AÑORADA LIBERTAD, POEMAS DEL PERUANO DANIEL GONZALES CÓNDOR

 

 

1 El teólogo y poeta peruano Daniel Gonzales Cóndor

El teólogo y poeta peruano Daniel Gonzales Cóndor

Crear en Salamanca se complace en difundir seis poemas del peruano Daniel Gonzales Cóndor (Morococha, Junín, 1975). En 1992, a los 17 años de edad, es acusado de terrorismo y sufre una condena de 10 años de prisión injusta. El año 2001, tras comprobar su inocencia recobra su tan anhelada libertad, y prosigue sus estudios de teología y psicología. Sus trabajos académicos los vuelca hacia el quehacer carcelario, como su tesis en la Universidad Bíblica Latinoamericana (Costa Rica), titulada “El evangelio que incluye a una mujer, un esclavo y un preso. Carta de un convicto a sus colaboradores (as)” (2014), que es una relectura a la carta del apóstol Pablo a Filemón, donde rescata la figura encarcelada del apóstol y el trabajo activo de sus anónimas colaboradoras.

 

 

 

2 Portada de Añorada libertad

  Portada de Añorada libertad

Gonzales Cóndor es psicólogo y pastor luterano. Actualmente es profesor de teología y trabaja en cárceles. Los seis textos han sido seleccionados del poemario “Añorada libertad. Poemas de un adolescente en prisión” (Hebel Ediciones, Santiago de Chile, 2017. Prólogo de José Vinces, de Paz y Esperanza).

 

3

 

 

NO SÉ LO QUE ESCRIBO

 

Y estoy aquí

interpretando el papel de un preso

no lo escogí yo

me lo dieron el día cuando nacieron

mis sufrimientos

de ello

hace mucho tiempo.

Y estoy aquí solo y triste,

con mil almas en mi alma.

Será por eso que el mundo no nos quiere,

pues escribimos de él en noches de lluvia

sin luz que guíe

las manos rasgadas y la pluma sin tinta

de su amnesia.

Me contento al saber

que no soy feliz así

y relleno con mis penas

los baches que la alegría dejó

tapar con la noche,

cuando camino hacia mi propia luz.

 

(Yo no sé lo que escribo,

si escribo así, es porque vivo).

 

4

 

 

 

LAS AGUJAS SALTAN

 

Tal vez esta noche

al dormir mis ojos

sobre el ciego laberinto

los moje de sueños libres

y mi reloj fosforescente

no ceda al tiempo

que en su latir

me guía a ninguna parte

pero me convence que (aun)

sigo vivo…

 

Son las doce y media. Las agujas saltan…

 

la una, las dos, las tres,

las cuatro… ¡Cuándo!

 

Cansados los gallos cantan.

Llegan las siete.

¡Desencierro! ¡Desencierro! Gritan

aquí en la Cárcel.

5 Cárcel, obra de Santiago Pérez

Cárcel, obra de Santiago Pérez

 

NUESTRAS PENAS

(A MIS COMPAÑEROS DE PRISIÓN)

 

Tantas locuras cometimos

tantos peligros pasamos

todo por un puñado de dinero

todo por un pedazo de cielo.

 

Saltando y asaltando

disparando y esquivando

las balas de la vida

en los hoyos del destino.

 

Pero, oh, cruel verdad

todos nacemos y morimos

y entre nacer y morir

se encuentran las escusas

de nuestros sufrimientos.

 

Preferible sería no sufrir ni reír

pues sufrimos y hacemos sufrir,

reímos porque sufrimos

reímos cuando no queda nada.

 

Hoy que en la cárcel estamos

queremos contentarnos

en el mosto de nuestras penas

buscando en ellas

la frustración de nuestras deudas.

 

Empero, tanto mal hicimos

y tanto mal nos hicieron

que será difícil

olvidar nuestras penas.

 

6

 

 

POR LOS CAMINOS DE MI CELDA

 

 

Por los caminos de mi celda

han descendido mis gotas.

Los brazos de la Nada me han abrazado

me han visto los ojos de la sombra.

He llenado con mi llanto su infinito espacio.

 

Y las rejas han goteado

y su frio por entre sus grietas

calor me ha dado.

 

Las santas cruces colgadas en la pared

la elocuente voz del silencio

han adornado este cementerio.

 

Han llorado los muertos

han insultado a Dios

han blasfemado contra el cielo que no ven

han escupido sobre las nubes

han llorado por ellas

han vomitado su tristeza

y la han vuelto a comer

y no se arrepienten de ello.

Han goteado las gotas de sol

y no han llenado nada.

Han goteado las gotas de ilusión

¡Qué desilusión!

 

 

7

 

 

 

ESTÁ LLOVIENDO LA ESPERANZA

 

Está lloviendo la esperanza

y los árboles del corazón

la reciben con brazos abiertos

y sus manos cálidas y toscas

la convierten en sangre viva.

 

En los suelos agrietados de sus ojos

plantadas han sido las rejas,

en sus pupilas alumbran muros derribados

Y están gritando:

                               ¡VIVOS ESTAMOS!

 

El alma del agua

se filtra en lo seco del alma

su carne se hace alma

su alma se hace agua

y el agua se hace Esperanza…

                              ¡ESTA LLOVIENDO LA ESPERANZA!

 

 

8 Tres presos, de Salvador de Conno

 

 

 

ENLACES PARA DESCARGA LIBRE DEL POEMARIO

 

https://www.academia.edu/34782600/A%C3%B1orada_Libertad._Poemas_de_un_adolescente_en_prisi%C3%B3n_poes%C3%ADa_Daniel_Gonzales_C%C3%B3ndor_2017_

 

https://issuu.com/hebel.ediciones/docs/2017_-_a__orada_libertad_-_dgc

 

 

9 Penal de Huamancaca Chico (Huancayo), donde estuvo preso el autor

Penal de Huamancaca Chico (Huancayo), donde estuvo preso el autor

 

 

 

Un comentario
  • avatar
    Daniel Gonzales
    octubre 10, 2017

    Gracias Crear en Salamanca y a Luis Cruz Villalobos quien editó y publicó mi colección de 40 poemas rescatándolos del olvido y a José Vinces Rodríguez por ser mi pastor y abogado y quien tramitó personalmente mi liberación el año 2001 tras comprobarse mi inocencia. Estos son mis poemas nacidos en prisión cuando era adolescente (hace muchos años atrás) hoy, pueden ser leídos incluso en países lejanos a mi tierra natal, son poemas que nacieron como respuesta al sufrimiento pero también como lucha contra la injusticia al saber que no estaba solo en esa prueba tan dura y que ahora me sirve para apoyar a otras personas en igual o,peor situación a la mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *