GUMERCINDO TUN KU. DOS POEMAS EN MAYA Y EN CASTELLANO. PINTURAS DE RUFINO TAMAYO

 

 

 

1 El poeta mexicano Gumercindo Tun Ku

El poeta mexicano Gumercindo Tun Ku

 

Crear en Salamanca tiene la satisfacción de publicar dos poemas inéditos del mexicano Gumercindo Tun Ku (Santa Cruz Pueblo, Calkiní, Campeche, 1967).  Es Maestro normalista, egresado de la Escuela Normal Rural de Hecelchakán, Campeche, y Licenciado en Educación Primaria por la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), en Coatzacoalcos, Veracruz. Tiene publicado el poemario “Mar de sueños” (2012) y la Antología poética “Voces del Ya’axche” (2016). Su poesía y narrativa han recibido varios reconocimientos, como la mención honorifica en los Juegos Florales de Coatzacoalcos (2002). Fue director de Cultura del Ayuntamiento de Agua Dulce, Veracruz (2007-2009). Y Coordinador de la comisión de Atención a Pueblos Indígenas del Ayuntamiento de Calkiní, Campeche (2011-2012). Es miembro de la Asociación Civil “U puksi’ik’al Ah Canul” y del Grupo Literario “Voces del Ya’axche”.

 

 

2 El hombre ante el infinito, de Rufino Tamayo

  El hombre ante el infinito, de Rufino Tamayo

 

MA’ NÁAYBILI’

I

 

U k’aay t’eel ajsen,

bejla’e’ je’e bix jo’oljeake’,

sáamale’ ma’ in wojeli’.

 

Le kéen líik’ ken tin k’áane’

jool naj kin píik’ je’k’atik,

utia’al in ki’ki’ ch’a’ik

u ki’ibokil u juul yuum k’iin,

yéetel u jats’uts ya’ax juum iik’

ichil u le’ che’o’ob;

taj ki’imak in wóol.

 

Le kéen k’uchuk chumuk k’iine’,

ki’ óotsil totojk’e’ ku jóok’ol ti’ so’oy,

u k’aay sakpakal, k’awo’ob chúukbesik,

u lool k’óopte’ bey u jáayal

péepen tin wóok’ole’,

jun toj in wilik u yiyibankil

k’ankab bej, lak’in.

 

Jun suutuke’ chéen ochelo’ob p’aatal

ichil u kaakabil in tuukul.

Bey in wóole’, chéen in náay,

ba’ale´, ma’, jach tu jaaji’.

bejla’e’,

uláak’ k’iin p’iisik k kuxtal.

 

3 Dos figuras en azul, de Rufino Tamayo

Dos figuras en azul, de Rufino Tamayo

 

II

 

Bejla’e’ u ch’e’ej tsirin

u nu’ukulil p’iis k’iiin ajsen,

mix t’eel, mix kaax, mix iik’, ku k’aayo’ob,

mix miis ku wenel yaanal mayak che’,

mix in walak’ péek ku wayak’tik u chuk keej.

 

Bey in wóole’, chéen in náay,

ba’ale’, ma’, jach tu jaaji’.

 

U yich ka’an éek’kunsan

yéetel u ta’ noj kaaj,

chokoj box luuk’

tuup u jojopankil k’ankab bej,

mina’an ki’ki’ óolal,

pak’ kupik yiik’ yam kaajo’ob.

Kuxano’on ichil u k’iinil toot tsikbal,

tiano’on tu tseel u loobil kaaj

ku meetik u yok’ol mejen paalal

yéetel ko’olelo’ob,

k beetik ma’ táan k-ilik,

mul kuxtal ts’o’ok u sáap’al

paach áak’abil yeeb.

 

U máank’iinal winiko’ob

ch’óop u xiinbal bejla’e’,

chéen ba’ale ma’ u yojeli’.

 

4 Dos perros, de Rufino Tamayo

Dos perros, de Rufino Tamayo

 

 

NO ES UN SUEÑO

 

I

 

Hoy desperté con el canto del gallo,

igual que ayer,

mañana, no lo sé.

De mi hamaca me levanto,

abro la puerta de par en par,

respiro el dulce aroma del sol,

el bello canto del aire

que se mece entre las hojas del ramón.

La alegría es sin igual.

 

El cenit me abraza

con el sublime cacareo en el gallinero,

el pájaro tordo de plumaje negro azulado

con su frenética danza en las ramas

y las torcazas con sus cantos.

Se despiden las encendidas flores del ciricote

que llueven sobre mi cabeza;

se incendia el camino donde nace el sol,

el resplandor me hechiza la vista.

 

De pronto, todo son retratos sombras

en mis pensamientos.

Pienso que estoy soñando

pero no, es tan real, todo se apagó.

 

Porque hoy,

son días diferentes los que nos pesan.

 

5 Danzantes frente al mar, de Rufino Tamayo

Danzantes frente al mar, de Rufino Tamayo

 

II

 

El agudo chillido del despertador

me levanta con sobresalto,

ni gallos, ni gallinas, ni vientos cantan,

ni el gato dormita debajo de la mesa,

ni mi fiel perro sueña que anda de cacería.

 

De pronto me parece que es un sueño

pero no, es todo tan real.

 

El rostro del cielo

se pierde en la bruma contaminante de la ciudad,

el asfalto apaga el resplandor de los caminos vírgenes,

desaparece la alegría

con el bochorno de las paredes de cal y piedra

que asfixian las calles.

 

Sin duda vivimos los días en que el verbo calla,

pues estamos sentados junto a la violencia

que lastiman al pueblo

y nosotros hacemos que no vemos,

las sanas convivencias se escurren

detrás de la niebla nocturna

de la modernidad.

 

Los días del hombre caminan tuertos,

y muchos, no lo saben.

 

6 Mural de Rufino Tamayo

Mural de Rufino Tamayo

 

 

TUUNICHO’ON

Ma’ tíip’ik k’iini’,

u ki’ óotsilil u k’aay

ajsik yóok’ol kaab,

úuch ma’ tin ki’ki’ ajal

yéetel jat’suts k’aay,

bejla’e’,

tak u p’uja’il sáastal p’o’ik in wich.

Jujump’íit u yajsik in máan k’iinal,

u juul u k’aay tin xikin

mix bik’in in k’at ka jawak.

 

Yuum k’iin,

éem kutal túun tin tséel,

tmúul u’uya’ le k’aayo’,

yéetel u juum tu jula’ jats kab.

Yaanal nukuch beeko’ob yano’on,

ka’a p’éel tuunicho’on,

poola’an k-ich yéetel u k’aay chan xk’ook’.

 

 

7 Fraternidad, de Rufino Tamayo

Fraternidad, de Rufino Tamayo

 

SOMOS PIEDRAS

 

Una frágil cortina separa aún el alba,

sus lucidos trinos

despiertan a un mundo somnoliento,

hace mucho tiempo que yo 

no sentía el embeleso de tal arpegio,

hoy, el rocío de su voz

refresca mi deslavado mi rostro.

El día se pinta religiosamente

con su hermosa melodía,

no quiero que se apague.

 

El sol llega poco a poco,

se sienta a mi lado,

juntos escuchamos aquel concierto

que resplandece la mañana

con sus notas multicolores.

Debajo del gran árbol de roble, 

soy piedra junto a otra piedra,

rostros tallados en medio

de los cantos del ruiseñor.

 

 

8 El flautista, de Rufino Tamayo

El flautista, de Rufino Tamayo

 

 

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *