SÓLO ME RECONOZCO COMO SINFONÍA. POEMA-LIBRO DE LUIS CRUZ-VILLALOBOS Y APUNTES DE MIGUEL ELÍAS

 

 

 

 

1 El poeta Luis Cruz-Villalobos

  El poeta Luis Cruz-Villalobos

Crear en Salamanca se complace en difundir el poema-libro recientemente publicado por Luis Cruz-Villalobos (Santiago de Chile, 1976), poeta, psicólogo clínico y Ministro presbiteriano. Se ha dedicado a la labor literaria desde su adolescencia y tiene publicados una veintena de poemarios, tanto digitales (la mayoría) como en papel (‘Breve-mente’, Vid, Santiago, 2011 y ‘Dios Mendigo. Teografías’, Hebel, Santiago, 2012). También variados artículos y ensayos académicos sobre Psicología y Teología. Cuenta con un Magíster en Psicología Clínica de la Universidad de Chile y es candidato a PhD en la Vrije Universiteit Amsterdam. En 2015 publico ‘Como abrazo exacto’, una antología de su obra seleccionada y prologada en Salamanca  por A. P. Alencart. El libro ha sido publicado bajo el sello de Hebel Ediciones.

 

 

2

 

 

SÓLO ME RECONOZCO COMO SINFONÍA

 

 

Mi alma es como una orquesta oculta;

no sé qué instrumentos tañen o rechinan en mi interior,

cuerdas y arpas, timbales y tambores.

Sólo me reconozco como sinfonía.

Fernando Pessoa, El libro del desasosiego

 

 

 

ser esta fragilidad rutilante

que se asoma al asombro

 

cada día y cada noche

cada alborada y crepúsculo

 

ser este despertar callado

y esta ansia de vida nueva

 

comenzar cada espacio

cada tiempo como si nada

 

como si no fuese un milagro

como si sólo fuese banalidad

 

 

3

 

 

 

pero aquí comienzo a danzar

como los que han perdido luz

 

como los que no soportan

la cordura a toda hora del día

 

y se refugian en la noche

que tiene sus propias llagas

 

espacios abiertos y tiernos

que no sanan con el tiempo

 

pues el tiempo nada repara

el tiempo en sí sólo es nada

 

 

4

 

 

se requieren de procesos altos

robustos como árboles

 

como sombras de panteras

como líquenes invencibles

 

para así sanar y volver a correr

por los valles y las llanuras

 

para volver a escalar los abismos

y resucitar de la muerte fría

 

pero no todo es tortura abrupta

también hay sonidos tersos

 

 

5

 

 

también luces amables que besan

los ojos con la cadencia del amor

 

también hay incertidumbre dulce

amorosa espera de un siglo bueno

 

hay flores que crecen junto al camino

y otras al borde de las quebradas

 

hay oxígeno claro y desperdigado

por todos los sitios necesarios

 

es por eso que podemos salir

a caminar por la tarde tranquila

 

6

 

 

sin llevar el pesar o el apuro

de los días amargos de antaño

 

podemos besar a la amada

y mirarla a los ojos australes

 

sumergirse en ellos un minuto

que puede durar un para-siempre

 

pues así es esta vida pequeña

es una diminuta eternidad

 

envuelta en por un abrazo

que trasciende el tiempo duro

 

 

7

 

que se aparta de toda cavidad

que quiere reducir la vida

 

pues somos más que lo que aquí

nuestro compás logra circundar

 

y también podemos caminar

en la madrugada más fría

 

a aquellas horas gráciles del día

en que no cabe más que la luz

 

y mirar lúcidamente el silencio

de las nubes nuevas que llaman

 

 

8

 

 

ver el canto de las aves

que se esconden entre las hojas

 

ver la dicha y el amor y la paz

ver las lágrimas ocultas

 

ver las amapolas que brotan invisibles

en el corazón cansado

 

ver la ternura miserable de todos

como develación profunda

 

como misterio tremendo

que sobrecoge a cada paso

 

 

9

 

 

y desde ya hace tantos años

a este poeta breve que calla

 

pero que también sabe hablar

como los que cuentan historias

 

y se dice a los cuatro vientos

para no morir solo y abandonado

 

pues querer permanecer

de alguna forma es tan humano

 

de hecho es tal vez lo más propio

de este anhelante espectro

 

 

10

 

que somos y hemos sido

por los siglos de los siglos

 

aquí no irnos para siempre jamás

no perdernos en la ausencia toda

 

no dormirnos en el eterno sueño

de no ser más que nada

 

queremos dormir y despertar lúcidos

y hambrientos de más

 

queremos permanecer como el sol

como las estrellas que no caen

 

 

11

 

 

queremos ser vistos por el amor

por la alegría simple de ser

 

pues no nos basta ser una brizna

un grano de arena perdido

 

una gota en el mar incontable

que no tiene cobijo verdadero

 

somos esta sinfonía tan leve

sencilla y diáfana como un árbol

 

no podemos descubrirnos jamás

en un detalle solo de nuestro paso

 

 

13

 

 

pues somos esta multicolor verdad

que no tiene síntesis precisa

 

somos este canto a cien voces

que no puede seguirse a una

 

somos pan y azúcar que se besan

 somos caricia y golpe que danzan

 

somos esta mezcla extraña

de infiernos y cielos movedizos

 

somos la lucha misma del espanto

y la ternura que se encuentran

 

 

13

 

 

y cara a cara se desconocen

y se saben a la vez hermanos

 

y podría seguir aquí cantando

en medio de estos tiempos idos

 

para describir nuestra dúctil esencia

que no es posible de decantar

 

pero no lo haré hoy en este espacio

pues sólo quise decir mi nombre

 

y ocultarlo también para siempre

 junto al tuyo y al de cada quien.

 

 

14

 

ENLACES PARA DESCARGA LIBRE DEL POEMA

 

https://www.academia.edu/35200262/S%C3%B3lo_me_reconozco_como_sinfon%C3%ADa_poema_2007_

 

https://issuu.com/hebel.ediciones/docs/2017_20-_20s_c3_b3lo_20me_20reconoz

 

 

 

15

 

 

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *