POEMAS DE LA VENEZOLANA ANA MARÍA DEL RE. COMENTARIO DE H. DÍAZ CASANUEVA Y ESCULTURAS DE EMILIO SÁNCHEZ

 

 

 

1 La poeta y ensayista venezolana Ana María del Re (Italia, 2014)

  La poeta y ensayista venezolana Ana María del Re (Italia, 2014)

Crear en Salamanca expresa su satisfacción por publicar una muestra de la poesía de Ana María del Re (Caracas, Venezuela). Licenciada en Letras y en Francés Superior en la Universidad Central de Venezuela. Realizó estudios para la Maestría en Literatura Hispanoamericana en la Universidad Simón Bolívar, donde ejerció la docencia desde 1975 hasta el 2000 y fue una de las coordinadoras del Taller Literario “Anagrama”. Siguió cursos de especialización para el Doctorado en Literatura en la Universidad de La Sorbona (París). Es una de las compiladoras de la Antología de la poesía hispanoamericana moderna (USB, 1982 y Monte Ávila Editores, 1993) y de la Antología Bolívar en la poesía hispanoamericana (USB, 1985). Elaboró el volumen Obra Poética de Humberto Díaz-Casanueva: Selección, Prólogo, Cronología y Bibliografía. (Biblioteca Ayacucho, 1988. 2ª edición, corregida y aumentada, 2010.) y El traspaso de la antorcha, del mismo autor (USB, 1984). Ha traducido y publicado a los poetas italianos Umberto Saba, Giuseppe Ungaretti, Eugenio Montale, Mario Luzi, Roberto Mussapi; a J. R. Wilcock; al poeta francés Eugène Guillevic. Realizó la traducción al italiano del libro Amante, de Rafael Cadenas. (Caracas, Bid & Co., 2010. Edición bilingüe.) Sus poemarios son: Trazos (Barcelona, España, Seuba ediciones, 1990), Nocturnos: Nocturnes (Soumagne, Bélgica, Tétras Lyre éditions, 1998, edición bilingüe. Traducción de Marcel Hennart), La noche todavía (Caracas, Bid & Co. Editor, 2007. Prólogo de Humberto Díaz Casanueva.), La nuit encore. (Agneaux, France, Editions du Frisson Esthétique, 2014, edición bilingüe. Traducción de Nicole Laurent-Catrice.) Ha publicado textos poéticos en diversas revistas venezolanas y del extranjero. Ha realizado y publicado numerosas Entrevistas a escritores y artistas de Venezuela y de otros países. Colabora en diarios y publicaciones culturales de su país y del exterior. Formó parte del Comité de Redacción de la revista Nueva Europa (Luxemburgo). Colaboradora de la revista Sources (Bélgica). Ha participado con ponencias, charlas y recitales en Congresos, Bienales y Encuentros Internacionales de Poesía. Durante varios años, fue una de las integrantes del jurado del “Grand Prix International de Poésie Guillevic-Ville de Saint-Malo” (Francia), que se otorga anualmente.  Realizó la traducción al español del libro Pinocchio, Pinocho, de Carlo Collodi (Ediciones Fundavag, Caracas, 2017).

 

Los textos, seleccionados por A. P. Alencart, forman parte del volumen La noche todavía (Bid&Co. editor,  Caracas, 2007), el mismo que acoge los tres libros escritos por la autora: Trazos, Nocturnos y La noche todavía.

 

 

2

 

 

 

                                               La noche todavía

                                               y tú tan lejos

 

                                               Acaso te despierten

                                               otros amaneceres

                                               otras voces

 

                                               Aquí las aguas

                                               se lo han llevado todo

                                               menos tu nombre

 

 

 

 

3

 

 

 

 

                                               Hablamos desde la  lejanía

                                               palpándonos

                                                                       en el despojo

 

                                               Proximidades

                                                                       apenas

                                               presentidas

 

 

 

 

 

4

 

 

 

 

                                               Rasgarás el lienzo

                                               ante la multitud

 

                                               Sobrevendrán días aciagos

                                               al desvelar

                                               los siete rostros

 

 

 

 

 

5

 

 

                                   Qué inminencia deslumbrante

                                   entre las ruinas

 

                                   Zarparemos en la última nave

                                   a sotavento

 

                                   Un solo tránsito

                                   será concedido

           

 

 

 

 

6

 

 

 

 

                                               Atardecer:

 

                                               una línea de  cipreses

                                               en la pálida colina

                                               una flor blanca

                                               una brisa

 

 

 

7

 

 

                                               Trazos

                                               perpetuamente móviles

                                               en el rumor

                                                                         del mediodía

 

                                               Lejanos soles

                                               prefiguran

                                                                          tu rostro

 

                                                                           Frágil

                                               habrá de ser

                                               la línea

                                               que lo nombre

 

 

 

8

 

 

 

 

                                               Tiembla

                                               tu imagen

                                               en el desasimiento

                                               inusitado

 

                                               En tu cuerpo

                                               demando

                                               la desposesión

                                               para el ritual nocturno

 

                                                Celebraremos el rito

                                               de la entrega

                                               una sola vez

                                               y eternamente

 

 

 

 

 

9

 

 

 

 

                                        Ella se acuesta sobre la hierba

                                        toda la noche

                                        los ojos fijos en el cielo

 

                                        Toda la noche siente

                                                                       un corazón latiendo

                                        al ritmo del silencio

 

                                        Ella espera el rocío

                                        con las manos abiertas

 

                                        Una llama nocturna

                                        abrasa su sombra

                                        incandescente

 

                                        Siempre la misma voz

                                        el mismo rostro

                                        desvelado

 

                                        Ella aguarda las señales

                                        propicias

                                        y se cubre de blanco

 

 

 

10

 

 

 

 

Si nos otorgas ahora

                                   una tierra estéril

                                   para construir la casa

                                   concédenos también el  vislumbre

                                   de un arroyo lejano

 

                                   En otro tiempo

                                   la casa tenía vitrales

                                   que reflejaban el cielo

 

                                   En otro tiempo

                                   el canto de los pájaros

                                   hacía volar los aleros

 

                                   Acoge esta nostalgia

                                   oh Dios de los silencios

                                   porque las aguas han entrado

                                   hasta el alma

 

 

 

 

11

 

 

                                               Aún cae el invierno

                                               sobre la aldea desierta

                                               en la noche de marzo

 

                                               Tiemblan los pinos

 

                                               Un pájaro tirita

                                               bajo el alero

                                               sin saber que está herido

 

                                               ¿Y nosotros, hijos míos,

                                               tan solos entre la nieve

                                               y casi sin abrigo?

                                                          

 

 

12

 

 

                                               Descansa

                                                           alma mía

                                               Déjate seducir por el silencio

                                               Aún no ha cesado

                                                                       la noche

 

 

 

 

13 Olga Orozco, Alfonso Ortega y Alfredo Pérez Alencart, en la Cátedra Fray Luis de León

 Olga Orozco, Alfonso Ortega y Alfredo Pérez Alencart, en la Cátedra Fray Luis de León

 

                                                                                              A Olga Orozco

 

 

 

 

                                   Les dejaré todas mis pertenencias:

 

                                   la tibieza

                                   de los primeros soles

 

                                   la casa

                                   y sus muros de arena

 

                                   una gaviota

                                   la errancia de una nube

                                    el ciprés          

                                                       cuya sombra me acoge

 

                                   Les dejaré

                                   la marea y la espuma

                                   y un corazón abierto

                                                           en el revés del cielo

 

 

 

 

14

 

 

 

Otra vez las gaviotas

el viento

en las murallas

la ciudad silenciosa

 

Y en esta habitación

a oscuras

toda la noche

el mar

buscando las orillas

 

 

 

 

 

15 El poeta chileno Humberto Díaz Casanueva

  El poeta chileno Humberto Díaz Casanueva

 

ANA MARÍA DEL RE:

LA BÚSQUEDA DE LO ESENCIAL

 

(Humberto Díaz-Casanueva)

 

Como si descifrara pasos leves en la espuma de la tierra, junto a un agua que mana entre lo manifiesto y lo enmascarado, trama sutil, estructura de la intimidad más pura, leo, leo mínimamente.      Es el contorno que brota y se transmuta del potencial secreto de cada uno, y que despierta intermitentemente, en el sueño o en una realidad vitalizada por tensiones que surgen al son de una “flauta adormecida”.

 

            Esta poesía velada de Ana María Del Re despierta en nosotros una esencialidad mayormente significativa, nos afina la sensibilidad, profundiza el amor, el dolor, la sombra, define el curso de la flecha extraviada, provoca una expansión de lo más válido en el disentimiento que es nuestro drama de vivir. Porque si un verso evoca a Maeterlinck, a Debussy o a Chopin, la totalidad de estos poemas refleja una búsqueda ansiosa de la presencia en un tiempo de despojos, de miedos y de lejanías impalpables.

 

            Trazos que llegan a ser trizas. El lenguaje poético de Ana María Del Re se ajusta a ritmos maravillosamente sensibles, atenuados, y así fusiona la palabra con alusiones y cualidades de formas espirituales, más que con imágenes rotundas. El poema brota decantado, exprimido de todo lujo barroco, concéntrico, implicado en sí mismo, musitado en un tono litúrgico, autoreverencial, pero apuntando a los valores supremos del sentido. Una vitalidad romántica con un “tempo” apolíneo.

 

16

 

 

            Esta poesía oscila entre una corriente de signos y de vivencias –que ella va conjurando– y un mundo de visualidades simbólicas, como una pintura post-vangoghniana: “inminencia deslumbrante entre las ruinas”, “nos signan soles implacables”, “una gaviota/ un pez muerto”, “mar petrificado”.         Frente a la apertura total, la poeta avanza como tomada de un hilo y prefiere lo inminente, lo que todavía es orilla, a la conquista de la plenitud absoluta.

 

            Temblor de ser ella misma en las posibilidades de una identidad, voz que intuye el despliegue fascinante, el deslumbramiento de los impulsos, la verdad todavía esotérica de la crisálida en que está y que desgarra medrosa, el indicio, el murmullo, consciente de que “así pasa la vida”. Por eso, de repente, nos confiesa: “Yo tambaleo en mi imagen/ Yo acato el desvarío”.

 

            La linealidad de esta poesía produce mayor trascendencia, contextos dentro del texto, fragmentos que no son yuxtaposiciones ni secuencias sino centros de acoplamiento, tablas que se van alzando hasta la construcción de una torre devorante. En todo caso, resulta al fin una totalidad orgánica.

 

            Ciertamente, se trata de una escritura poética muy difícil de hallar, entre las habituales, que no consiste en modulaciones de una alegoría sino en la producción de un fundamento que “asciende desde lo remoto”, señal propicia para su sed de presencia en el “incesante tránsito”.Con esta valiosa búsqueda de lo esencial, Ana María Del Re ocupa un lugar privilegiado dentro del panorama poético venezolano contemporáneo.

 

Santiago de Chile, mayo 1990

 

 

 

17 Emilio Sánchez

Emilio Sánchez

 

 

La exposición de esculturas del abulense Emilio Sánchez se inauguró el pasado 4 de septiembre en las instalaciones de la Universidad de la Mística (Ávila) y dentro del Congreso Internacional sobre San Juan de la Cruz y el tercer Festival Internacional de Música Mística y Teresiana. Están basadas en versos de San Juan de la Cruz y se ha creado con una conjunción de materiales: Piedra, Madera, Hierro, Mármol, Alabastro y Cristal.

 

 

 

 

 

 

 

 

2 comentarios
  • Hernán Rubin Armas
    septiembre 8, 2017

    Gracias Salamanca:
    siempre en el alma en el recuerdo y el arrobo de Don Miguel. Ahora, con Ana María Del Re, como ella misma dice:
    Trazos

    perpetuamente móviles

    en el rumor

    del mediodía
    Perpetuamente, “en tantos soles compartidos.”
    Bella publicación, Hernán

    • avatar
      ANA MARÍA DEL RE
      septiembre 9, 2017

      Gracias a la Revista, a A.P. Alencart y a Emilio Sánchez por sus bellas esculturas que acompañan mis poemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *