POR NAVIDAD. POETAS DE AQUENDE Y ALENDE EL CASTELLANO Y EL PORTUGUÉS

 

 

1 Salamanca (foto de José Amador Martín)

Salamanca (foto de José Amador Martín)

 

 

 

Crear en Salamanca tiene el privilegio de publicar estos poemas y textos inéditos escritos por autores de España, Portugal y América Latina. Es un auténtico privilegio y una Gracia para estos días y los venideros.

 

 

 

2 Foto de José Amador MartínFoto de José Amador Martín

 

3 Juan Antonio Massone en la Plaza Mayor de Salamanca (Foto de Jacqueline Alencar, 2008)

Juan Antonio Massone en la Plaza Mayor de Salamanca (Foto de Jacqueline Alencar, 2008)

 

 

JUAN ANTONIO MASSONE

(Chile)

 

 

POR NAVIDAD

 

El Adviento es una espera, mas también una disposición. Existen maneras diferentes de acoger la Navidad. A todas luces queda en evidencia que Adviento significa un acontecimiento del espíritu: todo un renacimiento; no de los regalos ni de las tarjetas de débito; sí del alma.

 

En medio del ruido y del activismo aturdidor, se hace patente la necesidad de cultivar el silencio activo de la plegaria, de poner en orden las prioridades relacionadas con la nutrición de la vida. Solemos emprender muchas actividades, pero olvidamos vivir con significado que sobrepase la anécdota extenuante.

 

¿Podrá Jesús nacer en nuestro corazón y en nuestra mente? ¿Seremos Navidad?

 

 

 

Maquetación 1

 

 

 

5 Alfredo Pérez Alencart (foto de José Amador Martín)

Alfredo Pérez Alencart (Foto de José Amador Martín)

 

 

ALFREDO PÉREZ ALENCART

(Perú-España)

 

 

EL ENVIADO

 

Somos todo

por lo que vino

el Enviado.

 

Mientras

unos duermen

al pie de las estatuas,

otros estamos

en vigilia,

 

atentos a las señales.

 

Su heredad es

otro tiempo meridiano

para volver

a la Esperanza.

 

Todo somos para Él

y todo puede ser

en esta Hora

 

esmaltada de Parábolas.

 

 

 

6 Pintura de Miguel Elías

Pintura de Miguel Elías

 

 

7 José María Muñoz Quirós (foto de José Amador Martín)

José María Muñoz Quirós (foto de José Amador Martín)

 

JOSÉ MARÍA MUÑOZ QUIRÓS

(España)

 

 

CUANDO LLEGA SU NACIMIENTO…

 

 

Va errante en la ciudad y no ha encontrado

posada. Nadie  responde, nadie abre

la puerta, nadie espera. Está cansada

durmiendo solitaria entre cartones

que resguardan del frío y de la helada.

Nadie sabe de qué lugar ha huido

de la guerra y la muerte. Está esperando

un hijo. Diciembre está cumplido. 

Detrás de la escondida luz un triste

desierto de silencio abre sus alas.

Dan las doce. La niebla está encendida

cuando llega su nacimiento y fluye

un niño entre la noche. Está manando

como el brillo aquietado de una estrella.

 

                 

              

8 Foto de José Amador Martín

Foto de José Amador Martín

 

David Escobar Galindo.

David Escobar Galindo.

 

 

 

DAVID ESCOBAR GALINDO

(El Salvador)

 

 

NAVIDAD GLOBAL

 

 

De pronto la galaxia es una aldea

que vuelve a recordar su primer sueño.

Es como si el paisaje fuera dueño

de la revelación que lo recrea.

 

Alrededor, la luz sólo desea

que el fuego del hogar, leño tras leño,

reproduzca el sagrado desempeño

de la estrella en la frente de Judea.

 

El peregrino entonces se pregunta:

“¿Dónde queda Belén?” Y el aire vivo

le señala un establo transparente.

 

En ese establo la Creación se junta

mientras el tiempo astral, bajo el olivo,

nace otra vez en clave de presente.

 

 

 

10 Felicitación del pintor cubano-español Luis Cabrera y su esposa

David Escobar Galindo.

 

11 Bruno Sáenz en Salamanca

Bruno Sáenz en Salamanca

 

 

BRUNO SÁENZ ANDRADE

(Ecuador)

 

 

POSTAL NAVIDEÑA CON MÚSICA

 

Un pastor afina la guitarra. Canta, a la puerta del establo. El instrumento no es judío ni palestino -español, sí, o italiano- ni lo fabrican diestros ebanistas y luthiers bíblicos o talmúdicos. El ritmo y la melodía vienen de unos Andes aún no conocidos, peor colonizados, de pueblos paganos, adoradores de los astros y de los cerros. Los padres, fatigados por el viaje, mal habituados al incómodo alojamiento, no han aceptado probar la agridulce bebida de los adoradores. Tal reticencia no impide a los visitantes sumar a su alegría, a la vista del recién nacido, la moderada golosina de un trago. El licor no está hecho de uva, de leche ni cebada, sino de maíz fermentado, un cereal ajeno a estas tierras. ¿Importan a alguno las aparentes incongruencias? ¿O todo se vuelve posible y el pesebre y  el pueblo de Belén se desplazan, ruedan por el mundo, con su Dios niño a cuestas? La hora presente divide en dos porciones el tiempo concedido a la creación. El porvenir ha llegado, desemboca en la eternidad. El patriarca José se ha animado a dar unos pasos de baile (No sé, niño hermoso, que he visto yo en ti, / que no sé qué tengo desde que te vi). No se ha puesto un poncho americano; tampoco usa calzón blanco hasta el tobillo. Lo cubre una túnica bastante usada. Toma, coquetamente, con la mano, la costura lateral de la vestimenta, la alza un poquito. Se quita el sombrero e, inclinándose, saluda con él desde el aire, sin rozar el polvo… La Virgen mira el cuadro, extrañada, también complacida. Conserva la visión, la estampa fugaz, como tantos otros prodigios, en su corazón.

 

 

12 Felicitación del Festival Internacional de Poesía de Granada (Nicaragua)

 Felicitación del Festival Internacional de Poesía de Granada (Nicaragua)

13 Máximo Cayón (foto de Jacqueline Alencar)

Máximo Cayón (foto de Jacqueline Alencar)

 

 

MÁXIMO CAYÓN DIÉGUEZ

(España)

 

HENCHIDO DE CONTENTO

 

“Mi corazón se regocija

por el Señor, mi Salvador”.

I Samuel, 2,1

 

Está el cielo oscuro. La luna, ausente.

En los riscos la escarcha cristaliza.

El cierzo sus aristas agudiza

y la nieve desciende mansamente.

 

La niebla adensa. Suena, persistente,

el silbido del viento. Fronteriza,

la noche los caminos enceniza

y una estrella rutila solamente.

 

Aún así, mi corazón, henchido

de contento, de gozo se atavía.

Y es que el Hijo de Dios, recién nacido,

 

a sus puertas llamara hace un momento.

Y él le diera, temblando de alegría,

primero, adoración, luego, aposento.

 

León, Navidad, 2018

14 Paloma de Navidad, de Emilio Sánchez (España)

Paloma de Navidad, de Emilio Sánchez (España)

 

15 António Salvado (foto de José Amador Martín)

António Salvado (foto de José Amador Martín)

 

 

ANTÓNIO SALVADO

(Portugal)

 

MANJEDOURA

De longe que a manhã fora prescrita:
as armas recolheram aos museus,
os campos revestiram-se de trigo,
o azul de novo coloriu o céu
do ar da boca e d’outros céus ainda,
aves voltaram feitas peregrinas,
na terra acasalaram mais os bichos,
no mar os peixes destruíram breus.
Noite do caramelo ameno dia
chegado ao lume do madeiro ardido:
véu rompido onde a paz vai reviver.
De boa e sã vontade se cobriu
o mundo: os homens todos já se uniram
e nem um Deus precisa de nascer.

 

 

16 Dibujo y mensaje del poeta Emilio Rodríguez (España)

Dibujo y mensaje del poeta Emilio Rodríguez (España)

 

 

17 Leopoldo López Samprón (foto de Jacqueline Alencar)

Leopoldo López Samprón (foto de Jacqueline Alencar)

 

 

LEOPOLDO LÓPEZ SAMPRÓN

(España)

 

 

NATIVIDAD

 

Estoy contento en mi alegre pecho

de tenerte en las horas más tristes

de la amargura, aquí conmigo.

Apenas se nada de lo que fuiste

antes de abandonar  el trono

y nacer niño en el pesebre,

con alma divina y piel de humano

bajar a buscar aquí en la  tierra,

donde nace  pobreza y llanto.

 

Ahora ya tenemos primaveras

que tú regalaste en el Calvario

y aunque el alma casi siempre llora

alguna alegría en el destierro,

sabemos que tu sacrificio por la vida

nos dio la llave para abrir el cielo.

 

Las cadenas que ahora cierran la inocencia

fundirán campanas para anunciarte

en otra navidad,  como rey eterno

cuando el tiempo te regrese.

 

 

18 Felicitación de Emerenciano, pintor y poeta Emerenciano portugués

Felicitación de Emerenciano, pintor y poeta Emerenciano portugués

 

19 Juan Ángel Torres Rechy (foto de Jacqueline Alencar)

Juan Ángel Torres Rechy (foto de Jacqueline Alencar)

 

 

JUAN ÁNGEL TORRES RECHY

(México)

 

 

La Navidad

no siempre suscitó

este encuentro blanco

con la noche, no había puesto

su fuego en la esquina del aire.

El mundo tenía otra forma

cuando yo desconocía el orden

de los números. No recuerdo su aspecto.

No sé si era como un jaguar o un sueño.

Creo que era como un dibujo.

Fue cuando llegué al mar y las gaviotas

volaban en círculos frenéticos y las olas azotaban

las rocas con sus manos. La luz de la luna se partió

por la mitad y apareció él por vez primera.

Ahora lo veo camino a mi ventana,

dejando atrás la hoguera en la nieve

del pueblo lejano. Yo apago la luz.

 

 

 

20 Orquídea enviada desde Colombia por Carlos-Enrique Ruiz

 Orquídea enviada desde Colombia por Carlos-Enrique Ruiz

 

21 Foto de José Amador Martín

Foto de José Amador Martín

 

22 José Jiménez Lozano

José Jiménez Lozano

 

JOSÉ JIMÉNEZ LOZANO

(España)

 

 

LA ASNILLA

 

Con tanto ruido de trajines

de mundo y palabrería interminable

acerca de las fiestas del solsticio de invierno

durante más de dos mil años,

habló, al fin, la asnilla del establo

de Belén, nieta de la del profeta

Balaám, y dijo incomodada:

Please, my lords!

¡Un poco de silencio!

 

 

 

23 Ilustración de Fulvio Capurso

Ilustración de Fulvio Capurso

 

24 Alencart, Salvado y Lopes Pires, en Toral de los Guzmanes (foto de Jacqueline Alencar)

Alencart, Salvado y Lopes Pires, en Toral de los Guzmanes (foto de Jacqueline Alencar)

 

CARLOS LOPES PIRES 

(Portugal)

 

 

ERA VERDAD

 

era verdade

e não se via

 

era como um segredo

 

uma mão

que se abria ou fechava

e onde tudo acontecia

 

às vezes

em certas noites

e diante do mar e seus vestígios

as crianças perguntavam

mas os adultos não sabiam

 

era um segredo

 

e de uns

para os outros seguia

e nunca se mostrava

 

não tinha nomes

nem nada dentro

 

era apenas e quando

 

 

25 Poema-felicitación de Antonio Gómez Yebra (Espala)

Poema-felicitación de Antonio Gómez Yebra (Espala)

 

 

26 Aníbal Lozano (foto de Jacqueline Alencar)

Aníbal Lozano (foto de Jacqueline Alencar)

 

 

ANÍBAL LOZANO JIMÉNEZ

(España)

 

 

EPIFANÍA

 

Epifanía. nombre femenino

1.

FORMAL

Manifestación de una cosa. “la fuerza y la vida no son sino epifanías de la realidad última; el cuerpo del hombre es la epifanía o mostración de su fisis propia”

2.

Festividad religiosa que se celebra el día 6 de enero, en que los cristianos conmemoran la adoración de Jesús por los Reyes Magos y su aparición y manifestación al mundo.

“la Epifanía también se llama Adoración de los Reyes Magos”

 

 

 

I

 

La copa abraza el eco de la abuela

y la estilográfica en el cristal

ha secado un poema adolescente.

 

Escribías epifanía sin detallar en qué juego

la infancia olvidó su desnudez;

en qué cuerpo distrajo los abrazos

y los afectos dormidos,

y las figuras en barro de un belén sin musgo.

 

 

Sólo papel de plata en la oculta alacena

divertía el espejo arrugado de lavanderas

y gansos y ocas flotando en desventuras.

 

Figuras en un paisaje (ellas y tú),

en la misma canción de la tierra,

donde se pierde en el desván.

Y allí desvanece.

 

27 Foto de José Amador Martín

Foto de José Amador Martín

 

 

II

 

Se hizo rostro de lo efímero aquella vez.

En la residencia, un niño sabio hacía de Chaplin anciano.

 

Antonio Pescador paseaba como Buster Keaton

desde la humildad coronada en un bastón,

eco de su padre que adquirió en Nueva York,

cuando Al Jhonson era cantor de jazz

y Groucho Marx hilaba en calcetines

la travesía del mar.

 

Epifanía en do menor:  diciembre.

Era el día más largo y ausente también su miedo

de recuerdos,

de labios en la nieve,

un día bajó al restaurante y pidió

Qué bello es vivir.

 

 

(Si supieras cuántas vidas ha afectado tu vida

y cómo serían las suyas si nunca hubieras existido).

 

28 Foto de José Amador Martín

Foto de José Amador Martín

 

 

III

 

Funde la noche en presencia lo recordado:

‘A ver si vas a romper la copa de la abuela’– oyes-,

cuando vienes ahora a desandar tú lo inmóvil,

(washapea esto si te atreves,

y enciende la tulipa que se fundió,)

cuando desbrozas en oscuridad lo imaginado.

 

 

En un campo de serrines una mujer con niño y alcuza va,

atraviesa un puente de madera y su reflejo en rio de plata

asoma naturalezas en otras figuras enmohecida.

 

 

El mismo pastor que sentado esperaba frente a tu mirada de niño,

en el papel de plata

ahora descubre planetas para tu reflejo de botarate.

 

29 Nacimiento, de Miguel Elías

Nacimiento, de Miguel Elías

 

 

IV

 

Abres aquella maleta y del desván crece la humedad de la saliva,

la epifanía de aquel invierno,

como un latido en conserva,

como una Verónica de Ramón Gaya,

como el pesebre en una caja de zapatos,

como el reflejo en el cristal de la copa de la abuela,

como las palabras errantes en una trastienda que se alquila.

como cuando hacías con harina la nieve de los tejados.

Y manchabas tus dedos de la nieve de la infancia.

 

 

Hoy ella en hielo funde tu memoria.

 

 

30 Poema y felicitación de María Sanz (España)

  Poema y felicitación de María Sanz (España)

31 Álvaro Alves de Faría (foto de Jacqueline Alencar)

Álvaro Alves de Faría (foto de Jacqueline Alencar)

 

ÁLVARO ALVES DE FARIA

(Brasil)

 

 

 

25 DE DICIEMBRE

 

 

Guardo en mí legiones de hombres curvados

pies heridos

manos cortadas

la oración olvidada en el fondo de la boca

 

guardo en mí lo que fue olvidado

el tiempo de esperar la mañana

para la cosecha de los campesinos

las manzanas los higos las uvas

los dedos arrancados

lo rojo de la sangre en el cuerpo

como el riesgo del corte de un cuchillo

 

guardo en mí lo que no existe

una estrella que brilla un milagro

que abre el cielo

e ilumina ángeles callados

que permanecen en el silencio del tiempo

 

guardo en mí lo que no guardo

lo que desapareció para siempre

un hombre

una mujer

un niño

una niña

un animal

una planta

la vida

esa vida

esa vida

esa vida

esa vida

que renace siempre en el espejo

donde la cara se hiere

la fiebre que se multiplica

en el dolor infinito

 

guardo en mí palabras de las montañas

las sandalias cubriendo los pies y las piedras

 

la cicatriz que me corta el rostro

como la costura de la piel

con gruesas agujas

 

la lana de las ovejas

el agua de un pozo en el fondo del patio

las varas de los días invisibles

 

guardo en mí todos los pecados del mundo

llagas de espanto

lo que se humilla y se exalta

lo que come de la propia hambre

y bebe de la propia sed

 

guardo en mí

multitudes de hombres mutilados

mujeres que tropiezan en las súplicas

 

estoy en medio de los escombros

como aquel que se perdió

y no puede caminar más

ni conoce la salida

de la puerta

de la ventana

de la casa

de los muros

de las llanuras

de los árboles

del pájaro que perdió el vuelo

con las alas quebradas

 

guardo en mí los gestos más ocultos

y espero el amanecer

de un tiempo nuevo

 

espero amanecer la noche

espero anochecer la mañana

espero atardecer el día

para salir de mí

y echar la semilla a la tierra

 

guardo en mí lo que me aguarda

la palabra que redescubre

el renacer siempre

 

guardo en mí lo que golpea

lo que desespera

lo ausente

el ser distante

lo que enmudece

y se calla en el dolor angustioso

de la última oración.

 

(Traducción de A. P. Alencart)

32 Felicitación del Pintor Miguel Elías

Felicitación del Pintor Miguel Elías

 

33 Foto de José Amador Martín

Foto de José Amador Martín

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario