if ( ! is_allowed_cookie( '_ga' ) ) { window['ga-disable-UA-45287952-2'] = true; }

Poemas del brasileño Paulo de Tarso Correia de Melo. XVI Encuentro de Poetas Iberoamericanos. Pinturas de Miguel Elías

 

Crear en Salamanca tiene el privilegio de publicar algunos textos rigurosamente inéditos del poeta Paulo de Tarso Correia de Melo, extraídos del volumen titulado Decíamos Ayer, antología del XVI Encuentro de Poetas Iberoamericanos realizada por Alfredo Pérez Alencart, poeta, profesor de la Usal y director del Encuentro.  Y también de su nuevo libro, Diário de Natal, recientemente traducidos por A. P. Alencart, y que se presentará el día 2 en el Centro de Estudios Brasileños de la Usal. Así escribe Paulo, como anticipo:

 

El poema viene de lejos y de cerca, llega

de mil épocas y lugares:

por cursos de agua y por mares griegos

el poema navega…

 

El poema está donde yo siempre estuve:

al alcance de la mano;

sobre todos los actos,

el poema vive.

 

 

 

 

 

 

 

Paulo de Tarso Correia de Melo (Natal, Río Grande do Norte, 1944). Poeta y pedagogo. Profesor de la Universidad Federal de Río Grande del Norte, Miembro de la Academia de Letras y Presidente del Consejo Estatal de Cultura de dicho Estado. Entre sus 16 libros de poesía destacan: Talhe Rupestre (1993), Moedas Antigas (2001), Rio dos Homens (2002), O Sobrado das Palavras (2005), Auto de Natal (2007), Sabor de Amar (2010), Livro de Linhages (2011) y Misto Códice/Códice Mestizo (2012).

 

 

 

 

 

 

 

CELEBRA LA CARNE, VIEJO PÍNDARO…

 

 

 

Celebra la carne, viejo Píndaro,

antes que venga

la estría, la pústula

u otro miserable portento.

El brazo que se yergue como el sol

es necesario adorarlo,

antes que la noche, ¡vergüenza!,

venga a derribarlo.

Canta a los mármoles pasajeros

que del cuerpo se elevan,

antes que las aguas del tiempo,

habitadas de peces y desengaños,

terminen por ahogarlos. Ayer,

Píndaro, ayer, cómo brillaban.

 

 

 

 

 

 

 

REPORTAJE DE PRIMERA PÁGINA

 

 

Nueve búsquedas de la poesía

 

 

¿Cómo no hacer versos sobre acontecimientos,

viejo consejo del poeta Drummond,

si nueve chicas desaparecieron en el Zodiaco?

 

¿Cómo creer que los sucesos personales no cuentan,

Si el titular del periódico de hoy es:

Nueve chicas se desvanecen aventurándose en el Zodiaco?

 

¿Cómo no dramatizar, invocar, indagar,

si Ángela y Angélica y Francisca,

la pobrecita, volaron hacia el Zodiaco?

 

¿Cómo no revelar mis sentimientos,

si Mónica, Selma y Adriana,

unidas por la fantasía, huyeron el mismo día?

 

¿Cómo no hacer poesía,

si Gislane, Keila y Clemilda

son hoy un misterio en el Zodiaco?

 

Tres de las chicas eran hermanas.

Cinco vivían en la misma calle.

Dos eran gemelas.

 

Desaparecieron desde la semana pasada

(El periódico ya informa

en pretérito imperfecto)

 

Cuatro llevaban pocas ropas.

Una vació el cajón.

Todas huyeron hacia el Zodiaco.

 

Sus edades variaban

entre doce y dieciocho años.

La líder del grupo tenía dieciséis.

 

Ya fueron buscadas por las playas cercanas.

Dejaron cartas con mensajes cifrados

con el código de una serie de televisión.

 

Eran de familias humildes.

Cambiaron el Conjunto Villa Verde,

la calle de las Margaritas y la Ciudad de la Esperanza

 

por el Zodiaco, informan los periodistas

Vanilson Juliao, en tono macabro,

y Pepe dos Santos, agitado como una rumba.

 

¿Cómo no cantar a mi ciudad,

dejarla en paz, como quiere Drummond,

si el hecho se repite como en los años veinte,

 

cuando dos chicas huyeron para Hollywood,

se equivocaron de dirección y las detuvieron en Macaíba?

Hay que reconocer que Zodiaco es más complicado:

 

Zodiaco es un dibujo animado japonés,

son doce casas, cada una con un rey, –

explica el jefe de policía.

 

El padre de las gemelas es chofer, desempleado.

El padre de las tres hermanas es prestamista.

El padre de Francisca, pobrecita, es separado.

 

¿Cómo no cantar a mi ciudad pobre y fantasiosa,

donde nueve chicas huyen de las Calle de las Margaritas

hacia un dibujo animado?

 

 

 

 

 

MODA Y ESTILO

 

 

Estudio en R

 

 

Cuando Teresa aparece por el restaurante Extraño Sabor,

vestida con su blusa color de rosa,

el grupo calla y observa el aura radiante

de aquel color.

 

Es color de tarde esplendorosa,

víspera de la hora cuando el sol se pone,

cantar de aria, maravillosa

melodía, aquel color.

 

Atrae risas y miradas,

tardías penas, pensamientos de amor;

expande por todo lado aromas florales,

Teresa rosa, de extraño olor.

 

La tierra es un prado de malquerencias

y bienquerencias, deshoja flores

de pretensiones y deseantes

suspiros, de tibios calores.

 

En estas noches, arduos misterios

de seducciones, fiera labor,

escasos trabajos, diestras mujeres,

rouges y rimel, tintura y color,

 

el corazón, vestido de rosa,

guarda escondido un ligero dolor:

lo rutinario y lo repetido –

sabor amargo, extraño sabor.

 

 

 

 

 

 

 

 

CLASIFICADOS

 

 

1 Apartamento

Recién construido,

jamás habitado.

Solo al ojo,

asunto cerrado.

 

 

2 Por motivo de viaje

Se vende aquel

carnet de baile

de plata y marfil

de la bisabuela.

Por motivo de viaje,

se venden pinturas de la época,

santos de devoción familiar

y otras imágenes

de coleccionista.

 

 

2 Bordados

Primorosas piezas

en liquidación:

Toallas bordadas,

paños de bandeja,

sábanas de cama,

pañitos para el pan.

 

 

4 Terreno con fuente

de agua dulce,

cercas vivas,

árboles frutícolas,

pajaritos

y otras mejoras.

 

 

5 Vendo o cambio

Casa de campo

en lugar tranquilo

y seguro.

Acepto coche,

aunque sea usado,

que permita viajar

muy lejos.

 

 

6 Negocio de ocasión

Se cambia

un espíritu

con buen comportamiento

por un cuerpo

en mejor estado

de conservación.

 

 

 

 

 

FRAY LUIS VUELVE A SALAMANCA

 

 

Ciudad de altas torres doradas

que anidan cigüeñas y tiempo,

paraje universal, locus amoenus

donde se sirve a Dios por la palabra.

 

No quiera yo la fama, y la historia

guarde solo el bosque reposado,

el almo huerto que está en la memoria

de la sangre ancestral y rechazada.

 

Dejarme despreciar honor y gloria

y otras formas engañosas de poder.

No quiero otra bandera de victoria

 

que un tranquilo buscar por el saber

y declarar, en la vida transitoria:

amor eterno. Decíamos ayer…

 

 

 

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario