SIETE POEMAS DEL COLOMBIANO GUSTAVO ADOLFO GARCÉS

 

 

 

1 El poeta Gustavo Adolfo Garcés

El poeta Gustavo Adolfo Garcés


Crear en Salamanca tiene la satisfacción de publicar siete poemas de Gustavo Adolfo Garcés (Medellín, 1957). Premio Nacional de Poesía Colcultura en 1992. Abogado de la Universidad de Antioquia y Magister en Ciencias Políticas de la Universidad Javeriana. Se ha desempeñado como profesor de Literatura y Ciencias Políticas en varias universidades y como asesor de la Procuraduría Delegada para la Prevención en Materia de Derechos Humanos y Asuntos Étnicos. Ha publicado los siguientes poemarios: Libro de poemas (1987), Breves días (1992), Pequeño reino (1998), Espacios en blanco (Universidad de Antioquia, 2000), Libreta de apuntes (Universidad Externado de Colombia, 2006), Hasta el fin de los números (Universidad Nacional de Colombia, 2012)
y Una palabra cada día (2015)

 

 

2

 

 

BELCHITE

 

El herrero

tiene buen

corazón

 

a ratos

maldice

 

son

muchos años

en la forja

 

disfruta

el bullicio

de la vida

 

una mujer

le sonríe

 

y entonces

los ojos

le brillan

de regocijo

 

pura

embriaguez

 

 

 

3

 

 

 

 

ODA

 

Julián

del Casal

camina

hasta

la peña

 

mira

la luz

de sus

muertos

 

bendice

la vida

 

escucha

la urdimbre

de rumores

 

no yerres

pájaro

dice

para sí

 

 

 

4 Raymond Carver

Raymond Carver

 

 

RAYMOND CARVER

 

La

enfermera

del asilo

visita

el aserrío

 

se toma

su tiempo

en hacer

nada

 

huele

puñados

de viruta

 

se va

sin despedirse

 

5 Foto de José Amador Martín

Foto de José Amador Martín

 

FOTO

 

Detrás

de ti

las escalas

de la iglesia

 

estás

descalza

 

hay

hierba

en la calle

empedrada

 

debe ser

tu madre

la mujer

con sombrilla

 

 

6 El sastre, del mexicano José Miguel Bayro

El sastre, del mexicano José Miguel Bayro

 

EL SASTRE

 

Va

hasta

el puente

de piedra

a recibir

la brisa

 

el oficio

y el

paseo

habitual

los heredó

de su padre

 

“ayuda

al alma

dejar

vagar

la mente

y te quita

todo

el polvo

de encima”

 

7 Piedad de la Guerra - War Pieta, de Max Grimburg

Piedad de la Guerra – War Pieta, de Max Grimburg

 

GUERRA

 

Cómo

nombrar

los muertos

 

tantos

nombres

 

tanto

duelo

 

lo que

se va

 

lo que

se pierde

 

un funeral

 

y otro

 

y otro

 

 

8 Pintura del colombiano Jairo Buesaquillo

Pintura del colombiano Jairo Buesaquillo

ALDEANO

 

 

El poeta

de estos

pagos

cría vacas

 

muchos

tienen voz

en sus

historias

 

mientras

despluma

una gallina

cuenta cómo

su pueblo

se fue

a pique

 

sonríe

al saber

que es

el personaje

de estos

versos

 

9 Wallace Stevens

Wallace Stevens

 

WALLACE STEVENS

 

Le gusta

husmear

 

dice

su biógrafo

 

glosa

matices

 

los ojos

siempre

en las

palabras

 

las que

zumban

y las que

retumban

 

camina

por

el sendero

de las moras

hasta

la charca

de los ciervos

 

acude

a lo que

murmura

 

en pantuflas

 

 

 

10

 

 

CINCO APUNTES SOBRE LA POESÍA DE GUSTAVO ADOLFO GARCÉS

 

“La poesía de Garcés trata de llegar a un límite a partir del cual las palabras no alcanzan y sólo queda la posibilidad de invitar a mirar detrás de ellas y a oír el silencio. En ello hay algo que acompaña a toda poesía digna de ser releída escrita desde comienzos del siglo XX y es una desconfianza visceral ante las palabras”. Rodrigo Zuleta. Crítico colombiano.

 

“Ni fácil moralismo, ni decoración, ni sentimentalismo. Visión pura, visión verbal, música del sentido. Estos breves versos apelan al canto interno, no a la música que conocemos, sino a una música que se descubre en el sentido mismo de las cosas que nombra. No se trata de una interiorización de aquello que llamamos “lirismo”. Es una búsqueda de una música detrás de la música: poema pulverizado. Por eso el gusto por los fragmentos, las partículas de la frase, los trozos léxicos, las astillas lingüísticas”. Jorge Cadavid, poeta y profesor colombiano en la Universidad Javeriana de Bogotá.
“Enseñanza mayor: alejamiento del palabreo conocido, entrada en el reino de la exactitud. […] Garcés continúa en la línea de oposición a la verborrea y se nos muestra devoto de lo minucioso. Y tiene otras cercanías: William Carlos Williams y los objetivistas estadounidenses, José Manuel Arango, Pacheco, Creeley, Ungaretti, la poesía japonesa y china…” Edgar O’Hara, crítico peruano y profesor en Washington University.

 

“Los temas van y vienen sin preocuparse de la unidad. Los une el aire de la risa, del humor, de la amistad. Los une el abrazo de una hermosa desnudez. Qué lejos está todo esto de la literatura, qué cerca de la poesía”. Luis Germán Sierra, poeta y crítico colombiano.

 

 “En la poesía de Gustavo Adolfo Garcés comprobamos que menos es más, que el mestizaje entre oriente y occidente (entre el hayku clásico y la poesía breve a la manera de Emily Dickinson o las cuartetas de Machado) permite el brote de versos pulidos, plenos de lumbre y sentido, a hombros de la poderosa realidad sin renunciar al inquebrantable candor de la mirada. Garcés no ofrece oriflamas sino voz última, raíz y no follaje: lo suyo crece y crece, y no por mera casualidad. Tras leerlo ya tenemos lo que no teníamos”. Alfredo Pérez Alencart, poeta peruano-salmantino y profesor de la Universidad de Salamanca

 

 

11

 

Un comentario
  • avatar
    Flavio Jiménez
    agosto 15, 2017

    Felitaciones.
    Como la palabra existe sobre los hechos y anula lo pasajero para ser esencia.
    Gracias Poeta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *