if ( ! is_allowed_cookie( '_ga' ) ) { window['ga-disable-UA-45287952-2'] = true; }

POEMAS DEL IRAQUÍ AHMED RAMADÁN TRADUCIDOS POR MAISSA BOUTICHE

 

 

El poeta Ahmed Ramadán

 

Crear en Salamanca tiene la satisfacción de publicar unos poemas de Ahmed Ramadán (Nínive, Mosul, 1992), traducidos por la argelina Maissa Boutiche. Ramadán ha publicados tres poemarios: La canción de invierno; La arcilla eterna y Thawna Bu-Nassah. También le han publicado, en Bulgaria, el poemario Monólogo perdido. Sus poemas han sido traducidos al inglés, francés, italiano, español y ruso, además de publicarse en revistas, periódicos electrónicos y libros de bolsillo dentro y fuera de su país.

 

Foto de José Amador Martín

 

 

 

LA PRIMERA HORA

 

Una hora fuera del tiempo … Una hora en el tiempo.

La música se aleja del vacío … El vacío se aleja del tiempo …

El tiempo se aleja de la muerte.

El humano es un signo que duerme en el hombro de las fuentes …

de silencio involuntario y ruinas …

El sonido errante en el paraíso del viento …

y bautizado por la espada de Dios …

Cuando cruza la roca del cuerpo …

El que levanta la mano que ve hacia la oscuridad

y coloca el verbo en la habitación solitaria …

Meciéndose como una brisa su oscura aurora,

 llevando a los castillos de su pesar la serenidad de la rama.

La música se aleja del vacío … El vacío del tiempo se aleja …

 El tiempo se aleja de la muerte …

Una palma con cinco cargas de la orilla

de la herida bajando la cabeza … del hablar voluntario …

y rocas…

El que pasa por las olas al río … y la víctima de las viejas visiones …

bajo las cascadas …

El que desciende como una media luna

ha cambiado su noche … y su manto oriental se arranca …

la eternidad del yo se levanta.

La música se aleja del vacío … el vacío se aleja del tiempo …

el tiempo se aleja de la vida.

La palabra superficial en las orillas de uno mismo …

de la presencia sensual en las lágrimas …

El yo nacido del espino cerval del Señor …

y el valor de la oración de sus ojos …

El lago de luz y el icono del amor que brota

de la boca de la montaña…

Que es como manantial del aura del sacrificio, desciende…

de los árboles que abrazan el lugar…

y una lluvia en el rostro de la fe en las hojas…

La música se aleja del vacío … el vacío se aleja del tiempo …

el tiempo se aleja de la vida.

Un tiempo que se abre a los ojos antes de la creación …

y los días como sombras somnolientas …

Un lugar que explota en el ojo después de la creación,

y la oscuridad es como una luz completa.

Se hace un vacío en el ojo antes que en la lengua …

 y el agua es como un espejismo como un aguacero.

La música del mandamiento de la vida,

la muerte y el tiempo y el vacío dan a luz al sol.

A través del negro amanecer canta …

la sombra que estalla de la verdad …

y una realidad deslumbrante de la imaginación …

un lugar y el alma respira existencia aquí …

 

Foto de José Amador Martín

 

 

LA TERCERA HORA

 

Un reloj fijo en el tiempo

Un reloj diferente al tiempo

La música se envuelve de vacío …

El vacío se aleja del tiempo.

El tiempo se aleja, de las ruinas.

El hombre lleva la eternidad a cuestas …

pierde las estrellas.

La noche en que desciende la verdad, sobre la fe.

Lo ausente es el instante del sentido …

repetido en la hermenéutica …

El coleccionista de animales … En el libro de la carne.

El efecto de la ausencia en las almas …

El lecho de la noche en un ojo.

Los diamantes brillan hasta el cielo …

líneas claras, como un hombre herido,

por un viento tormentoso.

La música crece del vacío … El vacío crece del tiempo…

El tiempo crece de la memoria.

El individuo enciende la luz en la tabla …

quien implora a Dios en las sombras …

y saca a relucir el silencio.

El amanecer es el nacimiento del lugar …

el motor de la nada con la visión … y el destructor

del fin, por la sinceridad.

Lo que hay después del deseo … decorador de la tierra,

con el pretexto de los ojos …

La música está en el espacio de los árboles …

y la luna brillante, en la tumba …

Lo productivo cercano como dos tierras …

con rasgos ausentes, como vino de un paraíso …

Y una gota en una jarra.

Se envuelve la música de vacío …

se envuelve el vacío de tiempo …

se envuelven las ruinas en el tiempo …

El verso que toma de la boca del extraño …

que mata la última moralidad …

El día en el monte de la ilusión.

El fuego sagrado en torno al tiempo …

durmiendo en el Ausentismo …

de Una mujer como un fruto con una rama de vida …

Pasó por las arrugas del rostro, esparciendo

el ocaso como casa.

Libertad creada con la locura …

y la oración semilla única, del alma.

El color que domina la palabra …

y la explosión que acompaña a su muerte.

El suelo de Al-Duha que se derramó en lágrimas …

y la salvación que surgió en sus orillas.

Música para la mano verde y mojada …

es la eterna promesa del amor. Profecía de flores apagadas

en el hombro derecho y carcajadas.

A la piedra de la sangre que brota de la espada.

Una existencia que entierra el aire.

La nada borra el interés por los periódicos.

Mientras se mueve el telón … del día abrasador …

como virtud final.

 

Foto de José Amador Martín

 

 

LA QUINTA HORA

 

Una hora muere como un río en el tiempo.

Una hora revive como aridez en el tiempo

La música se enrosca desde el vacío … Enrolla el vacío del tiempo…

enrolla El tiempo de ausencia.

El yo tomado a la fuerza como una bota como un pozo…

descendió en lluvia sobre el pecho, del pozo.

El que se ha puesto henna es sólo ramas rotas …

el que se educa por el juramento … reza la soledad …

Para absorber las sombras … Adornado de aire

y orgulloso del deseo …

Puerta del miedo se extiende con una canción satánica

hacia el árbol del infinito …

Quien escribe en las tablas perdidas …

y el agua de fuego negro

Cargado por las chispas de la sangre del crepúsculo …

y el siglo escarpado

Ser enterrado en la oscuridad que desciende de la luna

Y envía en memoria y el viejo libro del río de la sed

Rostros con ojos y labios perdidos

en el camino del castigo…La música se enrosca desde el vacío …

enrolla el vacío del tiempo. … enrolla el tiempo de la presencia.

El yo llevado al trono de las lágrimas

La flor del dolor posada en los sofás de la duda

Como un sol que corre del cuerpo al río de la sed

En los espejos celestiales de las manos

Y la herida del alba envuelta en traición …

Ser elevado por la luz … desnudo por la brisa …

y el deseo de ser aceptado

Lo deseado por el macho … y el agua blanca …

Doblado como dos trozos de tierra en un cuaderno …

Extendidas están las miradas en las cuencas …

Vivir la profecía de su muerte … sobre las ruinas eternas

y el destino olvidado de la gota del narrador.

Como el vacío que cubre rostros y sombras …

La música se enrolla desde el vacío …

Enrolla el vacío del tiempo. … enrolla el tiempo de ausencia.

La persona está mezclada en un pozo de aire …

y espinas de la hierba en su espalda …

El fuego fortificado es un hogar para el mundo.

Un árbol o lo que trajo el viento …

el expatriado en esclavitud liberado …

Y que se tiñe de color por el argumento del lenguaje …

un cuerpo que emerge del cuerpo del tiempo …

Una estructura sin sentido … la casa habitada por el mal.

El papel del Señor borrado en las colinas …

Y el pájaro muerto en el cuello el día del aliento en el ojo …

El inquieto en el lecho de la locura …

maldice la noche del día y maldice el día de la noche …

 envuelto por el hilo del negro amanecer…

El portador del terror en su cabeza …

y los reinos de un valle ausente de la agricultura …

La música se enrosca desde el vacío …

Enrolla el vacío del tiempo. … enrolla el tiempo de presencia.

La persona lleva la palabra en sus ojos …

Y el lecho de su permanencia

Corta la herida de los oprimidos … En el istmo del amor …

Levantó la copa de Dios a los labios de la alabanza …

El ermitaño en el sacrificio en las dos tierras …

Y la encarnación de la imaginación en los cielos …

la hora del estudio … La imagen se llenó de agua húmeda.

Cascada crepuscular adornada de frutas …

oscurecida por el hilo blanco del amanecer …

La mente aceptó la pregunta … la única de la reunión …

del tiempo perdido… El árbol que mata la nada …

y el salón sagrado por inspiración … la hora de la ruptura …

Fecha del tiempo de ausencia actual.

El hijo perdido del mundo …

 el olvidado en los jardines del dolor.

Como un hacha, levantada para la oración.

 

Foto de José Amador Martín

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario