POEMAS DE J. BEN-KOTEL (CHILE-ISRAEL), A. BAEV (BULGARIA), JUÇARA VALVERDE (BRASIL), ALEYDA QUEVEDO ROJAS (ECUADOR), D. DETONI DUJMIĆ (CROACIA) Y LEOPOLDO L. SAMPRÓN (ESPAÑA) . PINTURAS DE MIGUEL ELÍAS

 

 

1

 

Crear en Salamanca se complace en publicar poemas de seis poetas de Europa y América. Se agradece las traducciones que Zeljka Lovrencic y Violeta Boncheva han realizado especialmente para Crear en Salamanca. También resaltamos las pinturas de Miguel Elías, habitual colaborador de nuestra revista.

 

 

2 El poeta José Ben-Kotel (José Amador Martín)

 El poeta José Ben-Kotel (José Amador Martín)

 

JOSÉ BEN-KOTEL

(Osorno, Chile-Israel, 1951)

 

 

3

 

NO TE MOFES DE MÍ, CONDENADO FLAVIO

 

Tú, que aún eres joven, tan efebo,

no creas que por ello tienes derecho,

condenado, a mofarte de los que lo fuimos.

Viejo soy y no tengo cómo, infame, negarlo.

 

Pero te advierto:

No te descuides ni te rías de mí,

mozo altivo, porque uso bastón.

Por algo que tú no tienes, imberbe,

he llegado a esta edad, hijo de mala madre.

 

Te lo señalo:

Si sigues burlón conmigo,

y libertino con otros, puede que no llegues

a las canas mías como le pasó al hijo de Julia,

la de Gomorra, que a edad parecida a la tuya

fue pasado por espada por uno más fiero que yo,

por lo mismo que tú me haces.

 

Ahora descansa, a buen recaudo, en el Hades.

 

No te rías de mí te lo reitero, condenado Flavio,

que pronto, sin siquiera darte cuenta,

te hallarás en compañía del hijo de Julia.

 

Y tu pobre madre llorará, también, por largos años

tu muerte, al igual que las otras mujeres de Gomorra.         

 

No te mofes de mí, querido Flavio…

 

 

 

4

 

 

CATULO ENAMORADO

 

Amor,

qué le diste de beber

al insigne Catulo

que se nos muere de amor

y celos por yacer contigo

ya sea en tu playa, en el campo

o entre tus sábanas, bajo tu cuerpo,

bebiendo tus tetas, oliéndote,

gozando tu galope vivo.

 

Sucede

que cuanto más distante

está lo amado más arde el fuego,

más urgente se vuelve el deseo

de estar con ‘lo que uno ama’.

 

Oh maldito amor, bendito deseo.

 

Cuanto más lejos el objeto amado,

más se incendia uno en el lecho,

más profunda se nos hace la agonía.

 

Oh bendito amor, maldito deseo.

 

Se puso a beber amor,

nuestro Catulo,

y se nos muere de melancolía.

 

Lesbos está tan lejana…

 

Y el pobre ya no tiene fuerzas

para remar hacia la isla de la amada Safo.

 

 

 

5

 

 

LO QUE ME REFLEJA EL TORMES

 

 

¿Qué refleja el Tormes?

La imponente Catedral.

Qué nos refleja el río Tormes, insistes.

La Catedral de Salamanca;

juncos, árboles, gaviotas, amados, abrazos.

¿Qué nos espeja el Tormes?, repites.

No sé qué más; ¿tus ojos?

El puente Romano, un beso furtivo

a la vera del agua que pasa, y calma.

¿Qué reflejan las orillas de ese Tormes?

Un recuerdo lejano.

Un ciego, un lazarillo…

La orfandad.

¿Qué otra cosa espejea el río?

 

Ahora sí.

El recuerdo de…

una mujer de mediodía de junio.

Tomaba el sol, desnuda ante el cielo.

¿Y para qué desnuda?

Yo no sé.

Quizás… que el sol de aquella tarde

la pintase de morena, para qué más.

¿Y qué reflejaron tus ojos al verla así?

La soledad mía.

¿Soledad tuya en el espejo del Tormes?

Sí.

Oh no: la luminosidad de su piel blanca.

El ver de sorpresa a una maja sin nada

a orillas del calmo Tormes, sobre el pasto,

tendida, con sus ojos cerrados boca arriba

bajo la sombra de los hermosos sauces…

 

En ese maravilloso instante la soledad

que a mi lado iba, inmensa  se me hizo:

Yo vacilaba en aquel junio de Salamanca;

andaba, creo, en huida hacia adelante.

 

He ahí lo que refleja el Tormes:

El rostro mío que a solas anduvo a su vera.  

 

 

 

6 el poeta, narrador y cuentista Anton Baev

 El poeta, narrador y cuentista Anton Baev

 

ANTÓN  BÁEV

(Plovdiv, Bulgaria,1963)

 

TRADUCCIÓN DE VIOLETA BONCHEVA

 

 

7

EL DESLUMBRAMIENTO DE SANTA MARINA

(Letra para Ismail Kadare)

 

 

Alégrate, la vista de los ciegos

                                                Konstantin Preslavski

 

Me paseaba por Duras, Ismail.

Vi el mar como arrojaba agua                                                             

y las casas de todos los ricos,                                                               

tendidas como  costales de droga                                                         

a lo largo de la orilla…

 

En la cantina una albanesa me dijo                                                    

que cada mañana se paseaba detrás de ti                                           

por la acera en Tirana                                                                          

hasta la que tú te dirigías muy pensativo                                               

a tu café de la mañana en “Ayunas”.

 

(Te confieso – ella está enamorada                                                      

pero tú jamás lo notarás                                                                      

los escritores son tan previsibles:                                                        

siempre notan las cosas mayores                                                         

y no poseen sensibilidad para ver lo pequeño                                     

a su alrededor.)

 

No quiero, Ismail, contarte                                                                     

la historia de Santa Marina en Siria ,                                                  

porque enamorarse cada vez más                                                       

requiere esencialmente del amor.

 

Ah, es quitar la vista por modos diferentes:                                       

de Tibet – llensr el estόmago de piedras                                            

de Visantia – con dos agujas calientes                                                

de Roma – con una luz inesperada                                                     

el modo europeo – con una larga oscuridad.

      Pero en el libro de dos ciegos se describe                                           

y un modo montañoso                                                                          

que es  quema de ácido                                                                         

pero  existe, Ismail, otro modo –                                                       

quizá el más cruel                                                                                 

por leyenda de un libro en lo oscuro

(Pero ¿hay una leyenda diferente?)

 

Que regresemos a María de Antioha                                                   

a los confines de la ciudad                                                                    

aquí está el sitio de las muchachas más guapas

(Como la albanesa enamorada de tus novelas                                   

pero condenada por ti  mismo                                                             

a vivir sin vista.)

 

Marina tiene 16 años y el fiscal

(pero no importa porque Roma

aunque sea en contra de Duras,

no tiene edad. ¡Qué ironía es pensar

que no eres más que un mozo de cuerda

en el puerto colorido!)

 

y como romano, había elegido

la cárcel oscura

porque después la luz se pone

desastrosamente

pero, ¡oh, milagro! –

las heridas, hechas por  la fusta, desaparecen

en el  mismo instante de la apariciόn del sol

y la pérdida de la luz no coincide con el modo

descrito en los libros de tortura

y en los papeles del Emperador

 

después de todo eso

porque, cada enamoramiento es más

que un amor realizado…

 

¿No escuchas?

Marina limpia las orillas de Duras,

besa tus plantas sobre la arena…

 

Y me pregunto:

¿quién es el ciego

y cόmo

y quién le arrebatό la luz?

 

 

 

8

 

 

                               Ослепяването на Св. Марина

 

 

                                          ПИСМО ДО ИСМАИЛ КАДАРЕ

 

                                                                                      Радвай се, зрение на слепите….

                                                                                                                                        Константин

 

 

 

Преславски

 

Разхождах се из Дуръс, Исмаил.

Видях морето да се плиска

и къщите на всички богаташи – проснати

като чували с наркотик покрай брега…

 

А в кръчмата една албанка каза ми,

че всяка сутрин се разхожда

след теб по тротоара в Тирана,

докато ти умислен се запътваш

към сутрешното си кафе във „Юна”…

 

(Ще ти открия – тя е влюбена,

но няма да го разбереш, защото

писателите са далекогледи: виждат едрото,

а нямат сетива за дребното около себе си.)

 

Но искам, Исмаил, да ти разкажа

историята на Св. Марина в Сирия,

защото всяко влюбване е повече

от осъществената любов…

 

Ах, то е ослепяване по начини различни:

тибетският – притискане стомаха с камъни,

и византийският – с две игли нагорещени,

и римският – с внезапна светлина,

и европейският – с дълга тъмнина.

 

А в Кьорферманът пишеш и за местния

планински начин, който е изгаряне

с киселина, но има, Исмаил, и още

един – и може би е най-жесток –

чрез четене на книги в тъмното

(защото има ли различно четене?)…

 

Но да се върна при Марина в Антиохия –

в покрайнините на града: това е мястото

за истински красивите момичета

(като албанката в романите ти влюбена –

осъдил си я ти на ослепяване!)…

 

… Марина е 16-годишна, прокураторът пък

(ала това е без значение, защото Рим,

макар и срещу Дуръс, е без възраст:

каква ирония да се помислиш

за нещо повече от гол хамалин

в пристанището пъстро!) –

 

та като римлянин избрал естествено

тъмницата, защото после светлината

е гибелна, но – чудо! – раните от бича

изчезвали с появата на слънцето

и ослепяването не сработвало по начина,

описан в книги за мъчения

и в императорски едикти, бедният!

 

Историята е банална след това,

защото всяко влюбване е повече

от осъществената любов…

 

Не чуваш ли?

Марина мие бреговете в Дуръс,

целува твойте ходила по пясъка…

 

И аз се питам кой е слепият,

и как,

и от кого е ослепен…

 

 

9 Juçara Valverde, Edir Meireles y Marcia Barroca, en Río de Jaineiro

Juçara Valverde, Edir Meireles y Marcia Barroca, en Río de Jaineiro

 

 

JUÇARA VALVERDE

(Cruz Alta- Rio Grande do Sul, Brasil, 1948)

 

 

 

10

 

 

 

DIAGONAL – RASGANDO O CORAÇÃO

                                      Para Heitor Villa Lobos     

 

Passeio com intimidade pelas aventuras

musicais diagonais de Villa Lobos:

Bachianas, Trenzinho caipira, entre tantas.

 

Como Villa sou nascida de sete meses

e amo os índios, sou descendente.

Ah! Poder ouvir o canto de paz do Uirapuru.

 

Refletir: há vida sem música ou poesia?

Necessito ir além das palavras sendo sentimento.

Massa ou povo, para quem escrever?

 

Ter além de batatas e livros

e sentir a importância da flor que desabrocha.

O que vale mais do que um Rio Doce?

 

O que possuir além da família?

Ter isto e tudo mais

por amores filiais.

 

É Páscoa, ressurreição.

Ser amor

viver o perdão.

 

E ao som da tarde compartilhar o pôr-do-sol.

 

24/3/2016.

 

10A

 

 

 

DIAGONAL – PUNTEANDO EL CORAZÓN

                                      Para Heitor Villa-Lobos

     

 

Íntimamente paseo por las aventuras

diagonales de Villa-Lobos

Bachianas, Trenzinho caipira, entre otras.

 

Como él también nací a los siete meses

y amo a los indios; de ellos desciendo.

¡Ah! Poder oír el pacífico canto del Uirapuru.

 

Reflexionar: ¿existe vida sin música o poesía?

Necesito hacerme sentimiento, yendo más allá de las palabras.

Masa o pueblo, ¿para quién escribir?

 

Tener más que patatas y libros

y sentir la importancia de la flor que florece.

¿Qué vale más que un Río Doce?

 

¿Qué poseer más allá de la familia?

Tener esto y todo lo demás

por amores filiales.

 

Es Pascua, resurrección.

Ser amor,

vivir el perdón.

y al sonido de la tarde, compartir la puesta del sol.

 

 

(Traducción de A. P. Alencart)

 

 

 

11 La poeta Aleyda Quevedo Rojas

 La poeta Aleyda Quevedo Rojas

 

ALEYDA QUEVEDO ROJAS

(Quito, Ecuador 1972)

 

 

TODO LO DICHO…

 

TODO LO DICHO

me sitia y derrota.

Lo que dije

desde mi boca,

llenando mi estómago

de aire y palabras,

que primero pensé,

producto de este verano,

con poca agua y sin ventilador.

Desmesuradas frases,

imagino las aspas girando en mi rostro.

Gritos y sílabas de calor que te hieren.

Sudor, solsticio y sed.

Todo es lo que dije,

soy yo,

la misma

insondable bestia

que habita mis adentros calientes.

 

 

12

 

 

 

HAI-KAI DE LOS PÁJAROS

 

Cuidaré tus pájaros

pero me niego

a hacer el amor en la jaula.

 

 

13 Dunja Detoni Dujmi_ (Foto de Andreas Kancelar)

Dunja Detoni Dujmi_ (Foto de Andreas Kancelar)

 

DUNJA DETONI DUJMIĆ

(Križevci, Croacia, 1949)

 

 

TRADUCCIONES DE ŽELJKA LOVRENČIĆ

 

 

AUTOFOTO (Selfi)

 

 

Me parece, que cuando viajo en avión,

conmigo va también mi muerte

ajustada en un cajón secreto del fuselaje.

Y pienso que si todo de repente se desparrama

precisamente en el momento en que voy a morder un sándwich 

o tomar un trago de coca cola,

sea posible hacerme una foto Selfi

y agarrar el cuadro justamente en el momento

cuando la muerte y yo con el sándwich en la mano

volemos juntas a los eternos campos de caza. 

 

 

SELFI

 

Čini mi se, dok letim zrakoplovom,

kako sa mnom putuje i moja smrt

stisnuta negdje duboko u tajnom pretincu trupa

i razmišljam hoće li se sve odjednom rasuti

baš u trenutku kad zagrizem sendvič ili uzmem gutljaj cole

i je li moguće snimiti selfi

i uhvatiti onaj pravi kadar baš u trenutku

kad smrt i ja sa sendvičem u ruci

poletimo zajedno na put u neka vječna lovišta.

 

 

14

 

 

PAREN ESA PELÍCULA, BAJAMOS

 

Apenas tomamos el control remoto en la mano,

en la maratón de Boston corrió un tigre,

se mecieron los restos de ballena sobre el cielo asiático,

se riegan las bolsas de aire, el equipaje y los recuerdos

por las laderas de la ciudad destruida;

alguien tembloroso captó

el vientre de un supermercado en los colores del arco iris

como corre envuelto en bombas

y los gemelos de Nueva York empequeñecidos al tamaño

de un bonsai casero. 

A su lado los nombres de aquellos que cayeron

por el vidrio roto de la caja negra;

fotografió también los vitrales parisinos que tiemblan

en su caída hacia la hilera de árboles 

y como tremendo mensajero de la muerte entra

a los ojos de niños

en los que aún ayer plantamos un lago

y miramos como jugaban en ellos los delfines buenos.

¡Paren esa película, bajamos!

Tomamos el control remoto, bajamos el tono

de este, para nosotros demasiado ruidoso mundo,

poderoso sonido como el de los mástiles del barco de Colón,

y bajo el caliente aire sureño, con el viento a las espaldas, 

abrazados como tiene que ser

seguimos el Sol creciente, mensajes de eternidad.

 

 

15

 

ZAUSTAVITE TAJ FILM, SILAZIMO

 

Čim smo primili u ruku daljinski upravljač

u bostonski je maraton utrčao tigar,

zaljuljala se olupina ulješure nad azijskim nebom,

rasuli zračni jastuci, prtljaga i uspomene

po obroncima razorenoga grada;

netko je drhtavom kamerom uhvatio

trbuh marketa u duginim bojama

kako bježi opasan bombama,

i  njujorške blizance smanjene

na veličinu kućnog bonsaja

a do njih imena onih što su pali

 kroz napuklo staklo crne kutije;

i pariške je vitraje snimio kako drhte 

u slobodnomu padu prema drvoredu, 

i kako strašan poslanik smrti ulazi u dječje oči

u koje smo još jučer posadili jezero

i gledali kako se u njemu igraju dobri delfini.

Zaustavite taj film, silazimo!

Pa uzimamo daljinski upravljač, stišavamo zvuk

 ovog za nas preglasnoga svijeta,

zvuk moćan poput jarbola Kolumbove lađe,

i pratimo rast sunca, poruke iz vječnosti,

pod toplom južinom, s vjetrom u leđima,

zagrljeni kao što i trebamo biti.

 

 

16 El poeta Leopoldo L. Samprón

El poeta Leopoldo L. Samprón

 

 

LEOPOLDO L. SAMPRÓN

(San Julián-Vega de Valcarce, León, España, 1951)

 

 

17

 

 

TRANSPARENCIAS

(Enmanuel)

 

La boca del aire respiraba azufre

cuando los siglos vestidos de esparto

dieron al huerto bahías de sangre.

La traición cortó las flores del cielo

con agrio puñal pintado de negro,

y la luz más bella quedó sin paisaje…

Treinta monedas el precio de un beso

ponían a Dios a juicio del hambre,

con esas palabras de oscuro acento,

que rompen el alma abrazada al cuerpo

tejido con venas de espinoso alambre

que ataba banderas y lunas de fuego.

¡Que un sólo hombre muera por un pueblo!,

y aquél que le amaba que corra y le niegue,

que ese soy yo, que escondo tus remos

y cierro mi boca por miedo a la gente

que van al infierno por no conocerte,

y como Pilato, me lavo las manos.

Se derramaban todos los pulmones,

como golondrinas de fino vuelo,

que ansiosos le gritaban desde el suelo:

a ése mátalo, que no conviene

que la verdad se extienda por el pueblo

ni resucite muertos de la muerte.

Coronada su cabeza por mis hechos;

latigazos con voz de funerales

le iban marcando el doloroso paso,

y la leña cargada sobre el hombro,

cansado ascendía hacia el monte

para darse voluntario en holocausto.

Estas mis manos, fueron los cinceles

los que golpe a golpe le clavaron

la piel, los huesos, el alma y la sangre

para que fuese allí mismo inmolado

donde allí mismo debía ser clavado,

el que ahora le escribe versos de valiente.  …/…

 

Lo levantaron a El como la llave,

para cerrar los claustros del pasado,

lo miraban sin deseo, sólo una madre

vio su vida abierta por el sable

hundido por la paga del pecado

y el precio de tanto amor para salvarme.

El mar de sus labios se quedó descalzo

de iras, dudas, quejas y rencores,

y todo en su Cruz quedó consumado,

para entregarme mis nuevos zapatos,

y aunque su “brindis” fuera de vinagre,

hoy bebe mi vida de un nuevo vaso.

…  Si eres de Dios, que Dios te descuelgue,

y te daremos un nuevo caballo…

Naufragó la tierra, y lo descolgaron,

y aún más fuerte oscureció el paisaje,

y el pesado camino se hizo más largo…

¡Hasta cuando Señor, hasta cuando

dejaremos a solas nuestras redes,

apretando los dedos de las manos,

porque los mares se encuentran agitados

llenando las orillas de los peces

que tendrían que estar en nuestros barcos.!

Respiraba azufre la boca del aire

cuando en una roca fue sepultado,

y un agrio puñal de negro pintado

rompía el color azul de los mares,

poniendo fin a tan costoso viaje

a tantas dudas, verdades y llantos.

Con mis preguntas, te he estado buscando

y no te encontré dentro del paisaje

de ninguna tumba, ni de corales,

ni siquiera en la cruz de ti quedó rastro,

sólo el viento dibujo tu lenguaje.

Cambiaste la historia, y resucitado

como vencedor del mal y del diablo

abriste la puerta que no abría nadie,

y por ella entró tu Espíritu Santo,

que con su poder borró el epitafio

que mi alma tenía escrito en sus calles.

 

18

 

 

 

 

 

 

 

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *