POEMAS DE CARLOS NEJAR, P. DE T. CORREIA DE MELO Y J. GARCÍA MAFFLA. XIX ENCUENTRO DE POETAS IBEROAMERICANOS

 

 

 

1-don-quijote-para-el-poemario-con-el-pie-en-el-estribo-de-miguel-elias

Don Quijote (para el poemario Con el pie en el estribo), de Miguel Elías

Crear en Salamanca tiene la satisfacción en publicar los poemas de Carlos Nejar (Brasil), Paulo de Tarso Correia de Melo (Brasil) y Jaime García Maffla (Colombia). Son textos inéditos y aparecerán publicados en la antología AL HIDALGO QUIJOTE, coordinada por el poeta Alfredo Pérez Alencart como parte del XIX Encuentro de Poetas Iberoamericanos que esta XIX Edición rinde homenaje a Miguel de Cervantes, poeta.

 

 

2-miguel-de-cervantes-boceto-de-miguel-elias

Miguel de Cervantes (Boceto), de Miguel Elías

 

CARLOS NEJAR

(Brasil)

 

 

 

MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA

 

 

1.

 

La rueda de la fortuna anda más lisa

que la rueda de un molino.

Y cómo puede la desventura

y cómo ha de burlarse de ella,

escarneciendo los lances, rayos,

la trampa, el ardid, las armaduras.

De la cárcel levanté el monumento

con mi España toda en la andadura

de un rocín brioso y la errante sandez

del hidalgo y del sentido, Sancho. No,

no hay prisión o jaula que, libre,

me detenga, Ni en los ojos de los vivos

lloran cenizas. Y la mano que me faltaba

descubrió este agarrar el amor en celo

y Dulcinea del Toboso, o en mí.

Por donde la eternidad es amor y nunca

sintió. Y fui imaginando lo que la locura

puede soportar antes de explotar

desnuda, sublime, en soledad.

Y al odio inmune y al temor capté

una mentira, o laúd, o solamente

don de superar. Y no es el genio

el que hace la naturaleza, ella hace al genio.

Y antes de morir ya reí, ufano, de mi

muerte y de la locura leída por los sueños.

Sí, por soñarme embriagado,

en lo terrible vi el destierro del hombre.

A todo contemplé como si el polvo

ya fuese la humanidad constreñida,

queriendo ser feliz. No balbuceé

el tiempo y el tiempo temblando

me balbuceaba, cual niño que come

las letras, en la oscuridad, junto a las uvas.

No necesité de máscaras para ser

Miguel, lo que nunca se esconde

de vivir. Y lo que ensancha el alma

es haber luchado. Sí, mis palabras

no terminaron tan pronto. Circulares,

vuelven por donde vinieron. Más fuertes

bajo la capucha, la noche. Y fui yo

que las elegí y me eligieron.

Ninguna traiciona y todas son veloces.

Y cada uno detiene su palabra, como

sus muertos. Y no soy culpable

por ser Miguel y me dieron un corazón

que no pedí y no se quemó en el campo

de batallas. Y es más lisa la rueda

de la fortuna. Más lisa aún, desnuda, desolada.

 

 

3-a-p-alencart-y-carlos-nejar-en-la-residencia-de-estudiantes-de-madrid-foto-de-jacqueline-alencar

 A. P. Alencart y Carlos Nejar, en la Residencia de Estudiantes de Madrid (foto de Jacqueline Alencar)

 

2.

 

Lo que se conoce sobre ti nadie

podrá saberlo. Ni tu ser errante.

Las iras de la guerras, los golpes sin

darte las aspas del tiempo palpitante,

 

como la vida que nunca fue rehén,

como fuiste, del soplo viandante

en el texto donde para el ingenio

por alta dama, caballero en trance

 

que llamaste Quijote y ha de tener

este nombre de fiebre sobrehumana

con el rocín de intermitente flama.

 

Y solo gloria tuviste, como un cirio,

junto a Sancho, Quejano en el delirio

entre todo lo que sueña sin morir.

 

 

Traducción de A. P. Alencart

 

 

 

 

5-paulo-de-tarso-correia-de-melo-por-miguel-elias

 Paulo de Tarso Correia de Melo, por Miguel Elías

PAULO DE TARSO CORREIA DE MELO

(Brasil)

 

 

GRABADO

 

 

Sancho abraza al querido burrito:

la imagen quedó en el recuerdo.

Un oscuro aguafuerte de Doré

ilumina la memoria de infancia.

 

Después comprendí lo que se dijo;

era el más cierto, justo y verdadero

discurso que Cervantes escribiera:

“Mi buen amigo y compañero”,

 

habla Sancho, “mientras viví contigo,

días de sosiego el tiempo me dio,

mas preferí subir las gradas de la ambición,

 

donde solo rechazos he tenido,

y antes que dichas alturas me abandonen,

mejor las abandono yo”,

 

Traducción de A. P. Alencart

 

 

 

6-jaime-garci_a-maffla-por-flavia-romani

Jaime García Maffla, por Flavia Romani

 

 

JAIME GARCÍA MAFFLA

(Colombia)

 

 

DON QUIJOTE

 

A: Alfredo Pérez Alencart

 

 

  1. EN LA MANCHA

 

 

No era el duro siglo XII,

Sino el soñado de los Caballeros,

Que alimentó tu alma. Y los primeros

Hombres de Arturo por tu gabinete

 

De lectura, en donde el guanelete

De tu mirada pasó a los libreros

Que por tu yelmo hiciéronse a dineros

No de Miguel sino de Cide Hamete.

 

Por sendas de La Mancha caminante

Fuiste al amanecer de un claro día

En busca del Amor y eterna Fama.

 

No ibas tú sino tu Rocinante,

(Quien revivía la caballería)

Andante con tu lanza y con tu Dama.

 

Estrambote:   ¿Tu apellido Quijana?

                            Importa poco: sólo que la historia

                            Eterna sea como nuestra noria…

 

4-sancho-de-miguel-elias

 

 

 

  1. EN EL LAR DEL ALMIRANTE

 

 

¿Cuál la nao que a América te trajo?

No lo sé yo, ni los encantadores,

Menos las ninfas, los historiadores

Que llevaron tu día y tu trabajo.

 

No lo supieron las aguas del Tajo

Que al Atlántico van con los rigores

De las navegaciones de amadores

Cuyas jarcias terminan en andrajos…

 

Pero viniste a América y tu alma

Botó el alma en la rada de la nuestra

jPara guardarnos y alentarnos luego.

 

Así por templos chozas y palabras

O alcázares de adobe vió la selva

La antigua Orden de los Caballeros

 

Estrambote: Tú, Quijote el primero

                        En tu siglo de Oro aquende el mar,

                        En nuestro corazón y en nuestro lar.

 

 

 

8-don-quijote-boceto-de-miguel-elias

Don Quijote (Boceto), de Miguel Elías

 

  1. EN NUESTOS HOY Y AQUÍ

 

 

A nuestro lado vas y a nuestra empresa,

Nuestros asuntos y nuestro destino,

(Después de haber oído a Montesinos)

Vuélvese ya la tuya: por ti presa.

 

Presa de ti y en cautiverio besa

Tu adarga tu razón y tu camino,

Tu Quimera que hace nuestro sino,

Si nuestro signo es el de la Duquesa.

 

Hoy es ayer, mañana es todavía,

Aquí y ahora en esta Armadura

No del siglo XXI, pues del XIII.

 

Por virtud de la tu blanca Utopía

Que con tu causa sigue, tu alma dura

Lo que dura la nuestra, si en ti cree.

 

Estrambote:

                        Y hoy el continente

                        De tu desvelo pregunta a tu espada:

                        Fue mi Dama o mi lanza, o es la Nada?

 

9-cartel-del-xix-encuentro-de-poetas-iberoamericano

 Cartel del XIX Encuentro de Poetas Iberoamericano

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *