POEMAS DEL CANARIO PABLO ALEMÁN FALCÓN. FOTOS DE DAVID HERNÁNDEZ

 

 

 

1 El poeta Pablo Alemán Falcón

 El poeta Pablo Alemán Falcón

Crear en Salamanca se complace en publicar tres textos del poeta Pablo Sergio Alemán Falcón (Arucas, Canarias, 1980) es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y profesor de Lengua Castellana y Literatura en el IES Lomo de La Herradura. Perteneció a la Asociación de jóvenes escritores Aenigma; de Sensu Infraspiritu, en la que publicó, junto con los demás miembros, textos creativos a través de tres antologías, Aenigma (2002, 2003 y 2004). También participó en la revista digital de la misma Asociación, “Tinta sobre papel”, con varios artículos de divulgación literaria. En el año 2015, algunas de sus composiciones fueron publicadas en dos obras, Pluma, tinta y papel y Versos en el aire IV (Diversidad Literaria).

2

 

 

 

En 2016 se presenta su primer libro, Madera y metal (Editorial Idea) y se recogen y se traducen algunos sus textos al rumano a través de la antología de autores canarios El barco de papel (12 poetas de Canarias) de mano de los poetas Antonio Arroyo Silva y Daniel Dragomirescu. Actualmente es miembro y secretario de la Nueva Asociación Canaria para la Edición (NACE); además, colabora para el blog digital de reseñas literarias “El marcador de libros”. Los tres poemas seleccionados forman parte de su libro “Madera y metal” (2016)

 

 

3 Calle El Reloj, de Arucas

Calle El Reloj, de Arucas


LAS HORAS

 

Tanto para tan poco,

acotando los sentidos 

a un papel de escritorio 

en un momento de mis días.

 

Tantos tachones para que sean palabras 

y tantos versos para que sean lagos de memoria.

 

Así transcurren los hechos, 

entre un camino y una carretera…

 

…las horas del atardecer…

 

Sin embargo,

 siento aire entre los espacios del poema.

 

4

 

 

 

ISLA

 

A veces pienso 

que mi alma fuera 

como una isla, 

rodeada durante muchos años 

de un espejo de azogue inconmovible.

Dámaso Alonso

 

Yo viví aquella Isla 

en la misma antigüedad 

que ha recorrido, que ha pasado 

desde el lugar más recóndito 

hasta espacio más vivo 

en aquel tiempo de inocencia.

 

Sentida la Isla de mareas, 

en acantilados de infatigables viajeros 

y en un cielo confidente, horizontal y húmedo, 

todas hechas de madera universal.

 

Isla acostada en el límite de verdad y ensueño, 

dentro de la inmensidad joven,

como un fruto entre troncos 

que durmiera frente a la luz del horizonte.

 

Con héroes vestidos de verde

que luchan contra espadas de metal 

y palos endurecidos por los hombres

centenarios a través del sol y de la hierba.

 

Y todavía veo el reflejo, 

en esta otra Isla, 

como si hundiese su pecho en mis manos.

 

Seguir siendo y estando en aquella Isla, 

en medio de un –Océano– perdido 

desde una acuarela hecha presente,

 

donde, a pasos sonoros,

 la luz y la realidad se reinventan 

en esta armonía.

 

5

 

 

AL DESPERTAR

 

 

Hoy ha amanecido el calor de mi piel 

tras el oscuro sueño de mis versos;

 

una esperanza perdida, mis palabras 

revolotean entre los bosques de mis obsesiones, 

eternas como las antiguas ruedas.

 

No sé qué vaso es éste 

que me embota y no me responde 

quién y por qué me completa.

 

Parece mar 

y es algo inmenso y esquivo

que, como una tormenta, me sumerge.

 

Que hoy haya despertado

no quiere demostrar que esté acostado 

entre los cláxones de lengua y boca. 

 

Que hoy haya abierto mis brazos 

no quiere decir que sea feliz 

viendo isla, agua, cielo, sol… vivirlo todo.

 

Que hoy haya despertado,

–lo quiero susurrar ahora– 

no quiere decir que esté junto a mí… 

no quiere decir que no se encuentre 

junto a mí.

 

6

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *