POEMAS DE ABDUL HADI SADOUN. XIX ENCUENTRO DE POETAS IBEROAMERICANOS

7 Cartel del XIX Encuentro de Poetas Iberoamericanos

 

 

1-abdul-hadi-sadoun-por-miguel-elias

 Abdul Hadi Sadoun, por Miguel Elías

Crear en Salamanca tine el privilegio de publicar algunos de los poemas que en Salamanca leerá el iraquí Abdul Hadi Sadoum (Bagdad, 1968). Vive en Madrid desde 1993. Poeta, narrador, editor e hispanista. Entre 1997 y 2007 codirigió la revista literaria en lengua árabe Alwah. Desde 2006 dirige la colección literaria Alfalfa especializada en letras árabes traducidas al castellano. Su poesía y narrativa han sido traducidas al alemán, francés, inglés, italiano, persa, turco, kurdo, castellano, catalán y gallego. Premio beca Antonio Machado de Creación Literaria (2009), por su poemario ‘Siempre todavía’ publicado por la editorial Olifante. Entre sus libros de poesía están: Encuadrar la risa (1998), No es más que viento (2000), Pájaro en la boca (2006). Escribir en cuneiforme (2006), Pájaro en la boca y otros poemas/ Poesía (2009), Siempre Todavía (2010). Campos del extraño (2011).   Es editor y traductor de las siguientes Antologías de poesía iraquí en lengua español: La Maldición de Gilgamesh (Barcelona, 2005). A las orillas del Tigris (Caracas, 2005). Otros mesopotámicos raros (Córdoba, 2009).

 

 

2-pajaro-de-miguel-elias

Pájaro, de Miguel Elías

 

 

 

SONRISA LIGERA

 

 

Te digo

que los caminos no son mi profesión

ya que soy por excelencia

un hombre de casa

no me gusta plagiarme

mis pies no aguantan el viaje

se tropiezan desde la eternidad

pero cada vez

me marcho más  lejos

no me seduce el deseo de desaparecer

tampoco el gusto de vigilar los paisajes que pasan

gasto mi tiempo como un viajero en su habitación

contemplando la guía turística

y sonriendo sin apenas despeinarme.

 

Te digo

que no soy Virgilio

no soy el dueño del ligero equipaje

soy una vista cansada

y la sonrisa ligera

de una imagen en color sepia.

 

 

3-entrada-a-salamanca-de-miguel-elias

Entrada a Salamanca, de Miguel Elías

 

LA CIUDAD

 

 

Y la ciudad ahora

una línea torcida en mis manos

un callejero de desilusiones.

 

Desde esta puerta salgo a recibir al día

y desde la misma despido los atardeceres

que se empapan en su fiesta de ámbar.

 

Ante esta piedra

almaceno mi aliento para otra novillada.

 

Es un día confuso y desacorde

planifica mis destinos en la cesta de la nada.

 

Aquí mis pasos

estampan sus eternos laberintos.

 

El atardecer gris

espera

la fruta que cosecha mi mañana.

 

Aquí mis nubes se merman

Sombra de tentativas crudas.

 

Nos une el miedo querida y no el amor

por eso nos abrazamos todo el rato.

 

 

 

4-flor-de-miguel-elias

 Flor, de Miguel Elías

 

CANCIÓN

 

 

En tu amor

soy  como aquel trovador que decía

yo sé que mi corazón te desea

y tu ausencia es mi castigo divino

 

Y sé también

que quien ama

tendrá difíciles noches

y sonámbulo irá

para siempre

 

Sé todo

y aún no me canso

de correr tras tus lunas.

 

 

 

5-antonio-machado-de-miguel-elias

Antonio Machado, de Miguel Elías

 

EN EL TREN CON MACHADO

 

 

En el mismo tren de cercanías

o de tercera

que te llevó hace ya un siglo

voy

pero con el equipaje repleto de recuerdos

dejando Madrid atrás

y más aún Bagdad.

 

Yo no contemplo nada

pero los asientos

como sabes

te eligen al azar.

 

A mi lado tres doncellas

dicen ser de Jadraque

un pueblecito perdido

hojean con interés

revistas del corazón

una mujer mayor con su hijo

conserva el brillo

y esa dulzura lejana

que un buen día

a todos

nos abandona.

 

Ruinas veo desde mi ventana

campos de olivo veo

letreros y señales

verde, amarillo, rojo

y un color hermetizado

de las charlas ajenas

sin parar.

 

Intento cerrar los oídos intento

sin éxito

olvidar los dedos que me recuerdan a no olvidar.

 

El sol es el mismo

aunque decía el poeta mesopotámico

que allí

donde lo dejé

es más bello.

 

Y conformo

con no abrir

los cajones del alma.

 

El tren marcha siempre

yo me quedo pegado al calor de la ventana

o al calor de los versos melancólicos.

 

Todo necesita principio

menos nosotros

la vida

nos premia a seguir

y no nos recompensa

excepto por el espectáculo.

 

No es esto Don Antonio

que contemplamos

y lo sabemos los dos

lo que pienso en mi viaje

como lo pensaste en aquel viaje.

 

Lo que nos preocupa

es ver pasar la vida

– fugazmente –

ante nuestros ojos

como estos árboles

que saltan consecutivamente

a través de las ventanas

y no hay manera de alcanzarlos.

 

 

 

6-don-quijote-y-sancho-de-miguel-elias

Don Quijote y Sancho, de Miguel-Elías

 

POEMA QUIJOTESCO

 

Lleno hasta el límite

pues me siento impreciso

y mis pies no me llevan en su correr

por líneas que no enreden.

 

Lleno de mí,

ya es insoportable.

 

Pienso que estoy nadando en un horizonte

sin remos,

por la delicadeza del aire

o su censura

porque al final de la cuenta se repiten sus hazañas:

MAL, MORDER, MIRADA, MUERTE

incluso no olvida la  palabra del coronel

en la última frase de la majadería

del hombre de los cien años de soledad;

 

Y no se corta.

 

Pienso pero me detiene la algarabía

es que grita y nos gritamos

es que nadie se sorprende,

la cara es la misma

Y la escena no concluye.

 

Lleno…

y el camino sin guardia ni trampas.

 

Lleno de mí

qué ruido.

 

Sin remos

y más de un mar de ´´emes´´

mientras mido mi fuerza

y el aguantar del gemido.

 

Alimentando la espera

que no llega.

 

Ebullición,

esta nada que me atrapa.

 

 

7-cartel-del-xix-encuentro-de-poetas-iberoamericanos

 Cartel del XIX Encuentro de Poetas Iberoamericanos

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *