ENTREVISTA A JOSÉ LÓPEZ RUEDA, UN POETA DE ESPAÑA Y DE VENEZUELA. POR PETRUVSKA SIMNE

 

 

 

1 José López Rueda y su esposa Adelina, en la Feria del Libro de Madrid

José López Rueda y su esposa Adelina, en la Feria del Libro de Madrid

Crear en Salamanca publica esta entrevista que, años atrás, hiciera Petruvska Simne al poeta, narrador y ensayista José López Rueda, recientemente fallecido en Madrid. Simne nació en Valencia, estado Carabobo. Venezuela. Articulista, narradora y periodista. Ha trabajado como coordinadora: de la edición 61 Aniversario del diario Últimas Noticias, de la revista de poesía Circunvalación del Sur, de publicaciones del XI Festival Internacional de Teatro de Caracas, del suplemento cultural EI Otro Cuerpo, de El Ateneo de Caracas, encartado en El Nacional, y de mesa de redacción de El Diario de Caracas. Ha publicado los libros ‘Periodistas en su tinta’, una recopilación de crónicas y ‘Periodistas en la mira’, entrevistas, ambos editados por AIfadiI. También ‘¿Por qué escriben los escritores?’ (2005), con la Fundación para la Cultura Urbana.

 

 

2 Libro de Enrique Viloria sobre López Rueda, publicado en Salamanca

Libro de Enrique Viloria sobre López Rueda, publicado en Salamanca

CREO EN LA INSPIRACIÓN

 

Finalmente, ahí estaba José López Rueda, en su casa de Madrid, esperando la visita venezolana con la emoción de quien añora los espacios y los tiempos de un país que es tan suyo como España. Para él y para su familia, Venezuela es uno de los hogares sentimentales de mayor significado.

 

López Rueda es un hombre que transmite serenidad. Cada uno de sus gestos esboza una sabiduría fuera de lo común que está a disposición de quien la necesite. Él se da por entero en la conversación, en su escritura, en la vida. El poeta y narrador José López Rueda nació en 1928, en Madrid, donde ahora reside. Desde muy joven salió a mirar el mundo y a difundir sus conocimientos donde se le abrieran las aulas. Antes de retornar a su patria estuvo viviendo buena parte de su existencia en América Latina. Es doctor en Filosofía y Letras. Ha sido docente en la Universidad Simón Bolívar, y en la Universidad de Oriente, ambas de Venezuela; en la Universidad de Cuenca, Ecuador y en la Universidad de Tamkang, en Taiwán. El maestro López Rueda es catedrático jubilado de la Universidad Simón Bolívar.

 

Antes y después de la entrevista, López Rueda habló de los amigos que dejó en Venezuela, de los paisajes que recorrió y que le motivaron hasta trascender hacia su poesía. En la entrevista respondió de manera muy directa las interrogantes. No se adorna, aunque su poesía es musical y expresiva y mantiene una búsqueda de lo esencial. 

 

 

3

 

-¿Cuáles libros le resultaron especialmente importantes al momento de dedicarse por completo a la escritura?

-La Segunda Antología poética de Juan Ramón Jiménez y Las poesías completas de Antonio Machado.

 

-¿Recuerda la persona que leyó su primer poema?

-A los 15 años publiqué en un semanario juvenil llamado Flechas y Pelayos un soneto ingenuo titulado A España. Dos niñas de Pamplona me enviaron a Madrid una tarjeta postal con la siguiente frase: “Te felicitamos, pues has tenido mucho gusto”.

 

-¿Cuál es el momento que más lo apasiona en la escritura de un poema?

-El tiempo que precede a su realización lingüística. Son los instantes en que un determinado sentimiento invade la conciencia con suma intensidad y quiere plasmarse en texto. Creo que ese estado de ánimo es el que suele llamarse inspiración. Luego viene el trabajo del poeta, que, en mi caso, suele ser lento. Sobre todo cuando utilizo las formas clásicas. No me paso un mes mirando un verso, como hacía Góngora a veces, pero soy muy exigente conmigo.

 

– ¿Persiste en usted la necesidad de buscar nuevos caminos en su poesía? La pregunta surge por un comentario suyo en el que señala: “Recordando ahora mi obra, creo que, por lo general, es un eco de la experiencia que me ha tocado vivir”.

-A partir del romanticismo, esta frase puede aplicarse a muchos poetas, pero en mi caso, es especialmente cierta por haber vivido más de treinta años fuera de España. Leyendo mis libros por orden cronológico de publicación, se puede escribir mi biografía. Enrique Viloria ya lo ha hecho brillantemente en su libro José López Rueda, la poética de la errancia. En cuanto a la búsqueda de nuevos caminos en mi poesía, siempre he procurado variar al escribir nuevos textos, pero mi poemario más experimental es Fervor secreto en cuyas páginas he intentado cierto surrealismo.

 

4 José López Rueda

José López Rueda

 

– Ha sido profesor en Ecuador, en Venezuela, en Taiwán, en Estados Unidos y en España, ¿Cómo ha logrado conjugar la profesión con el oficio de escribir novelas, poesía y ensayos?

-Las tareas de profesor universitario dejan tiempo para leer y escribir. Aunque soy Doctor en Filología Clásica y he dado algunos cursos de Latín y Griego, mi tarea docente se ha centrado en la Literatura, lo que me ha conducido a profundizar en el hecho literario y, por consiguiente, a mejorar mi escritura.

 

-Cuándo escribe novelas y ensayos ¿tiene que batallar con su condición de poeta?

-Me siento esencialmente un poeta. Cuando escribo novelas pongo especial cuidado para evitar un excesivo lirismo. Pero no me importa que a veces la inspiración se cuele en el relato y transforme la prosa narrativa en prosa poética. Lo mismo puedo decir de mis ensayos.

 

-¿Ha sido difícil su retorno a España después de tantos años en el exilio?

-No, porque durante todos esos años hemos venido a Madrid con frecuencia. A veces con años sabáticos y casi siempre en vacaciones de verano. De 1968 a 1970, la Universidad de Oriente me dio una beca para hacer mi doctorado en la Complutense y estuve trabajando a tiempo completo en una tesis sobre los estudios griegos en España en el siglo XVI que publicó el Consejo Superior de Investigaciones Científicas en 1973. De 1991 a 1999 fui Director del Programa que tiene en España la Universidad de Bowling Green (Ohio) y ahora estoy absolutamente jubilado y metido en el mundillo literario de Madrid. Añoro, ¿cómo no?, mi segunda patria, Venezuela, que tan generosa ha sido conmigo.

 

5

 

 

¿Se lee poca poesía? ¿Hace falta un mecanismo más eficiente de difusión de la poesía?

-Centrándonos en España, en general se lee poca poesía de autores nuevos, pero de los clásicos y modernos famosos, se lee mucho más. Actualmente hay muchos grupos de poetas y bastante afición. Los poetas constituyen una especie de masonería lírica. Se leen unos a otros, se pagan las ediciones de sus libros y a veces sacan revistas con subvenciones estatales. En fin, que como dijo un día mi amigo Gonzalo Rojas a uno que le decía que la poesía había muerto: La poesía no ha muerto. Al contrario, goza de muy buena salud. De todas formas, los ministerios de cultura deberían esforzarse más para su difusión.

 

-¿Qué significado tiene la poesía en su existencia?

-Una compañera fiel, una cosmovisión más profunda que la filosófica, una válvula de escape para evitar el psiquiatra.

 

-Los familiares, amigos, las personas cercanas a usted ¿qué actitud asumen ante su poesía?

-La leen y les gusta. Sus comentarios son siempre elogiosos. Supongo que el cariño a mi persona tiene mucho que ver en esas alabanzas. Mi poemario Espinelas del abuelo que contiene una serie de décimas dedicadas a familiares y amigos, les llega más. Y a veces hasta lloran leyendo algunos, como por ejemplo el siguiente soneto:

                       
 

 

 

6

 

 

“…serán ceniza, mas tendrá             

sentido;

polvo serán,

mas polvo enamorado.”

F.de Q.

 

                            MIRANDO A MI MUJER CON QUEVEDOS

 

 

 

Dulce Adelina, para cuando muera,

muy amorosamente yo te ruego

que mi inerte envoltura des al fuego

y así me libres de la gusanera.

 

Selecciona un crepúsculo cualquiera,

intérnate en el mar y esparce luego

lo que de mí te quede: polvo ciego;

y ojalá que esto ocurra en primavera.

 

Si alguna vez el mar embravecido

lanza a tus pies espuma alborotada,

                        seré yo que regreso del olvido

 

con nostalgia espectral de tu mirada:

  sólo oleaje ya, mas con sentido,

  espuma fiel, espuma enamorada.           

 

 

 

 

7

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *