EL HAIKOAN. UN JUEGO MUY SERIO DE JUAN MARES, POETA COLOMBIANO. PINTURAS SUMI-E DE MIGUEL ELÍAS

 

1 Juan Mares en el XVII Encuentro de Poetas Iberoamericanos (foto de Pablo de la Peña) Juan Mares en el XVII Encuentro de Poetas Iberoamericanos (foto de Pablo de la Peña)

Crear en Salamanca se complace en publicar un ensayo-poema escrito por Juan Mares (Guatapé, Antioquia, 1951. Seudónimo de Juan Carmelo Martínez Restrepo). Licenciado en Español y Literatura por la Universidad de Antioquia. Desde 1968 vive en Apartadó, donde fue profesor y director de la Casa de la Cultura. Actualmente es profesor de cátedra en la Universidad de Antioquía (Sede Urabá). Entre sus libros publicados están: Poteas y pirantes (1987); Voy a ver pantalla chica (1989); El árbol de la centuria (la ed. 1996, 2a ed. 2004, 3a ed. 2011). Es coautor de Entre la savia y la sangre, recopilación poética de Apartadó (1996), Kalugrafías del instante (2009), Ritmos del equilibrista (2011); Hojas de caladio (2013) y Policromías literarias (2013). Ha participado en diversos encuentros literarios, como la Feria Internacional del Libro (Bogotá), el III Festival de Poesía Salvador Díaz Mirón (México, 2013) o el XVII Encuentro de Poetas Iberoamericanos (Salamanca, 2014). Este texto apareció primero en el blog ‘Neonadaísmo2011’, de Víctor Bustamante.
1

 

 

 

EL HAIKOAN

¿Novedoso? No sé, pero si dentro de esta atrevida exploración logro el efecto de descubrir algo, que presumo sea interesante, al menos para mí, me declararé en trance poético. El asunto es el siguiente: los poetas nadaístas y entre ellos Gonzalo Arango, y sobre todo el autor de Sinfonía para máquinas de escribir: Darío Lemus. Estos buscaban eso del “Poema total”. En realidad nunca he sabido que entendían ellos con eso del poema total. Se me ocurre que un poema total es lo más parecido a uno que escribió Gonzalo A., con aquello de: “Una mano más otra mano no son dos manos, son manos unidas/ …”. O algo parecido, si es que estoy en mis cabales.

Miremos los que considero mis poemas totales:

Del universo vengo
En el universo estoy
Al universo voy

Y no se requiera ninguna otra explicación para atribuirle lo pretendido. Y luego lo acompañé de otro, del mismo corte y confección, que titulé como Retruécano y dice así:

La historia en el tiempo
Uno en el tiempo
Y el tiempo en la memoria.

En el primero tenemos al SER dentro del universo mientras que en el segundo es el universo dentro del SER. Y la opinión resultante de esta mirada ya es asunto para discernir entre los interesados querido lector.

2

 

 

En cuanto a este que sigue lo justifico de la siguiente manera:

 

Hoy estoy
Voy y soy
-( ).

Doy las conclusiones que me han dado varias personas al leer este texto, pues de manera ¿plana? Siempre optan por pensar que está inconcluso y terminan por llenar la zona del entre paréntesis. Así lo hizo un contertulio, un poco panteísta, con quien compartí el texto de la siguiente manera:

Hoy estoy
Voy y soy
-(Universo).

Otro más de aproximación al Zen, como dando respuestas tipo koan dijo:

Hoy estoy
Voy y soy
-(Vacio).

Otro por el mismo orden lo definió así:

Hoy estoy
Voy y soy
-(silencio)

Otro aplicó:

 

Hoy estoy
Voy y soy
-(pasado y futuro).

Otro más ingenuo o más listo me dijo:

Hoy estoy
Voy y soy
-(Espera).

3
Uno que me descrestó y que sentí como una aproximación a lo que se da en llamar iluminación zen, como un verdadero koan, al responder casi de manera espontánea fue, a pesar de su aparente “mamada de gallo”, para nuestra cultura occidentalizada, la de un muchacho del colegio, hace unos años atrás, cuando en el lugar vacío puso:

Hoy estoy
Voy y soy
-(“Vaca”).

Un lector asiduo a la biblioteca Pública Municipal F.G.L. respondió así:

Hoy estoy
Voy y soy
(Polvo cósmico)

La versión de un amigo poeta, de Medellín, contribuyo al ejercicio, miremos el efecto:

Hoy estoy
Voy y soy
(Sueño que existo)

Una contertulia de taller, me envió esta propuesta:

Hoy estoy
Voy y soy
(Poesía)

 
5
Siguiendo esta línea se puede realizar un taller con gomosos en el asunto y nos maravillaríamos de los resultados. Como se puede ver, ese silencio o vacío allí encerrado, se torna muy locuaz. Es poner a los signos en su papel comunicante desde la sorpresa, la imaginación y la experiencia de cada lector. Que el texto haga honor a Borges como un poema total donde quepa todo concepto.

Recuerdo, además, que este experimento ya lo había realizado en un poema que salió en Poteas, titulado: Silencio mohoso y que concluye de igual forma, solo que allí cualquier lector avezado, capta ahí mismo que la palabra que está entre paréntesis, no escrita, se refiere a Silencio. Veámoslo:

 

Silencio arrugado
Del viejo acordeón roto
Ya sin teclas
De juguete
Cuando fue el abuelo un niño.
Silencio gastado de dos viejos solitarios
Un día domingo
Sin crispetas
Y sin cinco.
Otra vez silencio
(algo renovado)
Y siempre el mismo
__( )…

 

6
No es para darme razón, es para jugar con el pensamiento, ya como niños grandes jugando al significado o esculcando hasta encontrar un roto en nuestra LANIAKEA:

 

Puede ser
O no debe ser
Falta ver.

Otra dimensión del haiku
Juguemos pensando con estos tres ejercicios, donde se combinan koan y haiku y que denomino “Haikoan”.

 

Este es un ejercicio en busca del poema total, que en tres versos encierre uno o muchos universos. ¿Cómo concluirías este poema, o lo dejarías así?

7

 

1

Hoy estoy
Voy y soy
( . )

 

 

 

Otra dimensión del haiku

 

2

Hoy estoy
Voy y soy
( . )

 

 

 

3

Hoy estoy
Voy y soy
( ).

8

 

Un comentario
  • avatar
    Teófilo Abreu
    enero 13, 2015

    Me ha encantado esta propuesta del poeta colombiano.

    Gracias a Crear en Salamanca por editar trabajos de calidad tan contrastada. Saludos desde Venezuela.

Deja un comentario