POEMAS DEL BRASILEÑO JOSÉ EDUARDO DEGRAZIA Y DEL ABULENSE JULIO COLLADO

 

1 La incertidumbre del poeta, de Giorgio de Chirico (1913)

La incertidumbre del poeta, de Giorgio de Chirico (1913)

 

Crear en Salamanca se complace en publicar dos poemas: uno del poeta abulense Julio Collado, y otro del poeta brasileño José Eduardo Degrazia. Este último ha sido traducido al castellano, inglés, rumano e italiano, y publicado recientemente en Ithaca 491, el boletín que coordina el poeta Germain Droogenbroodt

 

2 José Eduardo Degrazia en el Teatro Liceo (2015, foto de Jacqueline Alencar)

 José Eduardo Degrazia en el Teatro Liceo (2015, foto de Jacqueline Alencar)

 José Eduardo Degrazia (Porto Alegre, Brasil, 1951). Degrazia tiene publicados una veintena de libros de poesía, cuento y novela. Entre los poemarios están Lavra permanente (1975); Cidade submersa (1979); A urna guarani (2004); Corpo do Brasil (2011); A flor fugaz (2011) o Um animal Espera/Un animale aspetta (2011). Como traductor ha publicado catorce libros, entre ellos siete de Pablo Neruda. Ha obtenido premios y reconocimientos en Brasil y en otros países. Su obra aparece en unas 30 antologías brasileñas e internacionales y ha sido traducido al español, italiano, francés, inglés, rumano y esloveno, entre otros idiomas.

 

Participó, como poeta invitado, en el XVIII Encuentro de Poetas Iberoamericanos, dedicado a León Felipe y Juan Ruiz Peña.

 

 

3 Pintura con maquina de escribir, sombrero y manzana, de Jesús Navarro

Pintura con maquina de escribir, sombrero y manzana, de Jesús Navarro

 

EU ESCREVO NA NOITE

Eu escrevo na noite

os versos que no dia

caíram no meu coração.

Poesia de gente

que caminha nas ruas,

poesia dos marinheiros

e das prostitutas;

poesia dos cães

nas praças ao meio-dia.

Na noite da vida

pesa sobre mim os seus tentáculos

de pedra, pão, e solidão.

E desde então escrevo

sobre as mãos dos operários;

E desde então escrevo

sobre os olhos dos enamorados;

e desde então escrevo

na noite a luz do sol

e a chuva,

e desde então escrevo.

 

4 Van Gogh, La Noche Estrellada

Van Gogh, La Noche Estrellada

 

 

ESCRIBO DE NOCHE

Escribo de noche

los versos que de día

cayeron en mi corazón.

Poesía de gente

que camina por las calles,

de los marineros y las prostitutas;

poesía de los perros

en las plazas al mediodía.

En la noche de la vida

pesan sobre mí sus tentáculos

de piedra, pan y soledad.

Y desde ahí escribo

sobre las manos de los obreros;

desde ahí escribo

sobre los ojos de los enamorados;

desde ahí escribo

en plena noche la luz del sol

y la lluvia,

desde ahí escribo.

Versión española del autor y Rafaél Carcelén

 

 

5 Espaciode poeta I, de Joan Bennàssar (1986)

 Espaciode poeta I, de Joan Bennàssar (1986)

 

Eu scriu noaptea

 
Eu scriu noaptea,
versuri ce ziua
în inimă-mi cad.
Poezii despre oameni
ce se preumblă pe străzi,
poezii cu marinari
și cu prostituate;
poezii despre câini
prin piețe, la amiază.
Noaptea vieții
m-apasă cu tentacule
de piatră, pâine, solitudine

Scriu de-atunci
despre mânile truditorilor;
și tot de atunci scriu
despre ochii îndrăgostiților
și scriu, pe noapte,

despre lumina solară și ploaie,
de-atunci tot scriu.

Traducción al rumano: Germain Droogenbroodt

y Gabriela Căluțiu Sonnenberg

 

 

6 José Eduardo Degrazia en el Teatro Liceo de Salamanca (Foto de José Amador Martín)José Eduardo Degrazia en el Teatro Liceo de Salamanca (Foto de José Amador Martín)

 

 

 

SCRIVO LA NOTTE

 

La sera scrivo
i versi che il giorno
fa cadere nel mio cuore.
Poesia di gente
che cammina per le strade,
poesia di marinai
e prostitute;
poesia dei cani
nelle piazze, a mezzogiorno.
Nella notte della vita,
i loro tentacoli
di pietra, pane e solitudine
pesano su di me.
Da allora scrivo
sulle mani di chi lavora;
da allora scrivo
degli occhi degli amanti;
la sera, nella luce,
nella pioggia.
Da allora scrivo.
Traducción al italiano: Stanley. H. Barkan

y Luca Benassi, con la colaboración del autor

 

 

 

7 Salamanca de noche. fotografía de José Amador Martín

Salamanca de noche. fotografía de José Amador Martín

 

I WRITE IN THE EVENING

 

the verses that at day

fell into my heart.

Poetry of people

who walk the streets,

poetry of the sailors

and of prostitutes;

poetry of the dogs

in the squares at noon.

In the night of life,

their tentacles

of stone, bread, and solitude

weigh on me.

And, since then, I write

on the hands of the workers;

and since then I write

about the eyes of lovers;

and, since then, I write

in the evening, in the sunlight,

and in the rain.

And, since, then I write.

 

 

Traducción al inglés: el autor

en colaboración con Stanley. H. Barkan

 

 

 

8 El poeta Julio Collado (foto de Jacqueline Alencar)

El poeta Julio Collado (foto de Jacqueline Alencar)

 

Julio Collado (Muñopepe, Ávila, 1949). Poeta, columnista del Diario de Ávila, conferenciante, coordinador de talleres literarios en institutos abulenses y en la sede de la Fundación Caja Ávila, así como guionista y presentador de Campañas de Animación a la Lectura en diferentes radios y televisiones de su ciudad. Como escritor tiene publicados cuatro libros de literatura infantil en la Editorial Edelvives, además de haber participado, con cuentos, poemas y relatos, en varios libros colectivos (Rutas literarias por Ávila y provincia; Una métrica diferente; Chile en el corazón, Arca de los afectos o Palabras del Inocente, por citar algunos).

 

Participó, como poeta invitado, em el XVII Encuentro de Poetas Iberoamericanos, dedicado a Gastón Baquero

 

 

9 El hambre, de Antonio García Patiño

El hambre, de Antonio García Patiño

 

HAMBRE

 

 

                                   “Tanto hambre paso en París que voy al Louvre a comerme

                                   el pan y los faisanes de un bodegón holandés”.

                                                                                                          Gastón Baquero

 

¿El hambre del poeta que sueña

con palabras hermosas

será la misma hambre

del vagabundo que mira

sus botas ajadas por tantos caminos?

 

¿Será acaso la misma hambre

que acucia a la madre que busca

trabajo y encuentra

las bocas vacías de sus hijos que esperan

a la puerta de la casa embargada?

 

¿O será tal vez el mismo hambre

del que llega de lejanas tierras sin patria

y sin amigos, que rebusca migajas

en el contenedor de la esquina?

 

¿Será esa hambre del poeta maldito

como la que arrastra a la escuela el niño

huérfano de pan,

que vomita palabras del poema

penosamente aprendido?

¿Será la misma de la niña

que sobre el pupitre apoya su cabeza

y dormita mientras sueña la sandía

que comió un verano que ya no recuerda?

 

Que vuelva otra vez César

Vallejo y escriba el poema “Antihambre”

para que llueva café en la ciudad

y en el campo…

para que detenga la lluvia de piedras …

para que los desheredados del mundo

en el viento encuentren

alguna esperanza.

 

Ávila, 2017

 

10 Retrato de Gastón Baquero, de Miguel Elías

 Retrato de Gastón Baquero, de Miguel Elías

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *