POEMAS DEL URUGUAYO RICARDO PALLARES. PINTURAS DE MIGUEL ELÍAS

 

1 El poeta Ricardo PallaresEl poeta Ricardo Pallares

 

 

Crear en Salamanca se complace en publicar cinco poemas del escritor uruguayo Ricardo Pallares (Montevideo, 1941), docente, poeta y miembro de Número de la Academia Nacional de Letras desde 2000, donde ha sido director del Departamento de Lengua y Literatura, y actualmente es miembro de la Comisión de Literatura. Sus libros de poesía publicados son: El lugar del vuelo (2002, segundo premio del MEC); Razón de olvido (2004); Ceniza del mar (2007); Amante geología (2010, finalista del Premio Bartolomé Hidalgo); Las cajas del instrumento (2013) y Antárticos (2014). En ensayo tiene los siguientes títulos: Felisberto Hernández y las lámparas que nadie encendió (1981); La función humanizadora de la palabra (1987); Tres mundos en la lírica uruguaya actual: J. Arbeleche, W., Benavídez, M. di Giorgio (1992); Narradores y poetas contemporáneos (2000); Literatura y futuro (2001); Muestra de la poesía uruguaya actual (En colaboración con Jorge Arbeleche, 2009) o Letras de proximidad. (Ensayos sobre poesía uruguaya contemporánea, 2011), entre otros. Sobre su obra poética han escrito Gerardo Ciancio, Jorge Arbeleche, Rafael Courtoise, Selva Casal, Álvaro Ojeda, Roberto Genta, Mariela Nigro o Leonardo Garet (La poesía de Ricardo Pallares: http://www.amsterdamsur.nl/09Garet.html)
2

 

UNA O VARIAS

sin ellas no hay hondero ni mano que
se esconda ni un afilado asesino
ni un ahogado atado por el cuello
no enterraríamos fundamentales
y a sus oficios de sostén ajenos
a los mundos colmenares de afuera
no hay tropezón que no valga su pena
cuentas de abalorio ni armazón de
huesos ni dolmen menhir agujero
cerro cueva ni lugar que amanezca
con resplandor en azorada esencia
después que anduvo un alma sin lema

filosofal es la tiniebla y sólida
es la punta traída desde Delfos
para el viaje de todos los regresos
la que es Tarpeya o esa que ya no siente
la que es de toque o la de la discordia
la puesta en los anillos o el veneno
la que nunca se puede remover
aquella de los cuarenta ladrones
la de los muros de grandes suspiros
que circulan luz desde la penumbra
la sacrificial de todas las mieles
en un sitial fortaleza o en las tapias
la indo americana de poca talla
la brillante y de oro que cagó el moro
la del campo reptando bajo el liquen
la que sola gira en el espacio azul

la que tenemos puesta en la cabeza

 

 
3

 

 

EL VIENTO SOPLÓ EN UNA ESQUINA

hubo años semanas días
páginas de erosión
amaneceres laminados
cardinales extravíos
y no supe cómo
al viento
en una esquina
con letra transparente y sal
a todo caudal

tuve mi nombre

 

 

4

 

 

LA SABIA PIEDRA

 

todo pasa por la forma y en su ser
que tiene rumor con alma de afuera
desde ya se sigue su adentro sólido
entre vivir en el borde y la piel

pasa en las arenas y el polvo pasa
pasa en arcilla guijarro arenisca
a cielo abierto despojado y suave
como pasa granulado y calcáreo
con el alma de afuera y ya se sigue
porque una geoda en su intermitencia
adentro vive y sola está en su afuera

todo pasa en ella
en sus ríos de almendra pasa
pasa en zumo sombrío
está adentro su afuera
está como en cuerpo interior
cuando late sin ruido en la cabeza

en ellas siempre pasa
continuo intermitente

está de afuera su adentro y estaremos
afuera sin nombre y solo en la espera

 

 
5

 

de ANTÁRTICOS

 

unicornio marino es el narval
no sabe qué es rimar
el narval no lo sabe
ni soñar con las praderas de sal
intruso unicornio explorador
que se vino hasta el sur por conocer

es ajeno que husmea
navega en un mar que a todo rodea
donde es ley que habrá de andar y remar
sin llegar a la meseta polar

se olvidó del cantar
silabea a destiempo
no sabe ni ve que algo
se lo tragará sin siquiera hablar

son cosas de ese mundo del narval
dicen que de a poco pero no empiezan
de a poco ni a cambiar
6
si el ser quiere estar ya
se sabe que tiene que bien comer
será una máquina de reponer

la letra mastica hasta con ventisca
si queda tiempo para razonar
no será posible mucho entender

si queda tiempo para razonar
si ya el ser quiere estar
se sabe que tendrá que bien comer

si un ser quiere estar y
ser sujeto ir y volver
ir poco más allá y volver a ser
siempre será máquina de comer

cuando el hielo muestre su corazón
desde los secretos del agua clara
nacerá otro ser que no el de comer?

 

 

7
no hay adverbio de lugar
donde se escuche al crecido silencio
no hay lugar de adverbio
se impone el silencio de marear

miramos con los ojos bien cerrados
leemos desde arriba hasta el final
desde abajo igual se vuelve a empezar

 

 

8
silencio antártico eterno espesor
lo sueñan nieves del día anterior
si voy sin el relevo
no habrá son ni cantor
no habrá pasos que dar
hasta la plenitud
de obelisco y de sal

será el relevo en un lugar de paz
la penúltima paz
que tendrá grandes lunares de mar

hay silencio y marejada espectral
algo se mueve adentro
no habrá son ni cantor
si no es cambio interior

sin él no alcanza para ir y volver

 

 

9

 

 

LITURGIA HACIA EL ROJO Y ENIGMA

A Selva Casal

 

                                                                              Atardecía en aquella campiña
junto a Toledo
en un mar naranja de reflejo y resplandor
todo de sol detenido
antes de entrar al trasmundo
vuelto horizonte
donde Marte amanecía
en luz naranja
tan naranja tan derramada
sola y toda
que dejó en rojizo suspenso inmóvil
al aire y a la piedra solitaria
Todo colgaba de un centro
maduro
de semilla
estallado frutal encendido

En el espeso resplandor
del almíbar de cobre
no era ni estaba
ni amurallada ni pétrea
sin pasos sin besos
ni tú ni yo
ni silencio ni memoria
de nosotros

Todo estaba vuelto denso pezón del mundo
zumo que se bebe al naranjal y al oro
No hubo diálogos cortesanos
no subieron voces
no bajaron por el tiempo

                                                                         tampoco nuestras huestes señas signos sueños
todo
era zumo de un cobre vivo
sin nada
cerrado
en un yunque donde
todo resaltó anaranjado
y en tiempo cálido sin suceso estalló atardecido
Caído el anillo de sombra
-estábamos juntos-
algo se movió
parecía un payaso serio
todo de blanco y mudo
Tú inmóvil
Y hubo un polvo fino de nieve.

10

 

Un comentario
  • avatar
    Ricardo Pallares
    agosto 14, 2015

    Más vale tarde que nunca: muy buenos el diseño y las ilustraciones de todo cuanto he visto en la revista. Agradezco en lo que me toca y envío fraterno saludo.
    Ricardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *