POEMAS DE LEOCÁDIA REGALO. XIX ENCUENTRO DE POETAS IBEROAMERICANOS

 

1-la-poeta-leocadia-regalo-por-miguel-elias

La poeta Leocádia Regalo, por Miguel Elías

 

Crear en Salamanca se complace en publicar algunos de los poemas que en Salamanca leerá Leocádia Regalo (S. Jorge – Açores, Portugal, 1950). Licenciada en Filología Románica por la Facultad de Letras de la Universidad de Coimbra, ejerció funciones  docentes y de formación de profesores  en la enseñanza secundaria y superior, estando ya jubilada. Escritora, ensayista y traductora, publicó obras de carácter científico y pedagógico, teniendo colaboraciones dispersas, especialmente crítica literaria, en revistas, periódicos y blogs. Como poeta,  publicó su primer libro, Pela Voz de Calipso, en 1998, seguido de Sob a Égide da Lua (Palimage Editores, 1999).  Passados os Rigores da Invernia aparece en 2003, en la Editorial Caminho. Años más tarde aparecen Tons do Sul, en 2011 y, en el ámbito de la literatura infanto-juvenil, Lia no país da poesia (2014), integrado en el Plan Nacional de Lectura, ambos con edición de Terra Ocre / Palimage. Está representada en varias antologías.

 

 

2-miguel-de-cervantes-boceto-de-migiguel-elias

Miguel de Cervantes (Boceto), de Miguel Elías

 

EXTRAÑA DIMENSIÓN

 

 

 

Mudar o mundo, meu amigo Sancho, não é loucura, não é utopia, é justiça.

Miguel de Cervantes

 

Permanecen intocables escapándose

por los huecos de las telas de la ley

protegidos por excusas inconfesables.

Oscuros, atraviesan atrios

imperceptibles en sus sueños fatuos

inmersos en un caos

meticulosamente organizado

latente en los periódicos.

Se exponen al mirar cuestionador

conscientes del escrutinio al que se someten.

Se percatan anticipadamente

de la dimensión del robo y

viven distraídos   anestesiados

en la confusión de los momentos de balcón.

dueños del mundo pretenden

flotar   levitar   fluctuar

leves como nenúfares

de consciencia pesada

en el lago de la impunidad.

 

 

3-cantar-de-los-cantares-de-miguel-elias

Cantar de los Cantares, de Miguel Elías

 

EN LA MUDEZ DE LAS PALABRAS

 

 

Ayer olvidé

decirte

que en tu mirada sentí

las caricias más dulces

del Cantar de los Cantares.

 

Mejor aún: no me olvidé,

oí tan solo

el latido de la venas,

y las palabras enmudecidas

quedaron retenidas

en este silencio del alma

hasta ser inscritas

en el sosiego

del poema.

 

 

 

NA MUDEZ DAS PALAVRAS: Ontem esqueci-me/ de dizer-te/ que senti no teu olhar/ as carícias mais doces/ do Cântico dos Cânticos.// Ou melhor: não me esqueci/ ouvi apenas/ o latejar das veias/ e as palavras emudecidas/ ficaram retidas/ neste silêncio de alma/ até serem inscritas/ na calma/ do poema.

 

 

 

4-musicos-de-miguel-elias

Músicos, de Miguel Elías

 

 

 

DE LA MÚSICA

 

Irrumpes desnuda y volátil

y te instalas en la intimidad

de este tiempo

que suspendes

en un lapso de eternidad.

 

Cristalización de armonías

trazado de disonancias

pulsación de íntima medida

cascada de melodías.

 

Como un secreto de los dioses

tu poder es infinito

mi encanto, mi música,

mi espacio de maniobra

en este mundo que evito

cotidiano y voraz.

Mi lazo, mi jardín

de delicias y asombros

donde vago soñando

sensible fuera de mí.

 

 

DA MÚSICA: Irrompes nua e volátil/ e instalas-te na intimidade/ deste tempo/ que suspendes/ num lapso de eternidade.// Cristalização de harmonias/ traçado de dissonâncias/ pulsação de íntima medida/ cascata de melodias.// Segredada pelos deuses/ teu poder é infinito/ meu fascínio, minha música,/ meu espaço de manobra/ neste mundo que evito/ quotidiano e voraz./ Meu enleio, meu jardín/ de delícias e assombros/ onde vagueio sonhando/ sensível fora de mim.

 

 

 

 

5-pajaro-de-miguel-elias

Pájaro, de Miguel Elías

 

EL MISTERIO DE LOS DÍAS

 

Todavía no sé

desvelar el misterio de los días.

Paso por caminos trillados

y en ellos presiento

la revelación.

A cada señal

le atribuyo un sentido.

En cada encrucijada

descubro la nubosa

justificación de las cosas.

 

Si me fuera posible

renovar el instante

en que me suspendo

del hilo de las palabras

silabadas en la limpidez primordial

convertiría

en puro magma

la espiral de silencio

que vuelve áureo

en el invisible cristal

de las cosas por nombrar.

 

 

 

O MISTÉRIO DOS DIAS: Não sei ainda/ desvendar o mistério dos dias./ Passo por caminhos batidos/ e neles pressinto/ a revelação./ A cada sinal/ atribuo um sentido./ Em cada encruzilhada/ descubro a nublosa/ justificação das coisas.// Se me fosse possível/ renovar o instante/ em que me suspendo/ do fio das palabras/ silabadas na limpidez primordial/ converteria/ em puro magma/ a espiral de silêncio/ que volteia fúlvida/ no invisível cristal/ das coisas por nomear.

 

 

 

6-casa-de-sao-juliao-de-miguel-elias

 Casa de Sao Juliao, de Miguel Elías

 

EL CORAZÓN DE LA CASA

 

                   Busco ahora el corazón de la casa

donde tejí de distintos colores

la trama de los días de la isla

en blanca ansiedad sumergida.

 

¿Dónde quedaron las preguntas curiosas

que animaban el ritual de las charlas

celebradas en torno a la mesa?

Sobre los sueños  sobre los miedos  sobre los saltos

intentados en los caminos vacilantes

que la vida empezaba a dibujar.

 

¿Dónde se cierne el prodigio de las mañanas

perfumadas con la risa de los niños

corriendo alegres por la casa,

jugando a las escondidas con la infancia?

 

¿Dónde se posaron las alas del silencio

de las noches agitadas por los reflejos de la luna

tutelando el libre pensamiento

que la ventana invita a divagar?

 

Me detengo en el umbral

de la puerta entreabierta.

Mis ojos se cubren de niebla.

Se desgranan una a una

las lágrimas

recogidas en el silencio del dolor,

exiliada en las esquinas de la casa

que ahora me habita lentamente.

 

 

 

7-flores-de-miguel-elias

Flores, de Miguel Elías

 

MONET PINTANDO NENÚFARES

 

 

En el primer día

plantaste el jardín.

Árboles, arbustos, flores.

las macetas de geranios,

de tulipanes, de narcisos,

las azaleas, las glicinas,

las lilas, las malvas,

los lirios silvestres

en varias hileras,

amapolas a la mezcla,

las rosas, las dalias,

las anémonas del Japón,

las begonias,

las orquídeas en colección.

 

Y dijiste:

–¡Ya tengo todos los colores!

 

Al segundo día

circundaste el lago de sauces y álamos llorones,

proyectaste el puente japonés,

posaste plantas acuáticas

fluctuando en el espejo de reflejos.

 

Y dijiste:

–¡Ya tengo luz y sombras!

 

En el tercer día

descansaste

los ojos en el lago.

 

Y empezaste a pintar nenúfares.

 

 

 

 

costa-portuguesa-de-miguel-elias

 

 

 

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *