POEMAS DEL PERUANO ENRIQUE VERÁSTEGUI (LIMA 1950-2018)

 

 

1 El poeta peruano Enrique Verastegui, fotografía de Edwin Cabello

El poeta peruano Enrique Verastegui, fotografía de Edwin Cabello

 

 

 

Crear en Salamanca desea despedirse de Enrique Verástegui, (Lima, 24 de abril de 1950 –27 de julio de 2018), uno de los poetas peruanos más destacados de su generación, además de contar con notoria influencia en los poetas jóvenes. Ha sido poeta, ensayista, narrador, dramaturgo, guionista, físico y matemático. Estudió economía en la Universidad Mayor de San Marcos. Fundó el Movimiento Hora Zero, junto a los poetas: Jorge Pimentel, Juan Ramirez Ruiz, Jorge Nájar, Enriqueta Belevan y Carmen Ollé. En 1976 obtuvo la beca Guggenheim de New York que le permitió viajar a Barcelona, Menorca y París, donde llevó cursos de sociología de la Literatura en la École des Hautes Études en Sciences Sociales. Entre sus obras tenemos En los Extramuros del Mundo (1971), Praxis, Asalto y Destrucción del Infierno (1980), El Motor del Deseo (1987), Ángelus Novus (1989-1990), Monte de Goce (1991), Terceto de Lima (1992), Taki Onqoy (1993), Albus (1995), El Modelo del Teorema (1997), Teoría de los Cambios (2009), Splendor (2013) o Bodegón (2017).

 

 

 

 

2

 

 

 

 

COMENTARIO DE RICARDO GONZÁLEZ VIGIL, EL DOMINICAL – SECCIÓN CULTURA DE EL COMERCIO, LIMA 31/08/2009

 

“El aporte de Verástegui a la poesía en lengua española merece mayor reconocimiento que el que está recibiendo, ausente en pretenciosas antologías editadas en España en esta década (figuraba, en cambio, en las antologías de los años 80 y 90, aparecidas en México y diversos países). Numerosos poemas excelentes de ‘En los extramuros del mundo’ (1971), ‘Angelus Novus’ (2 tomos, 1989-1990) y sus otros libros lo ungen como una de las voces capitales surgidas en los años 70, acaso el más dotado y complejo en niveles discursivos y recursos expresivos. Ninguneado, Verástegui nos interpela: ‘Florecí más que nadie / pero perfidia cayó sobre mí, / doblándome como una flor, / herrumbrándome, y fui silenciado. / Maitreya pasó desapercibido como una sombra por la vida, / ¿no dan ganas de llorar?’ (pág. 33). Pero el tiempo es el mejor crítico literario; hará justicia a su inmenso talento poético”.

 

 

 

3 Verástegui, foto de Gian Ávila

 Verástegui, foto de Gian Ávila

 

 

CORREO D ENRIQUE VERÁSTEGUI

A ALFREDO PÉREZ ALENCART

(27 de abril de 2018)

Querido Alfredo:

 

Gracias por escribirme. Te leo  siempre.

 

Quisiera  que e invitaras al Encuentro de Poetas Iberoamericanos de Salamanca.

 

Muchísimas gracias  y abrazos exultantes,

 

Enrique Verástegui

 

 

 

 

4 Vanessa Verástegui Ollé, Carmen Ollé, y Enrique Verástegui,

Vanessa Verástegui Ollé, Carmen Ollé, y Enrique Verástegui,

 

 

POESÍA PARA SEÑORITAS

a Vanessa, mi hija científica

Cuando leas poesía
aprende a distinguir lo Verdadero de lo Falso.
No todo lo que está bien escrito es Verdadero
y todo lo mal escrito es necesariamente Falso.
El Criterio de Verdad es lógica impecable.
Falsedad es absurdo más allá de cualquier palabra.
Así, si distingues Verdad de Falsedad
serás una Princesa consorte, comerás uvas frescas
y acertarás cuando leas poesía.

 

 

 

5 Enrique Verástegui

Enrique Verástegui

 

 

MAITREYA

Me he sentado a esperar la vejez.
No pienso ni hago nada hasta que llegue otra
generación
a desempolvar el brío, los libros dorados, las
matemáticas,
el cuerpo, el alma, el universo,
todo ese conocimiento sepultado por el rencor,
la gnosis que demuestra que lo infinito
está en lo finito
donde está, realmente, el universo.

Florecí más que nadie
pero perfidia cayó sobre mí,
doblándome como una flor,
herrumbrándome, y fui silenciado.
Maitreya pasó desapercibido como una sombra por la
vida,
¿no dan ganas de llorar?

 

 

 

6

 

 

 

 

SI TE QUEDAS EN MI PAÍS

 

 

En mi país la poesía ladra
suda orina tiene sucias las axilas.
La poesía frecuenta los burdeles

escribe cantos silba danza mientras se mira

ociosamente en la toilette

y ha conocido el sabor dulzón del amor

en los parquecitos de crepé

bajo la luna
de los mostradores.

Pero en mi país hay quienes hablan con su botella de vino
sobre la pared azulada.
Y la poesía rueda contigo de la mano

por estos mismos lugares que no son los lugares

para filmar una canción destrozada.
Y por la poesía en mi país

si no hablaste como esto

te obligan a salir

en mi país

no hay donde ir

pero tienes que ir saliendo

como el acné en el cascarón rosado.
Y esto te urge más que una palabra perfecta.
En mi país la poesía te habla

como un labio inquietante al oído

te aleja de tu cuna culeca

te filma tu paisaje de Herodes

y la brisa remece tus sueños

—la brisa helada de un ventilador.

Porque una lengua hablará por tu lengua.
Y otra mano guiará a tu mano
si te quedas en mi país.

 

 

 

7 Enrique Verástegui (Foto de Rolly Reyna)

Enrique Verástegui (Foto de Rolly Reyna)

 

 

 

 

TESTAMENTO PARA UNA SUITE DE HUESOS

 

 

SOLEDAD, ORGASMO son las llamas de mi angustia.

Plantear una dulce flor y después morirse.

Aportar perfección al idioma: he ahí tu obra.

Antes de cerrar el párpado legar placer,

belleza, música, las flores de la náusea

a los enamorados que danzan en los parques.

Mi Dios es la carne de la esposa deseada.

Todo orgasmo es santidad, mi eternidad fue amar.

Felicidad, locura son signos de setiembre

hasta que la juventud pasa como un sueño.

Sólo queda el alma elevándose sin mañana

ni violines en la noche donde el cuerpo sueña.

No exigir nada a las generaciones que llegan

pero implorar ahora a un corazón compasivo

ser enterrado en la misma tumba que la esposa

amada, para que nuestros huesos, hechos flores,

se abracen bajo el cielo hasta el fin de los siglos.

El tiempo de la niebla entenebrece el mundo.

Bajo la tierra estamos mejor, solitarios

pero incorruptos, abrazados, no contumaces.

Llamaradas de yerba brotan sobre mi clavícula.

 

 

 

8

 

 

 

 

Mi cráneo como dalias te sale del tórax.

Mi esternón, flores para ti, se acuesta en tu sacro.

Tarso, metatarso, calcáreo, peroné

brotan en la noche del maxilar, y florecen

carpo, metacarpo, cúbito, radio y trapecio,

vuela espléndido el apófisis pterigoides.

Este fémur enlazándose a tus costillares

parece un arpa de gladiolos, una guitarra

sin imperfecciones, la música del verano.

Nuestros huesos, llamaradas de seda, se adoran

sin dejar de florecer en el cielo sin nieblas.

Muera quien muera primero esperará a su amor

como a Dios bajo la tumba para soñar.

Espérame como en un bar para besar mis huesos.

Florecer significa no vivir sin amor.

No sin amor morir para encontrarse contigo.

No sin morir podremos amarnos para siempre.

No sin amar podremos morir tranquilamente.

¿Podremos no alegrarnos por morir para Dios?

¿No nos alegra amarnos hasta en la misma muerte?

Buscamos morir para no dejar de adorarnos.

Porque amarnos significó morir para el mundo.

Mis huesos en tus manos son llamas para tu ojo.

Para tu andar florecen mis huesos en tu mente.

Tumba donde sepultos encontramos a Dios.

Más allá de la muerte está situado el amar,

ángel con guitarra en las manos, estremeciéndose

por elevarse donde toda noche se angustia.

 

 

 

 

9 Años 70. El periodista César Lévano entrevistando a Enrique Verástegui y Jorge Pimentel

Años 70. El periodista César Lévano entrevistando a Enrique Verástegui y Jorge Pimentel

 

 

 

Amar es poseer la fuerza para vivir.

Ser amado significa imperar sobre el cielo.

Pero el ángel despliega sus alas para soñar

y el ser amado llamea hasta ser el amar.

Más allá de la vida y la muerte queda el alma.

Pureza, locura, aventura son dulces flores

destinadas a soñar una vida sin trabas

cuando el esqueleto, llama en la noche, florece

para la angustia donde gobiernan los arcángeles

que interpretan los huesos transformados en alma.

Nosotros somos flores rebeldes al destino.

Y morimos para amarnos sin límites,

para poder amarnos siempre nos echamos en el féretro.

No huyo de la muerte tanto como del mundo.

He probado la carne hasta que ésta se marchita.

¿Podremos alejarnos ahora de la noche?

Estar fuera del mundo es encontrarme contigo.

Dios se transfigura en carne, flor, y mausoleo.

Dios nos llama, Dios nos busca, Dios nos fortalece

para no estarnos sin belleza cuando bajo tierra

nuestros huesos aún se preocupen por el mundo.

 

 

 

10

 

 

 

Sin muerte no seremos felices como orgasmo.

No sin muerte Dios no recibirá nuestras flores

porque tú exiges serte fieles hasta la angustia.

No estar contigo en la tumba es morir de terror.

Alegrarse por encontrar a Dios en la tumba

no es dejar de combatir un mundo sin locura

porque los esposos hacen la tumba su amor.

El ángel de la guitarra ahora se ha despertado.

Se despierta el ballet, el trapecio, la película

donde aparecen los años dorados, la luz

de los fuegos de artificio, el cuadro con trazos

violeta, que brota como un símbolo, en la mano

donde el tarot, mantel verde, convoca el destino.

Como en la vida es la tumba alegre para el amor.

¿No nos alejamos del mundo para amarnos?

¿Nuestros huesos no son los emblemas del placer?

¿Amar no es renacer después de morir aquí?

El ángel de la guitarra violeta nos llama.

Mi fémur fornica tu sacro, ser los amantes

atreviéndose a ser la primavera soñada

exige ser una alta conciencia, la perfección

de soñar el arpa de los gladiolos silvestres

son nuestros huesos estrechándose para siempre.

¿No se alegran las flores cuando llego a tu lecho?

Tú serás sólo huesos enterrados de noche

para fornicar sin pausa hasta el fin de los siglos.

Fornicar un ilíaco guardado en un ataúd.

Fornicar un tórax perdido en un ataúd.

 

 

 

 

11

 

 

 

Fornicar un esqueleto caído en la noche.

Se alegran las flores cuando los huesos se abrazan.

Mujer, estás viva pero hace tiempo que he muerto.

Mujer, no mueres cuando alucino fornicándote.

Sólo aparezco en la noche de tu sala oscura.

Fémures cruzados, naipes de soledad, velas

que arden como la noche en tus manos solitarias.

Me aparezco para ti guiándote a mi orgasmo.

Placer de soñarte flor atractiva en el mar.

El orgasmo es la salvación en teología.

Habito esta muerte no diferente a la vida.

Como en la vida es la tumba alegre para el amor.

Yacen mis huesos solitarios bajo la tierra,

allí florecen, duermen, se despiertan de noche

cuando tú, envejecida, los cabellos blancuzcos,

y las mejillas adelgazadas, marchitada,

aún tienes fuerzas para luchar contra el mundo.

Solitarios bajo tierra aún sigo luchando

por elevar nuestra alma en un mundo sin belleza.

Todos los días, unas violetas en tus manos,

vienes a depositar tus labios en mi tumba

que me guarece, mundo sin ayer, de la noche.

El espíritu es el destino que nos alumbra

como la llamarada esperada cuando vienes

para conversar, y sentada sobre mi tumba,

una llamarada en tus ojos, dices amor

florece como la soledad en un concierto

sin imperfecciones, hasta que tus huesos se unan

a mis huesos para comprobar que eternidad

son estas flores que ahora brotan en nuestra tumba,

esposos para quienes la eternidad implica

el cielo donde se santifican quienes se aman.

Irreal todo lo que nos rodea, irreal el mundo

del que nos alejamos para siempre,

irreal lo rechazado, irreal la nada,

tan sólo es real el florecer de nuestros huesos.

 

 

 

 

12

 

 

 

 

 

El ser ahora se despierta bajo la tumba.

Ser no solitarios significa estar con Dios.

Ningún mundo seduce tanto como soñar

ni nada es ahora innecesario para amar.

El que ama es recibido por el violín de flores.

Vanidad ni halago, o premio se llevan al féretro.

No se llevan al féretro tesoros ni ganancias.

La tumba no recibe el improperio de nadie.

Atesorar riqueza impide serenidad

para dibujarse el cielo donde el alma sueña

sin el cuerpo que, sepulto, florece para ella.

Cuando la bondad llamea sucede el verano.

Elevarnos más allá de la muerte es soñar

una aventura no corroída por la noche.

Brotar en la vida como en tu cuerpo libera

la llama que impulsa el violín donde sueñan flores,

la alegría de no ser irreales, soñar

una música lúcida para la verdad

de ser el alma liberándose de la noche,

la tempestad que florece, el sueño real.

Brotar en el sueño como en tu cuerpo parece

ser el misterio de la primavera que arrasa

la podredumbre, las tinieblas, la estupidez.

Todo lo demás significa nada al amor.

La perfección impulsa mi espíritu a tu cuerpo.

Todo es pesadumbre: hay que modernizar el alma.

 

 

Lima, Bogotá, México, Montreal, Madrid,

Barcelona, Mahon, Paris, Londres, 1972-1985

 

 

13

 

 

 

 

 

 

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario