ADIÓS SALMANTINO AL ESCRITOR BRASILEÑO JOÃO GILBERTO NOLL. TEXTO Y POEMA DE A. P. ALENCART. FOTOGRAFÍAS DE JACQUELINE ALENCAR

 

 

1 El escritor brasileño João Gilberto Noll

El escritor brasileño João Gilberto Noll

Crear en Salamanca tiene la satisfacción de publicar una serie de fotografías inéditas del paso por Salamanca del notable escritor João Gilberto Noll, recientemente fallecido en su ciudad natal. Noll había nacido en Porto Alegre,el año de 1946. Comenzó a publicar en 1980 y desde entonces llevaba editados quince libros, especialmente novelas. Entre otras distinciones recibió cinco veces el prestigioso Premio Jabuti y el premio máximo de ficción que otorga la Academia Brasileña de Letras. Algunas de sus historias, como la novela Hotel Atlántico, fueron llevadas al cine. Traducido y editado en otras lenguas, J.G. Noll era un desconocido para los lectores en castellano, hasta que, desde Argentina, Adriana Hidalgo editora comenzó a publicar sus novelas “Lord”, “Bandoleros”, “Harmada” y “A cielo abierto”, causando un gran impacto entre la crítica y los lectores. Su novela “Harmada” figura en la lista de los 100 libros esenciales de la literatura brasileña.

 

 

 

2 Alfredo Pérez Alencart y João Gilberto Noll

Alfredo Pérez Alencart y João Gilberto

ADIÓS SALMANTINO AL ESCRITOR BRASILEÑO

JOÃO GILBERTO NOLL

 

Ayer, hoy y mañana, el ser humano se abre al silencio y se desarraiga de sí mismo de forma indefectible: la muerte, babeante animal de compañía desde el nacimiento, le ofrece la última gota de asfixia y sabe cómo cerrarle los ojos para siempre. Otra cosa será para algunos que intuyen la existencia de esa madrugada amarilla donde, imantados a otro reino, tendrán la eternidad ajustada a sus medidas…

 

Estoy repensando sobre la muerte y sus misterios.

 

Y es que el pasado 29 de marzo recibí un correo, enviado por Vicente Justo Hermida desde la secretaría del Centro de Estudios Brasileños de la Universidad de Salamanca (Cebusal). En él me decía: “Buenos días, Prof. Alfredo.// Amanecemos con la triste noticia del fallecimiento del escritor brasileño João Gilberto Noll, que estuvo en Salamanca, en el CEB, allá, por el mes de septiembre del 2009, en un acto literario que se llamó ‘Diálogos culturales entre España y Brasil’, en que Vd participó”. Y me adjuntaba un enlace del importante periódico ‘Folha de S. Paulo’, del mismo día.

 

3 Alencart, Maura, Noll, Rivas y Sánchez

Alencart, Maura, Noll, Rivas y Sánchez

 

Habían pasado casi ocho años desde aquella tarde del 23 de septiembre de 2009, cuando en el Palacio de Maldonado conocí al magnífico escritor. Había venido a España invitado por la Fundación Cultural Hispano-Brasileña, dentro de su programa de Escritor-Visitante y para participar en jornadas sobre su obra, programadas en Madrid, Salamanca, Barcelona y Santiago de Compostela.

 

 

 

Allí leí un poema basado en su novela ‘Lord’ y en otros escritos suyos. Lo cierto es que semanas atrás me habían pedido un texto de análisis (no recuerdo si Antonio Maura o Ascención Rivas, ambos profesores universitarios), haciéndome llegar fotocopia de la novela mencionada.

 

Pero no pude o no supe hacerlo: sí pergeñé el poema titulado ‘Paso de Peatones’, inédito hasta ahora, que lo hago conocer como mínimo recuerdo a João Gilberto Noll (Porto Alegre, Brasil, 1946-2017):

 

4 Alencart leyendo el poema dedicado a Noll

Alencart leyendo el poema dedicado a Noll

 

 

PASO DE PEATONES

Para Joao Gilberto Noll

 

 

Vives ocultando tu amor

–sintiendo el terremoto de su consuelo–

para curarte los múltiples mordiscos

de aquellos que desnudan lo que no eres.

 

Con la herida aún cicatrizando, abres tus ojos

al sacrificio y cruzas la calle

por el paso de cebra

que conduce al callejón sin salida,

haga sol o llueva, caminando con desgana

hacia el improbable trabajo de la sobrevivencia,

más futuro que presente,

como la fraternidad a la muchos llaman locura.

 

Tras las calles, cruzas el lago de Guaíba

y también el mar que te lleva hasta London

donde la multitud no crepita porque

todo está en peligro

y nadie da importancia a lo tuyo

al creer que estás soñando despierto.

 

Por eso nadie te saluda en fila india

ni se emocionan sus corazones enmohecidos,

pues los que viven con prisas

no aman ni a deshora.

 

Vuelves por la sombra de tus pasos

y pisas el suelo encharcado de la tarde, y de sol a sol,

aunque agotado, aprecias el milagro

de existir sin hierro de propiedad,

peatón de palabra desterrada sobre el asfalto

que embalsama los deseos,

peatón remontando con disimulo

la costra de soledad

que se acumula en las grandes urbes.

 

Otro día y vuelves tu mirada al redoble

de la lluvia en el cristal del bar

o del aeropuerto cualquiera donde podrá embarcarse

tu carne pero nunca tu alma.

 

Y luego un día más, en el mismo paso de peatones

de tu Porto Alegre, esperando la verde señal

para decir adiós con un pañuelo.

 

 

5 Noll escribiendo en el cuaderno de los Pérez-Alencar

Noll escribiendo en el cuaderno de los Pérez-Alencar

 

Ya tuvo la señal verde el peatón Noll, a quien dediqué el texto de puño y letra.

 

Cuando terminó el acto, João Gilberto se me acercó para expresarme su contento por haberme entrañado en el personaje de su novela. Y me comentó que la buena poesía siempre le había apasionado, empezando por la ‘Tierra baldía’, de T. S. Eliot, en traducción de nuestro común amigo Iván Junqueira, excelente poeta fallecido en 2014.

 

Si antes de la jornada en torno a su obra él se mostraba cauto y un tanto distante, después hablamos como si nos hubiéramos conocido desde la infancia. En mi archivo guardo una foto con él abrazándome por el hombro, algo poco habitual, pues Noll conservaba algo de su genética alemana. Y además quiso escribir en un cuaderno que mi esposa tiene para que los escritores dejen constancia de su paso por Salamanca. La dedicatoria dice: “Para Jaquelín y Alfredo, mi cariño brasileiro”.

6 Dedicatoria

Dedicatoria

 

Luego le dediqué mi antología “Oídme, mis hermanos”, en español y alemán. Bastan momentos para tener una empatía duradera. Entonces le firmé un ejemplar de mi antología “Oídme, mis hermanos”, publicada en español y alemán. Lo último que recuerdo de aquella tarde fue un fuerte abrazo y el compromiso mío de escribirle.

 

Ahora lo hago, bajo esta atmósfera de ausencia.

 

7 Noll, firmando

Noll, firmando

 

 

8 Vicente Justo Hermida, Esther Gambi, A. P. Alencart, Noll y Jacqueline Alencar (Foto de José da Costa)

Vicente Justo Hermida, Esther Gambi, A. P. Alencart, Noll y Jacqueline Alencar (Foto de José da Costa)

9 otra imagen de A. P. Alencart y J. G.Noll

Otra imagen de A. P. Alencart y J. G.Noll

10 Articulo de Alencart dedicado a Noll (El Norte de Castilla, 7-4-2017)

Articulo de Alencart dedicado a Noll (El Norte de Castilla, 7-4-2017)

 

 

Un comentario
  • avatar
    Rizolete Fernandes
    abril 17, 2017

    A poesia e o carinho do poeta Alfredo Alencart recobre o mundo e lhe ameniza as tristezas.

    Rizolete Fernandes, brasileira, do Rio Grande, o do Norte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *