tiempo sonámbulo.

Bajo el cielo rojo crezco casi a ciegas y olvido.

 

 

(Del libro Donde ahora estoy en pie frente a mi tiempo, 2007)

 

 

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

 

 

MAR DE CALÉNDULAS

 

Alerta. Se ha despertado el mundo

conmovido por las llamas de una ciudad en ruinas.

Ardían los libros a millares en un extraño fervor de lobos.

El festival de las estrellas heridas a balazos

terminó de forma súbita. Demasiado vino

en las calabazas de los peregrinos.

Cada vigilante

interpretó su papel en la comparsa:

percusores de la brisa

sabuesos de la arena

soñadores con la cabeza enterrada en la ceniza

comediantes del fuego

repartidores de apasionados besos

fabricantes de monedas azuladas…

…hasta que el día estiró sus largos brazos

y preparó un exquisito desayuno de sueños líquidos.

 

Las páginas ardientes fueron madera musical entre las fauces

de los lobeznos. Vigilantes vestidos de azafrán

repartieron un surtido de galletas entre los niños vencidos.

Vi abrirse un mar de caléndulas entre los adoquines

y el resto del día, lo pasé zurciendo estrellas

con una hebra de sombra metalizada.

La ciudad planchó sus arrugas

y todos comenzaron  de nuevo las tareas

como si no hubiera ocurrido nada.

 

 

(Del libro Donde ahora estoy en pie frente a mi tiempo, 2007)

 

 

 

 

 

No sé escribir, mi alma no sabe otra cosa que estar viva*.

Me rompo en fragmentos de obsidiana cada noche,

en diminutas esquirlas atravieso la oscuridad. Yo no sé nada.

Escucho la respiración de mi alma, acompasada a la música

de un astro muy lejano donde habitan criaturas perdidas

que tampoco saben nada, solo vivir entre las llamas.

 

Tienen rostro y boca de volcán, extremidades parecidas

a alas de halcón y pensamientos que caminan muy despacio.

Voy junto a ellas desconociendo toda escritura. Respiramos

al unísono porque somos una bandada, un cardumen de vida.

No sabemos escribir, ni para qué sirve el dinero, nada sabemos.

Nuestros corazones laten al ritmo de una música extraña.

 

*Verso de Gastón Baquero.

 

(Del libro El cuerpo secreto de la rosa, 2016)

 

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

 

 

Orquídeas de los Andes y espliego castellano*.

Viajé de los bosques de cínaros a los campos de Machado.

Viajé bajo las aristas de la luz en el sueño del río. Vagué

y divagué por los surcos heridos de la tierra, también herida.

Fui capaz de reír en la esquina de los aparecidos bajo la luna

y regresar de madrugada con la marioneta dormida. Llegué

atónita. Alucinada de hongos, las orquídeas, los colibríes

revelaron entre las ramas sus secretos más hondos.

 

En un lugar llamado Raíz de Agua las yeguas lamieron

nuestro miedo y nos devolvieron intactas al paraíso.

La integridad no fue una palabra sino un baile sin máscaras.

El aroma del espliego ennobleció los armarios de la madre

mientras la cordillera se colocaba un gorro de tosca lana.

Yo nací en la tierra andina, entre nieblas y bromelias.

Me modelé a mí misma y alcancé las anchuras castellanas.

 

 

*Verso de Gastón Baquero.

 

(Del libro El cuerpo secreto de la rosa, 2016)

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

9 Marina Aoiz en Biblioteca de Zizur

Marina Aoiz en Biblioteca de Zizur

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *