POEMAS DE NIDIA MARINA GONZÁLEZ. XIX ENCUENTRO DE POETAS IBEROAMERICANOS

 

 

 

1-nidia-marina-gonzalez-por-miguel-elias

Nidia Marina González, por Miguel Elías

Crear en Salamanca tiene la satisfacción de publicar algunos de los poemas que en Salamanca leerá Nidia Marina González Vásquez (San Ramón, Alajuela, Costa Rica, 1964).  Licenciada en Artes Plásticas con énfasis en Pintura, Universidad de Costa Rica. Su poesía ha sido publicada en varias antologías, ensayos y revistas, entre ellas Voces tatuadas, crónica de la poesía costarricense 1970-2004 (Jorge Boccanera, Ediciones Perro Azul, 2004), Poesía del Encuentro (Antología del VII Encuentro Internacional de Escritores, Adriano Corrales, Mediaisla, Miami 2010), Mujeres poetas en el País de las Nubes (Emilio Fuego, compilador.  XVI Encuentro Internacional, Oaxaca, México 2008), Sostener la palabra (Adriano Corrales, compilador. Instituto Tecnológico de Costa Rica, Ed. Arboleda, 2007). Además ha publicado los libros: Cuando nace el Grito (1985), Brújula extendida (2013), Objetos perdidos (2015), Seres apócrifos (2015), y en proceso de impresión, Bitácora de escritorio y otros viajes (2016).

 

 

2-miguel-de-cervantes-boceto-de-miguel-elias

Miguel de Cervantes (boceto), de Miguel Elías

 

 

SIN TIEMPO

 

Entre vos y yo

un mar Atlántico  

417 años de tu primera respiración a la mía.

Entre vos y yo

muchos mapas,

y sin embargo (estoy segura)

Leonora tuvo un hijo capaz de saltar siglos.

Ella no lo supo aquel día 29 de setiembre en Alcalá de Henares.

Entre vos y yo,

Miguel de Cervantes, hijo de Leonora,

un Quijote de la Mancha

sabio en sus delirios,

que no para,

que ama y sueña.

Aquel “de la triste figura” tomó mi mano y me enseñó la tuya

vos, él, Leonora ni yo lo sospechamos nunca,

tampoco el mundo con sus molinetes. 

 

 

3-temor-de-miguel-elias

 

Temor, de Miguel Elías

EN DEFENSA PROPIA

 

Haberse quedado callada

levantar despacito el velo

llorar cuando nos toca el sol por vez primera

-es confuso dejar de escuchar el agua

y los latidos que nos tenían envueltos-

en defensa propia

chapear los caminos uno a uno

y aprenderse el abecedario.

Tatuarse los estereotipos

en el iris de los ojos

en defensa propia,

Levantarse aun aquellos días

cuando no sabemos dónde poner el cuerpo.

Resistir al desamor y la melancolía

para darse cuenta

lo inútil de gastar tanto desamparo

en defensa propia.

 

 

4-flores-de-miguel-elias

Flores, de Miguel Elías

 

SIN ENMIENDA

 

Los crisantemos son los últimos en darse por vencidos

sobre la lápida a sol y lluvia,

aún así, desaparecerán sin dejar marcas en el aire.

 

Hace días no corto espinas ni me sangro los dedos

por donde la piel sangra,

hace días que amanece una soldadura sólida sosteniendo

mi mirada donde nada realmente existe.

Los crisantemos están pálidos y resisten

después de que todas las flores desmayaran

huelo su perfume de casi nada

y al fin sangro un poco.

 

5-taza-de-miguel-elias

 Taza, de Miguel Elías

 

 

A MEDIAS

 

Un sol a medio ver,

media mañana para sentarse

a comer despacio una naranja entera.

Media mujer en su casa:

sobra una taza, una silla

un espacio en la cama.

Sobran los brazos

sin un abrazo de medianoche.

Falta el sol ocultándose entre las manos

de dos que se inclinan

para redimir el aire,

aún a sabiendas

de que jamás ha sido fragmentado.

 

6-costa-tropical-de-miguel-elias

 

 Costa tropical, de Miguel Elías

BITÁCORA

 

 

Porque suelto los nudos

porque los ato,

desmenuzo verdes y los cambio por caleidoscopios

sumo silencios en la cavidad de mis manos.

Porque no me reparto en paquetes separados

disparo mapas a mano alzada

regalo catalejos

igual que si volara en escoba a pleno día.

 

 

 

 

7-desnudo-de-miguel-elias

 Desnudo, de Miguel Elías

DIBUJO CIRCULAR

 

Amar implica necesariamente

abrir cosas que no se nombran.

 

Abrir las manos

las piernas

la memoria.

 

Abrir la boca

abrir candados viejos

las aldabas que se habían oxidado.

 

Quitar cerrojos

abrir el miedo para tratar de cegarlo.

 

Abrir algo parecido a la esperanza

abrir la blusa

abrir la piel.

 

Amar implica a veces

dejar todo cerrado

quedarse dormida en los parques

olvidar todo

cerrar cosas.

 

Y creer por un momento

que no se abrirá nada

nunca más.

 

 

 

8-pajaro-de-miguel-elias

Pájaro, de Miguel Elías

9-cartel-del-xix-encuentro-de-poetas-iberoamericanos

Cartel del XIX Encuentro de Poetas Iberoamericanos

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *