Moscas o pájaros


 

 

 

Murmullos de tinta en el librero, tantos…

pero ellos no tienen su fin en sí mismos,

carecen de alma.

Resultan solo sombras,

aunque ponen de manifiesto el camino del reencuentro

con el ser humano.

 

Perennes testimonios de un olvido,

cuya memoria reconstruimos letra a letra,

piedra a piedra. Regreso

a nuestro hogar.

 

En él podría estar la cifra del universo,

cuyo número, a su vez,

podría alumbrar el sendero hacia el patio

de quien carece de nombre

y de voz,

del único ser

(sobra decir verdadero)

–pues quienes refieren haberlo visto

dejaron escrito

un no sé qué que aun debajo de la tierra,

enterrado bajo cientos de años,

continúa vibrando,

como lo hace en el aire, hoy,

cualquier mosca o cualquier pájaro–.

4 comentarios
  • avatar
    Soledad Sánchez
    febrero 15, 2013

    Inmenso poema y bellísima persona.

  • avatar
    Juan Ángel Torres Rechy
    mayo 18, 2014

    Ud., querida amiga Soledad, es esa persona bellísima. Muchas gracias. Un abrazo.

  • avatar
    David Leite
    mayo 18, 2014

    Enhorabuena!
    Bello poema…
    Saludos desde Brasil!

  • avatar
    Montse Villar González
    mayo 19, 2014

    Hermoso poema. Ánimo con tu tesis, es un trabajo que te recompensará siempre.

Deja un comentario