NUEVOS POEMAS DEL ESPAÑOL RAFAEL SOLER. PINTURAS DE MIGUEL ELÍAS

 

 

 

1 Rafael Soler en el Teatro Liceo de Salamanca (foto de José Amador Martín)

 Rafael Soler en el Teatro Liceo de Salamanca (foto de José Amador Martín)

 

Crear en Salamanca publica complacida estos seis poemas de Rafael Soler (Valencia, 1947). Soler tiene publicados cinco libros de poemas: “Los sitios interiores” (1980), accésit del Premio nacional Juan Ramón Jiménez, “Maneras de volver” (2009), “Las cartas que debía” (2011), “Ácido almíbar” (2014), Premio de la Crítica Literaria Valenciana 2015, y “No eres nadie hasta que te disparan” (2016), así como dos antologías, “La vida en un puño” (2012) y “Pie de página” (2012), cuatro novelas y dos libros de relatos. Obra suya ha sido traducida y publicada en inglés, francés,  italiano, rumano, húngaro y japonés. Participa habitualmente en encuentros y festivales de Poesía en Europa, América y Asia.

 

Ha sido invitado a varias ediciones de los Encuentros de Poetas Iberoamericanos de Salamanca.

 

2

 

METABOLISMO BASAL DE UN EDIFICIO ADOLESCENTE

 

Nacerás cuando ames

y por amado tomarás posesión de cuanto venga

con esa solvencia del que ignora

que habla por él un ignorante

 

pero ahora

que tiene tu latido

el peso de un discurso

 

ahora que no has pedido nunca prórroga

y no eres todavía un asunto general

un pie de página en cursiva

 

ahora que de glándulas opíparas colmado

te basta con salir al mundo

para salir del mundo

 

y la verdad de un colibrí no es suficiente

 

lánzate escúchate atrévete

cuando enciendan la luz

y justo a tiempo empiece el infinito.

 

 

 

3

 

 

LO MEJOR DE CADA CASA

 

Acéptame cartier niña swaroski te decía

escombro y jaramago salobre silicona

terraza con soda y mudo cabecero

 

pon en mi boca

tu lengua salgari adelantada

tigre que cruza mi desván

cañón de la discordia

 

desnúdamedior

viste mi pierna serie B con cinco estrellas

sonrisababydoll para la gloria

 

convoca el apetito

 

tengo a los tártaros abajo

y un lírico gourmet aguarda en mi cocina.  

 

 

 

4

 

 

 

 

UNO SABE CUÁNDO LLEGA SU MOMENTO

 

 

Hay autopsias que empiezan bien muy bien

o regular

 

pero todas terminan con hilos de sutura

y lo mejor del candidato

flotando en un frasco de formol

 

por acortar la mía

de un tajo rebañaron esa víscera incompleta

que va del corazón a la corbata

antes del postre

 

no grité cuando el chirriante prosector

continuó su tarea cavernaria

y así las cosas me dejé llevar

 

bastante tienen ellos

trabajando a la hora del partido

 

bastante tú

novia de un día

 

volver a casa dormir vestida

y con gesto profiláctico                                                                                           

besar de nuestro amor la calavera.

 

 

 

5

 

 

 

NINGÚN RÍO AL MORIR ENTREGA EL ALMA

 

Mortal hasta la médula

del sudario al hoyo esperan todavía

un turno de ruegos y preguntas

la seca convicción

de que todo nos llega siempre inevitable

 

vendimiador de raspas

mi sopa lingual encandiló

a quien por alto merecía

un destino mejor a su impostura

 

hice del charco la fiesta de mi asueto

del discreto burdel un palazzo vechio

de la lluvia el envase caducado

que nombrarán las sombras

 

tuve un cuaderno extravagante

muy parecido a las personas

 

sin prisa y sin testigos

visité Women’Secrets por conocer los precios

 

cayó Javier

 

mi maestro murió sin avisar

un raro antojo que nunca me explicó

 

y solitario en mi urna asistiré

a un deambular de batas blancas

mientras hablan del cobarde asesinato

parco de luces como ellos de salario.

 

 

6

 

 

TITÁN CON PIES DE BAILARINA

 

 

Usted amanece recostado

en un diván antiguo

y observa primero la persiana

comprueba si el reloj tiene su siete

bosteza como un ganso

escucha en otra parte una bocina

 

y se levanta

 

usted tiene por delante

un aseo bucal

diez gramos de café

el postre de una ducha

y hambre suficiente para empuñar el día

 

a usted le asustan los atascos

y en un vagón de metro se recoge

con el silencio al cuello

atento a su interior que habla

 

se inquieta usted si le preguntan

qué fue del hijo que no tuvo

quien puso de rodillas su salario

por qué habla siempre de Nepal

como si fuera un bar

 

usted desconfía del alcohol acéptelo

y bebe por cuaresma un vino extraño

sin preguntar por el año de cosecha

ni conocer el suyo

 

usted tiene un bastón

una camisa triunfal para las bodas

un gato llamado Barrabás

y terco en su memoria

el chal que Manuela a pierna suelta deslizaba

 

paciente en su abandono

usted dice conocer

la oblicua dirección de su futuro

 

y cuando vuelve a casa

en el diván se acuna

indiferente a la música de Bach

los ojos tristes de Picasso

 

y al despertar Manuela.

 

 

7

 

 

 

ELOGIO DEL QUE LLEVA SU ARNÉS CON LIGEREZA

 

Con el fiero ademán del invencible

usted apuesta diez por uno al cojitranco

que siempre da sin tener cuanto tenía

por alcanzar la meta

 

como si fuera un accidente

hace del amor un rostro salpicado de viruela

del vals un traspiés con cien testigos

del viaje a Corfú testimonio solitario

 

y si sonríe

es por salvar el metafísico jarrón

la voz de padre al exigir

cíñete y pelea

 

tiene usted un brazo estibador

un futuro pendiente con palomas

una espalda donde cabe casi todo

 

y al lírico modo escancia sus errores

cuando la tarde es humo

 

en blanco su cuaderno

nada pide al comenzar la noche

todo espera al despuntar el día

y puestos a pedir que el otro pida.

 

 

8

 

9 De izquierda a derecha los poetas Aníbal Fernando Bonilla, Gabriel Chávez Casazola, José Pulido y Rafael Soler (foto de Jacqueline Alencar)

De izquierda a derecha los poetas Aníbal Fernando Bonilla, Gabriel Chávez Casazola, José Pulido y Rafael Soler

(foto de Jacqueline Alencar)

 

 

 

 

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *