EN MEMORIA DE RUBÉN DARÍO. POEMA INÉDITO DE ALFREDO PÉREZ ALENCART Y PINTURA DE MIGUEL ELÍAS

 

1

Crear en Salamanca tiene otro privilegio el día de hoy, pues publica un poema inédito del peruano-salmantino A. P. Alencart, dedicado Rubén Darío (Metapa, 1867 – León, Nicaragua, 1916, el más grande poeta de América, junto a Vallejo. El retrato es obra de Miguel Elías, el “pintor de los poetas” y se envió desde Salamanca al Festival Internacional de Poesía de Granada (Nicaragua), tras el homenaje salmantino ofrecido a Darío en el Aula Unamuno del Edificio Histórico de la Universidad de Salamanca, el 22 de marzo de 2014. El acto estuvo organizado por la Asociación de Antiguos Alumnos y Amigos de la Universidad, entonces dirigida por el profesor Enrique Cabero, y por la Sociedad de Estudios Literarios y Humanísticos de Salamanca “Alfonso Ortega Carmona”, dirigida por A. P. Alencart.

El pasado 6 de febrero se cumplió la primera centuria del fallecimiento del notable poeta.
FOTOS DE JOSÉ AMADOR, DIRECTOR DE ‘CREAR EN SALAMANCA’

 

 

2 Rubén Darío, por Miguel Elías Rubén Darío, por Miguel Elías

 

DARÍO

Ya es mañana
y otra vez te asomas
desde la raíz
del verbo que no tirita
en tu boca,

que redobla su voltaje
cual magma
en mi pecho abierto
a dos orillas.

Disculpa
a aquellos famélicos
que maduran en un par
de días

y se impacientan
y te desdeñan.

Ya es mañana, Rubén,
y yo galopo
sobre la potro ardiente
de tu creación,
de tu cántico lozano,

de tu misión cumplida.

 

3 El poeta Alfredo Pérez AlencartEl poeta Alfredo Pérez Alencart

 

 

DOS POEMAS DE RUBÉN DARÍO

TORRES DE DIOS! ¡POETAS!

¡Torres de Dios! ¡Poetas!
¡Pararrayos celestes
que resistís las duras tempestades,
como crestas escuetas,
como picos agrestes,
rompeolas de las eternidades!
La mágica esperanza anuncia un día
en que sobre la roca de armonía
expirará la pérfida sirena.
¡Esperad, esperemos todavía!
Esperad todavía.
El bestial elemento se solaza
en el odio a la sacra poesía
y se arroja baldón de raza a raza.
La insurrección de abajo
tiende a los Excelentes.
El caníbal codicia su tasajo
con roja encía y afilados dientes.
Torres, poned al pabellón sonrisa.
Poned, ante ese mal y ese recelo,
una soberbia insinuación de brisa
y una tranquilidad de mar y cielo…

 

4 El pintor Miguel ElíasEl pintor Miguel Elías

 

LO FATAL

Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque ésa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror…
y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,
y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos…
5

 

12 comentarios
  • avatar
    Federico Zúñiga
    febrero 7, 2016

    Un hermoso homenaje, amigo Alfredo. Felicitaciones.

  • avatar
    Choni Madueño
    febrero 8, 2016

    Alencart: Me ha encantado tu breve e intenso poema.
    Da gusto leer tus aportes.

  • avatar
    José Daniel Beltrán (Argentina)
    febrero 8, 2016

    Darío es y será el patriarca de la poesía de América Latina. Pasó por Buenos Aires y escribió en La Nación. Bien logrado el poema en su homenaje, que además contiene una llamada de atención a quienes se atreven a desdeñar su obra. Mi enhorabuena por este recuerdo.

  • avatar
    Renato Briones Costa
    febrero 8, 2016

    Felicito a la revista, al poeta y al pintor por este esencial homenaje al Maestro.

  • avatar
    Romina Arias
    febrero 8, 2016

    Gracias por recordar a un poeta que nunca olvido.

  • avatar
    Federico Meléndez
    febrero 8, 2016

    Se agradece un recuerdo tan precioso dedicado a Darío de las Américas.

  • avatar
    Esther Riquelme
    febrero 9, 2016

    Gracias, Pérez Alencart, por estos versos que hacen justicia a nuestro Darío, muchas veces denostado por poetas que ni siquiera le llegan a los talones.

  • avatar
    María
    febrero 9, 2016

    Exquisito poema. También se agradece el retrato.

  • avatar
    Antonio Perucho Mateos
    febrero 9, 2016

    Felicitaciones a todos por este bonito homenaje

  • avatar
    Jorge García Coco
    febrero 10, 2016

    Un bello poema, Alencart, esencial, como me gustan los versos.

  • avatar
    Rocío Danel
    febrero 10, 2016

    Va mi enhorabuena para el poeta y el pintor:
    ambas ofrendas me han encantado.

  • avatar
    Carmen Montoya
    febrero 12, 2016

    Bello el poema y bello el retrato.
    Darío y más Darío.

Deja un comentario