POEMAS DE HUMBERTO VINUEZA. XIX ENCUENTRO DE POETAS IBEROAMERICANOS

 

 

1-el-poeta-humberto-vinueza-por-miguel-elias

El poeta Humberto Vinueza, por Miguel Elías

Crear en Salamanca se complace en publicar algunos de los poemas que leerá en Salamanca el poeta ecuatoriano Humberto Vinueza (Guayaquil, 1942). Vinueza ha publicado libros de poesía como Un Gallinazo Cantor Bajo un sol de a perro (1970); Poeta, Tu palabra (1989); Alias Lumbre de Acertijo (1990); Tiempos Mayores (2001); Constelación del instinto (2006); Obra cierta, (2009, antología poética); Noticias del polen (Caracas, 2011, antología poética); Árbol de los vínculos (2011); y, Verso Travesti (2014, antología bilingüe ítalo-española). En 1991, recibió el Premio Nacional de Poesía Jorge Carrera Andrade por su libro Alias Lumbre de Acertijo y, el mismo premio, en 2007 por el libro Constelación del instinto. Su antología poética Obra cierta en 2012 mereció el Premio Iberoamericano de Poesía “José Lezama Lima” (La Habana, Cuba). Sus poemas han formado parte de antologías de poesía ecuatoriana, latinoamericana y algunos poemas han sido traducidos al inglés y francés. Próximamente se publicará una antología suya traducida al persa.

 

 

2-grito-de-miguel-elias

Grito, de Miguel Elías

 

 

Tener menos miedo y silabear

la inminencia de la palabra en la arcilla

en la osamenta

y en el polvo de caminos esfumados

 

atar la voluntad al deseo de exceder

el credo a la patria

la pata de algo que va a moldearse con algo

rumbo hacia el extremo

 

tener menos miedo

de celebrar las certidumbres

y entre serpentinas aproximarse a golpear

con un palo de ciego la vasija de los aciertos

la médula que mientras duermes confunde

el espíritu y la burbuja protectora de la carne

el hilo carnal de la tentación

y el espíritu que se hila a sí mismo

 

y tener menos miedo

de que todo vuelva a escribirse

y lo escrito

deje de estar en un solo anillo

y en el asombro se descongele

lo más diferente de lo distinto

y sea un resguardo del sentir de los decires

 

y abandone el deseo de mostrarse

solo con su voz que conspira desde el desacierto.

 

 

 

3-pajaro-de-miguel-elias

Pájaro, de Miguel Elías

 

 

Cantan los pájaros al amanecer

 

antes de revelar ausencia o presencia con su vuelo

los trinos parecen avisos que vienen

            tras la lluvia desde absolutos futuros

o se alejan en la brisa

hacia presentes con mejor suerte         

despertando a las cosas de su sueño

 

cantan al deseo de decir algún nombre

unánimes

 

a la gracia del propio trino cantan

hasta volverse destemplanza

            exigua nota

instante sonoro entre una prisa imprecisa

y todos los tiempos

 

luego se espulgan en medio del gorjeo

y el enmudecimiento recíproco

para nombrar al infinito todos al unísono

 

los pájaros cantan a la perfección del silencio

sin darse cuenta.

 

 

4-caballo-de-miguel-elias

Caballo, de Miguel Elías

 

 

El caballo relincha y presiente lluvia

 

más allá la historia es un páramo

de fulanos y zutanos

 

en la noche sin bornes  

mi bisabuelo era un jinete que corría
detrás de un horizonte esquivo

un hombre a caballo inclusive cuando iba a pie
yo le habría leído un poema de Arquíloco

o este otro sobre la estrella que me visita

a través de las distancias que no miden

lo mismo al anochecer o al amanecer

 

quizás no frecuentaba la poesía

si para vivir a caballo no era imprescindible

o tal vez otros versos leyó

-no los poemas de Kalidasa ni los míos-

porque para amar y vivir dependía 

del silencio que casi con ternura

se pronuncia a sí mismo

y del amor que hace como que canta sus silencios

 

hoy su ausencia ha dejado de ser jirón de nombre

y me conmueve deletrearlo lentamente
un pensamiento en la luz

no de cualquier crepúsculo vespertino

sino de este atardecer-anochecer

que resuena en el latido de Venus.
El caballo presiente niebla y relincha.

 

 

 

5-pajaro-del-paraiso-de-miguel-elias

 

Pájaro del Paraíso, de Miguel Elías

 

Estas almendras no son las mismas

con las que Omar Khayan

masticándolas

organizaba la cadencia de sus dísticos

 

con las mías

marco el ritmo rumiante de las sílabas

que no entran en la voz

sino en el oído

 

mas unas y otras –las almendras–

propician con la gracia del canto

la percepción de que he empezado a ser

la rara ave de algún paraíso.

 

 

 

6-don-quijote-de-miguel-elias

 Don Quijote, de Miguel Elías

 

 

 

ÉL

 

 

Habla la ironía con piel y textura de lenguaje

                   sobre aquello que es y no es igual

a lo idéntico

a lo diferente

 

es su misma piel de texto la que lo dice

                   para no solo decirlo

sino acompasar y trascender las certezas

   bajo el ritmo de la respiración del azar

y del destino de las fábulas

 

así nadie es tantos humanos a la vez

como en su voz que prescinde de ardides

y desafía a ejércitos de cabras y de ovejas 

               mientras gritos y balidos entre sí

            se escuchan absurdos e instintivos

entre las jerarquías en desbandada del ser

 

así nadie es tantos excéntricos o concéntricos

en beligerancia con el poder de los molinos

      pulverizadores de las alegorías del fruto

           y de la semilla del retorno al entorno

y al suceso

 

así nadie que no sea él

se convierte en fajo esquelético de letras

   sobre un caballo galopando a la deriva

y se reconcilia con la armonía del sarcasmo

                                                   que se filtra

en lo inviolable de la yema de los símiles

 

o con la tercera persona de la vida del autor

      más versado en desdichas que en versos

   y espectros de fonemas de fuga-aparición

                   tras la imaginería de los fiascos

o el velo de mesura en el delirio

 

él es un ser en lo optado y adoptado

otro no parece ni es él

él no parece ni es otro

 

habla y habla

sobre la idea de una libertad múltiple

            fuera del orden de lo múltiple

y afirma que su sentido siempre es imprevisto

sin la premonición cierta que lo anuncie

 

y en la lectura repite más de lo que el autor dice

a través de sus códigos en la intemperie erosionada

o dice que se dice

 

y ante la sobriedad de la mitad-Sancho que somos

             nos quedamos transmutados en los signos

        de todos los fingires de la otra mitad-Quijote 

y no se sabe cómo unir lo que parece unible

con cuál mínima memoria generar el exceso

                                 sin rebasar la exactitud

o en qué momento espontáneamente amarlos

en este diálogo interior

 

y redimirnos salvándolos o no

porque si todo no está en ambos a la vez

                   uno y otro carece de sentido

dentro o fuera de la razón de la sinrazón

                           que a su razón sostiene

ahí donde el tiempo nuevo

no siempre sucede al presente ni al arcano

 

entonces la inocencia se eleva

hasta la hondura de un deslinde que incide

en las condensaciones del sujeto de parodia

         más allá del contraluz del pronombre

y del hechizo de los aires de su nombre

 

la apoteosis de la analogía

se insinúa poder distintivo de la diferencia

para el verso y la prosa de otras aventuras.     

 

 

       (En homenaje al poeta Miguel de Cervantes,

       autor de El Quijote.)

 

 

7-cartel-del-xix-encuentro-de-poetas-iberoamericanos

Cartel del XIX Encuentro de Poetas Iberoamericanos

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *