POETAS EN TORAL DE LOS GUZMANES. VERÓNICA AMAT, MÁXIMO CAYÓN DIÉGUEZ Y LEOPOLDO LÓPEZ SAMPRÓN

 

1 Verónica Amat y otros poetas del encuentroVerónica Amat y otros poetas del encuentro

 

Crear en Salamanca tiene el privilegio de publicar los poemas de Verónica Amat, Máximo Cayón y Leopoldo López Samprón. Dichos textos fueron leídos durante en XII Encuentro ‘Los poetas y Dios’, celebrado en Toral de los Guzmanes (León), el 20 y 21 de noviembre.

 

 

Reportaje fotográfico  de PABLO RODRÍGUEZ

 

 

 

POEMAS DE VERÓNICA AMAT

2  La poeta Verónica Amat La poeta Verónica Amat

Verónica Amat (Salamanca, 1944) es poeta, directiva de la Sociedad de Estudios Literarios y Humanísticos de Salamanca (SELIH) y colaboradora del Centro de Estudios Ibéricos y Americanos de Salamanca (CEIAS). Sus libros de poesía publicados son El poeta ante la cruz (1995), Azulay (2005), Este destino (2007, con prólogo de Andrés Quintanilla Buey) y Sombra que desea ser iluminada (2013, Verbum). Poemas suyos aparecen en las antologías ‘Salamanca, azul y oro’ (Caja Duero, 2001), Ut pictura poesis. Pintores y poetas desde la Salamanca universal (Verbum, 2002), El mundo al otro lado. Ochenta fotografías para ochenta poetas del mundo (Explorafoto, 2004), Os rumos do vento (Fundão, Portugal, 2005), Los poetas y Dios (Diputación de León, 2007), Habitación de olvidos (Edifsa, 2009), O Divino. Sílabas do Oeste (Sirgo, Castelo Branco, Portugal, 2011) y Sombra Branca (Fundão, 2013) También en revistas literarias como El cielo de Salamanca o Papeles del martes. Durante años formó parte de la sección literaria del Ateneo de Salamanca y de la Tertulia Literaria “Airén”. En 2012 coordinó el libro ‘Arca de los Afectos’ (Verbum, Madrid), y en 2015 el libro ‘Travesías del Alma. Doce escritoras con Teresa’ (Trilce, Salamanca).

3 Otro momento de su lecturaOtro momento de su lectura

 

CRISTO CON TERESA

¿Fuiste su cazador o fuiste caza
del ave confiada que a tu fuente
llegó y bebió transida el agua pura?
En tus manos comió pan de hogaza
y al vuelo renunció gozosamente
porque atada quedó a tu andadura,
razón a su divino desvarío.
La carne por sí sola no comprende,
no sabe esta locura compartida,
y tarda en aceptar el desafío
del vuelo de su alma que la asciende
para hacer del amor boda encendida.

 

 

4

 

 

 

LIBRES NOS QUIERE DIOS

Lírico despertar de un claro día
que iluminó a su vida Ávila entera
en su silencio caminó Teresa
inundada de cielo y armonía.

El grupo de sus monjas escuchaba
su palabra, aurora cristalina,
y como bendición la voz divina
cual onda de milagros florecía.

La palabra sublime del amado
infundió en su alma inmenso anhelo
de belleza y de paz, de amor y guía.

Y Ávila de azul resplandecía,
no llegaba la noche sin la luna,
uniendo su horizonte con el cielo.
5 Francisco Javier Sánchez y Verónica Amat, en la casa de la Calle Mayor

Francisco Javier Sánchez y Verónica Amat, en la casa de la Calle Mayor

 

 

 

INGRÁVIDA SU VIDA…

 

 

 

Ingrávida su vida, sentimiento
De cercana morada en el misterio,
Maravilloso su ensimismamiento.
¡Qué locura, qué suave entendimiento
Qué sagrada quietud llevó en el alma!
Lenguaje silencioso de las rosas
Que emergen la ternura del encuentro,
Cual gotas cristalinas de rocío,
Intangible, profunda como un río.
Su frágil corazón, fuerte de anhelo,
Enmudeció el tiempo por su encanto,
Sembrada está la tierra de su llanto
Siendo ya luz de estrellas en el cielo.

 

6 Isaura Díaz Figueiredo y Verónica AmatIsaura Díaz Figueiredo y Verónica Amat

 

 

 

A QUIÉN IREMOS, SEÑORA…

A quién iremos, Señora,
con el corazón en flor,
si viertes, única aurora,
limpio rocío de amor
sobre quien amor implora.

Tu Hijo tuvo al llamarme
palabra de vida eterna,
mas no pudo conformarme
sin vuestra brisa materna:
vida y dulzura al besarme.

 

 

POEMAS DE MÁXIMO CAYÓN

 

7 El poeta Máximo CayónEl poeta Máximo Cayón

 

Máximo Cayón Diéguez nació en León en 1954. Poeta, articulista, conferenciante, Gran Comendador de la Orden Literaria Francisco de Quevedo… Fue responsable de la Obra Cultural de Caja España y es, desde el año 2012, Cronista Oficial de la Ciudad de León, cargo que ocupó también su padre Máximo Cayón Waldaliso. Ha obtenido numerosos premios poéticos y ha publicado tres poemarios: Mi única heredad es la esperanza (2005), Raíces de invierno (2007) y Gradería de la gloria (2012). Máximo asiste a los encuentros de Toral de los Guzmanes “Los poetas y Dios”, casi desde el principio. Su voz y sus versos nos acompañan desde 2007. Es un poeta cristiano que no oculta su amor a Dios.

 

 

8 Cayón, Corral, Mata y FernándezCayón, Corral, Mata y Fernández

 

 

 

SONETO PARA UNA SANTA CASTELLANA

Umbral de los eternos resplandores,
su espíritu es incendio y agoniza.
La alabanza su boca verbaliza
y su pecho es un tálamo de amores.

Su desdén por el mundo y sus fulgores,
Teresa con su ejemplo patentiza.
Y orando en soledad, harto suaviza
sentidos y potencias interiores.

La obediencia en sus actos predomina.
La caridad sus pasos determina
y es la Regla candela en su camino.

Como en su corazón reina el Amado,
todo su empeño y todo su cuidado
está en servir a Dios el mejor vino.

 

9

 

 

POR ESTOS SECARRALES DE CASTILLA

“Paloma mía, mi perfecta”
El Cantar de los Cantares, 5,2
___________________________

I

Pesa el hábito, pesa la estameña,
pesan también la edad y los achaques.
Mas su empeño es más grande que su arrojo.
Y es que su pecho es cámara y alcoba
para obsequio y regalo del Amado,
un arca del Carmelo que dispone
sagrario y tabernáculo al Esposo,
un tálamo de níveas azucenas
que procura santuario y alcázar a su Dueño.

Asirse bien de Dios, que no se muda,
y alabar al Señor, y ser su esclava,
es todo su negocio y su cuidado.
Y a la par que camina, con Dios habla,
y, a la par, al Señor, suplica y reza
con el fervor que tiene por costumbre,
con la piedad que alienta su modestia.

De sobra sabe que no hay amor sin sacrificio.
Por experiencia propia, está bien cierta
de que la vanidad es embeleso
que descarría el ánimo inocente.
Y así como conoce bien de cerca
que el rigor de las duras disciplinas
no da provecho alguno
cuando la voluntad enfría el alma,
tampoco echa en olvido
que ayuno y abstinencia nada allanan
si no espantan jactancia y presunciones,
pues es la perfección ruda escalera
por donde sólo asciende quien abraza,
guarda y cumple, y hace suyos, los votos
de castidad, pobreza y obediencia.

Aunque su natural es afligido,
se diría, mirándola de cerca,
que de salud se encuentra harto tasada.
Aún así, como el Amado vierte
siempre aludes de carisma sobre ella,
nunca carece de ánimo y de fuerza
a la hora de emprender nuevos asuntos,
lo mismo que acontece tal que ahora,
cuando activa y afanosa, dispuesta
para obrar en servicio del Esposo,
toma a su cargo, y por su cuenta toma,
la cruz de los trabajos,
y, con ansia y afanes de novicia,
otra vez a fundar se compromete.

 

 

 

POEMAS DE LEOPOLDO LÓPEZ SAMPRÓN

 

 

10 El poeta Leopoldo López SamprónEl poeta Leopoldo López Samprón

Entre los evangélicos españoles que escriben poesía dedicada a Cristo, hay algunos que admiro porque su obra está marcada por la excelencia. Uno de ellos, en lugar destacado entre mis afectos, es Leopoldo López Samprón, natural de un pueblo del Bierzo, pero con larga residencia en León capital. A Leopoldo los versos le fluyen de una manera natural, porque resultan auténticos frutos de una necesidad espiritual, de un testimonio del alma que desea elevar su mejor oración a Dios. Forma y fondo, sentimiento y razón, emoción y pensamiento, música, armonía, mensaje… Todo resulta sangre amartillada, estremecimiento, casi extenuación porque se sale de lo reglamentario y vuelve a los orígenes, a esos profetas que exponían su fe pero también cuestionaban lacras e injusticias. ¿Por qué este lírico boxear? Porque la Poesía no debe ser sumisa ni estar embotellada: la Poesía es el Viento sopla sobre la brasa de la Resurrección. Y mi querido hermano Leo es un poeta-poeta que va de humilde por la vida. Y aunque la existencia le ha descuartizado muchas veces, él sigue escribiendo, en medio del remolino, esos certeros disparos de su clarividencia y de lo que calladamente circulaba por sus adentros (A. P. A.)

 

11 Samprón, Corral, Mata y FernándezSamprón, Corral, Mata y Fernández

HOMENAJE A SANTA TERESA DE JESUS

 
Sin señales, a pecho descubierto,
Llegaron a mis labios tus poemas
y como un niño pensante
que acude más allá de las fronteras;
les pregunté entre una niebla florecida
de tiempos amanecidos y de tardes:
¿ Y la santa…, qué tal sus letras?.

Por aquí todo sigue igual,
los mismos miedos sin esferas,
los mismos colmillos del hambre
el mismo ladrar del perro,
las mismas rejas…
La religión que mata hombres,
En el nombre que tu adorabas
y las uvas amarillas del invierno
tratando de borrar con su paisaje
la oración intima del verso
proclamada sin zapatos
para humillarte más al suelo
en tu exclamación al Padre.

¿A quién esperas?
-me preguntan los claveles
y alguna mañana gris
que pasa de costado-,
¿ Por qué se inciensan tus ojos
cuando asoman las auroras otoñales?.
¿ Por qué descorchas el lodo
que cubren tus pies cansados?
Y tu corazón de espinas,
¿por qué canta…?

Porque mis ojos,
-les contesté a los claveles-,
han llorado emocionados
el sabor de la esperanza.
Y las feroces heridas de la sangre,
de las manos y el costado de Jesús
clausuraron el origen de mis lágrimas.

“Nada te turbe
Nada te espante
Todo se pasa
Dios no se muda.
La paciencia
Todo lo alcanza;
A quien a Dios tiene
Nada le falta:
Sólo Dios basta”
………
Teresa… ¿cuándo regresas?
tengo noticias que darte.

12 Otro momento de su lectura Otro momento de su lectura

…Y TÚ INFINITO DIOS…

…Y Tú, infinito Dios, eres infinito
como caballo blanco,
sin horizonte en la mirada,
y sin línea de atardecer
en el espacio.

Eres eterno Dios, eres eterno
como el amanecer a gritos
del corazón doliente
sin estrategia y sin dobleces.

Omnipresente, Dios omnipresente
como las lágrimas de los niños
abandonadas a la intemperie
del rutinario reverso de la memoria.

Dios omnipotente, omnipotente Dios,
más que el coraje del miedo,
más que las grietas de la muerte
más, mucho más
que el mapa de los sueños.

Y tú omnisciente, Dios omnisciente,
tan omnisciente, que sin abrirte la puerta,
conoces cada sombra de mi corazón.

¿Quién puede definirte en una imagen
y envasijarte dentro de unos versos?
¿qué es para ti el lenguaje
si Tú mismo eres la Palabra?
ni el mismo infierno
pudo retenerte
¿quién es el hombre
para que de el tengas memoria
¿quién es para juzgarte?

Y eres Dios, tan y tan amoroso
que abandonaste sin pestañear
todos tus hontanares privilegios,
para amanecer conmigo
más allá del idioma de los tiempos
y del asfalto doliente del pecado.

 

13

 

 

EL ARCA DE LOS AFECTOS
(En crisis)

Otra vez llega el otoño,
como cada año, como siempre,
a partir del veintidós
de cada mes de septiembre…
Y el padre,
apoyando sobre la mesa
los codos, escucha
muy atentamente
las palabras juveniles
del hijo que tiene enfrente:
-Papá, se me estropeó,
y ya no le queda arreglo
al imprescindible ordenador.
¿Y Ahora que hago padre,
si ya empieza el colegio,
y según tengo entendido
-por tus palabras con mamá-
ni para libros tenemos,
ni para gomas ni lapiceros?
Nubarrones de lágrimas
cubre el padre con sus manos
para ocultarlas del hijo,
y entre gemido y sollozos
contestó con amargura:
Ya no tenemos trabajo.
Se acabaron las ayudas
miserables para el plato.
Tendremos que dar el piso
a los intereses del banco.
Recoger lo que nos queda,
y llamar como despojos
a la casa del abuelo.

Y se abrazaron los cuatro
en el zaguán de la puerta,
de esos hogares antiguos
hechos de barro y de piedra.
A la hora de la cena,
sonrió triste el abuelo:
Labraremos más los campos,
para hacer del trigo pan;
plantaremos más cebollas,
más ajos y más patatas,
más aceite, más gallinas
al gallinero y más cerdos a la cuadra.
Y si tenemos que escribir….
¡Ay nietecito, eso
lo haremos por carta!

Se despertó la mañana,
se despertó el padre y el niño,
y encontraron al abuelo,
con tersa frente de armiño,
excavando más trozos de tierra
y rezando un padre nuestro…..

14 Grupo de poetas, entre ellos Amat y SamprónGrupo de poetas, entre ellos Amat y Samprón

 

Un comentario
  • avatar
    leopoldo
    noviembre 27, 2015

    De verdad, no soy merecedor de tanto reconocimiento. El tener amigos como vosotros. Compartir momentos , que apenas me da tiempo a saborearlos. Escuchar y leer a esos «monstruos» de la poesía. (perdón a las bellísimas poetisas). El impacto de los poemas frescos de ocultos rimadores . El excelente tratamiento de la autoridades…… Tu comentario, sobre mi, Alfredo… yo (no es falsa humildad) me siento emocionado. GRACIAS A TODOS.

Deja un comentario