CINCO POEMAS DEL RUMANO ION DEACONESCU, TRADUCIDOS POR CARMEN BULZAN. FOTOGRAFÍAS DE JACQUELINE ALENCAR

 

 

1 El poeta Ion Deaconescu, en la Biblioteca Pública de Craiova

El poeta Ion Deaconescu, en la Biblioteca Pública de Craiova

 

Crear en Salamanca tiene el privilegio de publicar, por vez primera, cinco textos que la poeta, catedrática y traductora Carmen Bulzan, ha traducido del rumano Ion Deaconescu (Tirgu Logresti, Gorj, 1947). Entre sus poemarios publicados están: Appareil pour photographier l’âme (1981); La vase de brume (1985); L’éternité de l’instant (1986); La masque pourvoix (1987); La grammaire du hazard (1991); La preuve de la solitude (1993); La réthorique du mirroir (1995); Zéro Dynamique (1995); L’etoille de veille (1995); Le jardin du desert (1997); Le blessure de l’obscurité (1998); La fête de la perte (2001); L’échoinutile (2002); Nada (2007); Ailes de lumière (2009); Cognelicoterrant (2010); La damnation du poète (2011); y Lacrima viitoare, 2013. Deaconescu es poeta, traductor y professor de la Facultad de Filología de la Universidad de Craiova. También es coordinador del Festival Mundial de Poesía Mihai Eminescu.

 

2

 

 

 

 

ERES EL ECO MISMO DEL POEMA

 

 

Pareces como el eco del poema,

Como si fueras grito y asombro

A la vez.

 

Como si fueras

La complicidad entre el cazador

Y el venado.

 

O la vergüenza de alguien

ante en el espejo.

 

O unas gotas de rocío

Sobre el tobillos de las vírgenes

Petrificadas en su espera.

 

Pareces como el eco del poema

Escrito con mi propia sangre,

Con las tierras fertiles,

Con mi amor,

Con el odio que a veces me posee,

Con la desesperación,

Con todos los sueños de siempre.

 

Eres el eco mismo del poema.

 

 

3 Ion Deaconescu (de pie), durante la ceremonia inaugural del Festival Mundial de Poesía Mihai Eminescu (2017)

  Ion Deaconescu (de pie), durante la ceremonia inaugural del Festival Mundial de Poesía Mihai Eminescu (2017)

 

4

 

 

5 Dibujo de un ala de ave, de Durero

Dibujo de un ala de ave, de Durero

 

EL GRAN DESPERTAR

 

 

 

Para Alexandru Cercel

 

Qué fuerte y grande

Es el ala

Destinada a este vuelo

Que será el más largo,

 

Cuando las heridas

Se transformen en flores

Y la barca

Nos lleve hacia la noche

Rodeada por las paredes

De la soledad.

 

Qué fuerte es la última ala

Al despertar del grito

Que planea

Sobre la palabra no pronunciada todavía

Pero que ya está empapada de rocío.

 

6 A. P. Alencart e Ion Deaconescu, en la Biblioteca Pública de Craiova

A. P. Alencart e Ion Deaconescu, en la Biblioteca Pública de Craiova

 

 

7

 

 

8 El poeta y traductor Ion Deaconescu

El poeta y traductor Ion Deaconescu

 

COMO UNA ESTRELLA DE LA VIGILIA

 

 

Has llegado de tan lejos.

Permíteme invocar al viento

Que fructifica tu esperanza

O implorar al cielo que proteja

Tus ojos azules despertados por las flechas

De la madrugada.

Me dices que existe algo más,

Que hay que quedarse tan puro

Como una tierra creíble,

Sin mentira ni remordimiento,

Donde el gesto se petrifica

Por la confiada espera –

Otro arco iris esperado toda la vida

Sobre la frente del dios

escondido entre corazones desconocidos.

Temo que de todo esto

Quede tan solo una lágrima

Y tú, venida de tan lejos,

Como una estrella de la vigilia.

 

 

9 Los poetas Ion Deaconescu y Spiridon Popescu, en Târgu Jiu

Los poetas Ion Deaconescu y Spiridon Popescu, en Târgu Jiu

10

 

11 Compartment C, Car 293, Edward Hopper (1938)

Compartment C, Car 293, Edward Hopper (1938)

 

VIAJE

 

A la rubia del tren de la una menos cuarto

De Strasbourg a París,

No veré nunca más.

 

Ella leía “Der Spigel” y las líneas de la revista

Se habían convertido en un ferrocarril

Sobre el cual viajaban las cálidas miradas

Hacia mí,

Sin restricción alguna.

 

Me molestaba la arena

Del Tiempo

Que se perdía con cada parada,

Anunciada como un castigo

De conductor tan meticuloso.

 

La rubia del tren de la una menos cuarto

De Strasbourg a París,

No se ha bajado nunca,

En ninguna parada.

 

12 Ion Prioteasa, presidente de la Región de Dolj, e Ion Deaconescu

  Ion Prioteasa, presidente de la Región de Dolj, e Ion Deaconescu

13

 

14

 

 

 

LA CLEPSIDRA

 

Fluye la arena, fluye,

El hombre está entre la sed y el grito,

En el destierro que queda

Sin respuesta.

 

Se puede hablar de un nacimiento

En el silencio reencarnado,

El dolor clama la ayuda de hospitales de nieve,

Esperas una mano, una palabra, una bebida mortal,

Una noche  de fragrancia de los labios,

Una estación de vocales en la que crees

Como a un padre enamorado.

 

Fluye la arena, fluye,

Planta de aire entre cielo y tierra,

Ay, la pérdida, dulce tránsito,

Como un beso mentiroso en la boca

De la nada.  

15 Alencart brindando con Deaconescu

Alencart brindando con Deaconescu

 

 

16

 

 

17 Carmen Bulzan, en la Biblioteca Pública de Craiova

 Carmen Bulzan, en la Biblioteca Pública de Craiova

18

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *