‘DE QUÉ SIRVIÓ LA POESÍA’, POEMAS DE LUIS CRUZ VILLALOBOS. COMENTARIO DE VÍCTOR ILICH Y PINTURAS DE MIGUEL ELÍAS

 

 

1 El poeta chileno Luis Cruz Villalobos

El poeta chileno Luis Cruz Villalobos

Crear en Salamanca difunde algunos de los poemas del último libro publicado por Luis Cruz-Villalobos (Santiago de Chile, 1976), poeta, psicólogo clínico y Ministro presbiteriano. Se ha dedicado a la labor literaria desde su adolescencia y tiene publicados una veintena de poemarios, tanto digitales (la mayoría) como en papel (‘Breve-mente’, Vid, Santiago, 2011 y ‘Dios Mendigo. Teografías’, Hebel, Santiago, 2012). También variados artículos y ensayos académicos sobre Psicología y Teología. Cuenta con un Magíster en Psicología Clínica de la Universidad de Chile y es candidato a PhD en la Vrije Universiteit Amsterdam. En 2015 publico ‘Como abrazo exacto’, una antología de su obra seleccionada y prologada en Salamanca  por A. P. Alencart.

 

El prólogo es del poeta y juez chileno Víctor Ilich. Las pinturas son del artista salmantino Miguel Elías.

 

 

2

 

 

esta silente voz

que me susurra al oído del oído

no ha sido más

que lava ardiente y quemante

que me salpicó la ropa

tornándome antorcha

bajo el mar

 

 

 

3

 

 

fue un beso

una flor de tres pétalos

un poco de rocío

una pequeña pluma suspendida

un espejo

un montón de cenizas secretamente aún vivas

un abrazo de madre

un beso de nadie

 

 

4

 

 

fue el palpitar

de mis horas

de nostalgia

por un país

que no existe

 

 

5

 

 

lo ha sido todo

en ocasiones pardas

otoñales

tan comunes

tan continuas

lo ha sido todo

en extensos espacios

y tiempos

qué más decir

y qué más callar.

 

6 Portada del poemario

 

 

 

HAYKUS DEL PEZ  VOLADOR

 

no soy ave

sólo un pez condenado

a volar sin respiro

 

 

 

mi corazón

quedó cautivo una tarde

de una golondrina

 

 

7

 

 

mi vuelo

es la eternidad plena

disfrazada

 

 

 

los pájaros

cantan con sus gargantas

yo con mis alas

 

 

8

 

 

 

sueña el hombre

ser pez volador y el pez volador

sueña ser nube

 

 

 

soy pez

volador y empedernido

hijo del viento.

 

 

 

9

 

 

DE QUÉ SIRVIÓ UN PRÓLOGO

 TEXTO DE VÍCTOR ILICH

 

 

De qué sirvió la poesía. De nada. Sirvió para ganar dinero. Lo ha sido todo. Así declaman algunos versos del comienzo de este poemario. ¿Como un ejercicio retórico de autocomplacencia intelectual y estético? Quizás. Quizás no. Ondulante, dubitativo como las ondas del mar en plena deliberación. Como un pez que atraviesa la oscuridad profunda en búsqueda de algo mejor. El respiro aparece en la segunda parte, aunque nuestro poeta habla de no tener respiro, puede que sea un síntoma de su pluma agitada, inquieta.

 

De qué sirvió la poesía. Para incomodar ¿como las palabras que se ocultan? ¿Para derrochar el tiempo o invertir en papel impreso? Para ofender lo útil: el dinero. Sí, eso es. ¿Para descubrir el velo o para mantenerlo? Los poemas de LXV comienzan como un diálogo en contrapunto y terminan como un anhelo. Debo reconocer que la poesía de nuestro autor me obligó a salir a la superficie. Quería lucha, batalla, heridas, sangre. Quería golpes en el agua. Ver el sol. Quería gozo a rabiar. Si he de ser su lector, quiero ser un pez volador. Quiero volar. Quiero conocer el aire aunque sea un instante. Quiero dejar atrás mis alas rotas de pez para volar con palabras nuevas a zonas más concretas. Quiero ser hijo del viento. ¿Tú me guiarás, LXV?

 

De qué sirve la poesía juega con la retórica, en parte. Escribe, reflexiona, avanza, verso tras verso. Su poesía es un ejercicio permanente. Una búsqueda del anzuelo. Una búsqueda que todos hacemos, conscientes o no de ello. Piensa en otros. Los acompaña. ¿Les regala un pedazo de su tiempo para, finalmente, dejarnos a la intemperie de la orilla amarga? No sería justo eso. Quién dijo que la poesía sería o debía ser justa. ¿Concreta en lo íntimo el anzuelo que tanto anhelo? ¿Todo son

aproximaciones? ¿Un mensaje espurio sin mensajero? No, me rebelo. Entropía de palabras en busca de equilibrio. Nuestro poeta es un pez volador, con la afición de cambiar sus alas. ¿A qué me refiero? Descubra usted mismo el velo. ¿A dónde quiere llegar? ¿Dónde está su anzuelo? Quizás el pez volador del que habla lo sepa. Lo sabe. ¿Es crítica encubierta? ¿Es duda? ¿Es certeza? ¿Es mirar por un espejo?

De qué sirvió la poesía. Hay que descubrirlo. No hay recetas, es un camino personal como aprender a andar en bicicleta. De qué sirvió un prólogo. Como desafío. Como un autoexamen. Confío en que este prólogo alguien lo leerá como una advertencia: Cuidado con la red.

 

Confieso que añoro el contacto con la red. No es fácil ser pez. Porque la incomodidad es sal que da vida. De qué sirvió, LXV, tu poemario, sino para atrapar a este otro pez volador. ¡Basta de palabras y saca la red del mar! Y disfruta de verdad tu conquista de una vez por todas, sin angustia ni culpa. Porque no solo de peces vive el hombre, “denme alas / nuevas y un cielo infinito / para todos”.

 

Víctor Ilich

 

San Vicente de Tagua Tagua, verano de 2017,

con ascuas de fuego sobre mi cabeza

y un fuego inmenso en mis huesos

que aun queriendo apagar no puedo.

Gracias, LXV, por compartir tu fuego

 

 

10

 

 

ENLACES PARA DESCARGA LIBRE DEL POEMARIO

 

https://www.academia.edu/31891615/De_qu%C3%A9_sirvi%C3%B3_la_Poes%C3%ADa_poes%C3%ADa_2017_

 

https://issuu.com/hebel.ediciones/docs/2016_-_de_qu___sirvi___la_poes__a_-

 

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *