POEMAS DE GERMÁN GUERRA. XIX ENCUENTRO DE POETAS IBEROAMERICANOS

 

 

1-el-poeta-german-guerra

El poeta Germán Guerra

Crear en Salamanca se complace en publicar algunos de los poemas que en Salamanca leerá Germán Guerra (Guantánamo, Cuba, 1966). Poeta, ensayista, fotógrafo, editor y diseñador gráfico. Estudió Informática y Bibliotecología en la Universidad M. V. Lomonosov de Moscú y en la Universidad de La Habana. Reside en Estados Unidos desde 1992. Editor de noticias y segundo jefe de redacción del periódico El Nuevo Herald, en Miami. Ha publicado Dos poemas (Colección Strumento, Miami, 1998), Metal (Dylemma, Miami, 1998), Libro de silencio (Ediciones EntreRíos, Los Ángeles–Miami, 2007) y Oficio de tinieblas (Aduana Vieja, Valencia, 2014). Dirige desde 1998 la Colección Strumento, dedicada a la publicación artesanal de libros de poesía. Sus poemas, artículos y ensayos han sido antologados y publicados en revistas y diarios de Cuba, España, México, Francia y Estados Unidos.

 

 

 

2-pajaro-de-miguel-elias

Pájaro, de Miguel Elías

 

EL POETA

 

El poeta que cantó desde el silencio

moldeando en los escombros las palabras

que detienen el golpe de las horas

y procuran el pan y los abrazos.

El hombre que cayó junto al silencio

cuando fue traducido al esperanto

y acusado de apátrida y traidor,

de maricón y abusador de niños.

Con las manos cortadas y sin pechos

Dante Lorca Maiakovsky Pound Padilla

laureados por decreto con destierros,

con celdas de castigo y con suicidios.

 

 

3-desnudo-de-miguel-elias

Desnudo, de Miguel Elías

 

LA PUTA DE CUARESMA

 

Los que ordenan quemar las bibliotecas,

los que levantan altos manicomios

para mañana reescribir la historia.

El héroe que agoniza en los asilos

de una patria que no le pertenece.

El tendedor de puentes, el soldado

que regresa sin piernas de la guerra.

La puta de Cuaresma y madrugadas

que en el último bar de mala muerte

le regala su cuerpo al asesino,

psicópata que en cada luna llena

mata una hembra y escribe una elegía.

 

 

 

4-acuarela-de-miguel-elias

Acuarela de Miguel Elías

 

TEMPORA MUTANTUR

 

La niña del ojo en el ojo de la niña,

la niña en la niña del ojo de su padre

cuestionando dudas, certezas del vacío,

cuestionando desde lo más remoto de su infancia

— Papá, ¿Qué es la teofanía?

Cuestionando el tiempo, el espacio,

las vidas paralelas y otras vidas.

La niña del ojo de su padre

afirmando desde lo más profundo de la historia

certezas de la nada.

La niña escapa de la niña del ojo de su padre,

la niña del ojo de su padre atisbando los hilos invisibles

aceptando el tiempo de la espera el ciclo la parábola.

 

La tarde escupiendo sus últimos destellos.

Húmeda parábola de luz rumbo a los hombres

en la niña del ojo de su padre,

en la niña del ojo del padre de su padre,

en el Ojo de Dios y de otro padre y todos,

acatando justo al centro de la noche

la necesidad de respirar

al sur de siete lunas ordinarias.

 

 

5-pintura-de-miguel-elias

Pintura de Miguel Elías

 

MI PADRE

 

su presencia en los rincones de luz,

en la luz de todas las mañanas.

Porque lo encuentro sentado

bajo la atrocidad de cada mediodía

—la multitud ya olvida al hombre

que gesticula otra promesa en la tribuna,

en la plaza que es el centro de los pueblos.

Todos descansan su tedio y la mirada

entre las manos calladas de mi padre—

mientras afina las palomas del acto

que conocen, que roza la costumbre,

y se abre las paredes del pecho

para sacar, sangrante, un corazón

que hace estallar en el silencio

roto por las voces que ahora invocan

un milagro y el nombre del Mesías.

 

En el último plano de la escena

el podio está vacío, ya no hay voz

martillando sueños en el polvo,

sobre la frente de los hombres,

mientras sigo, en silencio, el camino

marcado en las paredes de la noche.

 

 

6-collage-de-miguel-elias

 Collage, de Miguel Elías

 

EL VIEJO PAYASO

 

                                   Eliseo Diego, in memoriam

 

El viejo payaso que habla con su hijo

martillando en el viento las palabras

y aconseja en silencio las maneras

de inclinarse ante un público sin rostro

que alienta y petrifica las tinieblas,

y acabada la luz del espectáculo

—con el circo preñado de fantasmas

como pájaros muertos en el polvo

guarda su corazón en el armario,

se limpia el maquillaje ante el espejo

y esconde las heridas y una lágrima

que la vida ha tatuado en su mejilla.

 

 

 

7-manos-de-miguel-elias

Manos, de Miguel Elías

 

 

LAS MANOS DE CERVANTES

 

 

…se toca la barba con la mano

y se pregunta si está herido o muerto.

                   Jorge Luis Borges

 

 

Cuando todo es virtual como las horas

y vale más un coro de fantasmas

que un pedazo de pan y una caricia,

un poeta busca al fondo del espejo

y en el manto de polvo de sus libros

los rastros de la vida de Cervantes.

 

Lo despiertan la fiebre y unos versos

y regresa a las páginas de Ariosto

libre de toda humana pesadumbre,

sin saber que en el pecho de los hombres

el hidalgo fue un sueño del Quijote

y Cervantes un sueño del hidalgo.

 

Inclina la cabeza sobre el libro,

cae la luz en las manos del soldado,

le tiemblan las palabras pecho adentro

y el rostro en el reflejo de la espada.

Hoy no cantan los gallos de La Mancha,

amanece en el golfo de Lepanto.

 

Sábado, abril 30 y 2016.

 

 

8-cervantes-boceto-de-miguel-elias

Cervantes (boceto), de Miguel Elías

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *