POEMAS DE A. SALVADO, FONSECA, HELENA VILLAR Y BEN-KOTEL. XIX ENCUENTRO DE POETAS IBEROAMERICANOS

 

 

1-rostros-de-don-quijote-de-miguel-elias

 

Rostros de Don Quijote, de Miguel Elías

Crear en Salamanca tiene  el privilegio de publicar los poemas  deAntonio Salvado (Portugal), Jesús Fonseca (España), Helena Villar Janeiro (España) y José Ben-Kotel (Chile-Israel). Son textos inéditos y aparecerán publicados en la antología AL HIDALGO QUIJOTE, coordinada por el poeta Alfredo Pérez Alencart como parte del XIX Encuentro de Poetas Iberoamericanos que esta XIX Edición rinde homenaje a Miguel de Cervantes, poeta.

 

 

2-antonio-salvado-por-miguel-elias

 António Salvado, por Miguel Elías

 

ANTÓNIO SALVADO

(Portugal)

 

 

A D. MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA,

Y A LOS INFORTUNIOS DE SU VIDA

 

 

Fueron más bien certezas las proezas

de tus personajes     que la ventura

que acompañó la vida de incertidumbres

que recorriste en soledad, tumultos.

 

De prisión en prisión, tu genio amordazado

por la ponzoña ardiente de enemigos

venció el tiempo: no contado en días,

pero sí en una luz fija de eternidad.

 

Triunfaste sobre todo y todos,

convirtió inmortal tu pena y sueño

y traspasó límites de horizontes

porque fue esperanza ayer y es esperanza hoy.

 

Las velas de los molinos en la distancia

continúan diciendo en suave brisa

que la batalla a toda hora sera ganada

y que el futuro en tu obra brilla.

 

 

Traducción de A. P. Alencart

 

 

 

3-jesus-fonseca-por-miguel-elias

Jesús Fonseca, por Miguel Elías

 

 

JESÚS FONSECA

(España)

 

 

SUEÑO Y VERDAD

 

 

Tenemos un contador de historias,
que es el señor Don Miguel de
Cervantes, en su intento de abarcar
lo inabarcable. Tenemos un caballero
desobediente y un escudero audaz,
que frunce el ceño a cada paso,
en un callejón sin salida por los
caminos arrugados de España.

Tenemos a dos hombres que transitan
un mundo de veras y de burlas, desde
el vaivén equívoco —perfectamente
equívoco—, de apariencias y falsas
señales que anuncia el conflicto
entre sueño y verdad.

Tenemos el desvarío de dos hombres en
sus límites, en su búsqueda del paraíso.
A esto se reduce el ensueño cervantino.
A esto y a la duda del señor Alonso
Quijano, de si no estará la vida más allá
de esta ambigüedad extrema que es la vida.

 

 

4-helena-villar-janeiro-y-xesus-rabade-en-el-balcon-del-ayuntamiento-salmantino-foto-de-j-alencar

Helena Villar Janeiro y Xesús Rabade, en el balcón del Ayuntamiento salmantino (Foto de J. Alencar)

 

HELENA VILLAR JANEIRO

(España)

 

 

CABALGA DON QUIJOTE

 

Yo, que siempre trabajo y me desvelo
por parecer que tengo de poeta
la gracia que no quiso darme el cielo […]

                                    Miguel de Cervantes

 

Marcando estelas en el mar poético

-su cabeza anidada por novelescos pájaros-

cabalga don Quijote, descabalga, pelea, sangra, yérguese,

otea los caminos y los siembra

de locuras y ensueños.

 

Prosopopeya de aspas y perfiles

en todos los molinos y carneros.

Metáfora, es su lanza justiciera,

paradoja de insanias y corduras.

 

Bajo latas de utópica defensa,

un corazón ardiente de poeta persigue fuegos fatuos

en caminos,

en cuevas,

en posadas…

 

Persigue y los enciende,

porque él es verso altivo

de un poema enhebrado en la antinomia,

de toda osada libertad que crece

persiguiendo rufianes y fantasmas.

 

Fuera de su cabeza coronada

por la bacía sublimada en yelmo,

es la geografía quien le pone la realidad torcida

que él advierte en sus campos de batalla

tras un solemne vasallaje de honra

en el que evoca dueña y fortaleza.

 

Cuando al final, rescatada la aurora

del frío de la noche,

recobra su cordura,

no es el verso vencido. Es el poema

del más audaz amor que se haya escrito.

 

 

5-dama-de-miguel-elias

Dama, de Miguel Elías

 

 

JOSÉ BEN-KOTEL

(Chile-Israel)

 

 

 

DISCURSO DE MARCELA

 

 

Hombres necios, ¿por qué esa ira y odio en contra de mí?

Ese iluso pastor que allí pace, no estaba, en sí. Merde.

Un enamorado  de la belleza, no del ser que en mí vive.

Y al fin, ¿qué es lo bello sino un espejo pasajero

que un río lleva a su morir, según ese tal Manrique?

La verdad os sea dicha… Yo no sé qué le dio a este

Infame de querer caer a mis pies, y en pensar, echándose

Al monte, que caería redonda a sus insinuaciones burdas.

Pues ténganlo bien claro, dolorosos, y vean la espada

Que conmigo va: No soy la culpa de nadie, carajo.

Su bravura lo llevó a su morir a ese oscuro Don Nadie

No yo, como acusáis, sin razón, al vuelo, a mi persona.

No tengo nada que ver en este asesinato de sí mismo;

Nada debo  a este infeliz en huida eterna; y no lo juro.

Ustedes háganse cargo de su suicidio insanos igual que él.

O veréis ante vuestros ojos el cantar de aquesta espada.

Os increpo y recomiendo: No lloréis por este cobarde

Que nunca llegó a saber que la libertad de Marcela, yo,

No tiene precio, usías. Mi belleza, bien lo sé, pasajera

Me es. Pero mi derecho a decidir por mí misma, eterno.

No merece la pena que lloréis por Grisóstomo muerto

Por ser uno de canción desesperada. Qué idiota, Mon

Dieu!Y a mí, déjenme en paz. No necesito de amor tirano

Ni de infieles que no tienen la libertad que yo conquisto

Por mí misma con el fervor de este acero: Espada y labios.

 

 

Salamanca, 25 de julio de 2016

 

 

6-miguel-de-cervantes-bocetos-de-miguel-elias

 

Miguel de Cervantes (Bocetos), de Miguel Elías

7-cartel-del-xix-encuentro-de-poetas-iberoamericanos

Cartel del XIX Encuentro de Poetas Iberoamericanos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *