Cuatro poemas de Rafael Mulero Valenzuela

 

 

Clarines de silencio

 

                                        A José Mª Bugella de Toro

Toro, como si de amor fueras asesino.

 

                        ¡Toro!

                        Mira que te quieren muerto, toro,

                        como si de amor fueras asesino.

                       

                        ¡Toro!

                        Te le digo, toro,

                        no saltes al ruedo

                        que a ti y a mí, como bravío,

                        con banderilla puya y estoque

                        nos quieren muerto.

                       

                        ¡Toro!

                        Contigo me quedo de compañero,

                        templando nuestra sangre

                        sabiendo que nadie nos ha muerto.

                       

                        ¡Toro!

                        Te quieren clavar un rejón,

                        nos quieren ensangrentados,

                        desean que de todo lo que tenemos

                        de nada tengamos, toro,

                        que nada, ni sombra, seamos

                        aquí donde todos son toreros.

                       

                        ¡Toro!

                        Estrellemos juntos nuestra cornamenta

                        teniendo por testigo luna y perro,

                        no nos dejemos el orgullo en burladero,

                        en albero ni engaño de tela de sangre,

                        que tu amor, toro, lo quieren muerto.

                       

                        ¡Bravo!

                                    ¡Olé toro!

                                                     ¡Guaje toro!

                        Marchemos con caballos

                        por orilla de río,

                        y dejémoslos mudos

                        en sus clarines de silencio,

                        que escuchen paseíllo sombrío,

                        sin rabia, sin trapío,

                        sin furia, sin castigo,

                        con mucho miedo.

                       

                        ¡Guaje toro!

                        Vente conmigo,

                        te voy a enseñar prado y mundo,

                        estrellas y rocío,

                        donde el hombre no nos desafíe

                        aunque sienta alarma, cuando ojos de mujer

                        le griten mudos,

                        ¡Olé torero!

                                           ¡Olé torero!

                       

                        ¡Toro!

                        Mira que te quieren muerto, toro,

                        como si de amor fueras asesino.

 

                       

    

Los niños soldados

 

Tiene sentido todo.

Mirar los árboles desnudos,
mojarse de lluvia en un paseo solitario.
Besar los labios de una mujer, 
sentir su rocío en la boca entreabierta.

Tiene sentido todo.


Llorar…, reír…,
soñar…, amar…, 
componer un solo poema,
olvidar lo pasado,
imaginar un futuro…
Aceptar que tendremos que morir,
esperar…, y aprender tantas cosas…
Incluso, en sueños disparatados, a volar.

Tiene sentido todo.


Todo hasta que nos roban la libertad;
después, de nada sirve soñar,
ni siquiera volar, ni esperar,
añorando la libertad perdida,
aun cuando el poema nos haga llorar…

Tiene sentido todo.


Hasta la vida más miserable,
hasta la angustia incontenible,
hasta, incluso, la vileza cruel,
hasta la traición débil,
hasta el hecho de pararse el corazón.

Tiene sentido todo.


Todo, menos la guerra,
el asesinato, la violencia,
el fanatismo y el tormento,
la tortura de los niños.

Tiene sentido todo.


Todo, menos la guerra.


Tiene sentido todo,
todo menos los niños soldados,
menos los niños hambrientos,
menos los niños violados.

 

 

LA NIÑA GITANA

Para Marisa Vegas.

 

Esta noche con la corte plena de estrellas

voy a rondar la pena honda

de la niña gitana, morena,

que mi amor pretende.

 

En los albores de la medianoche,

desde la colina de la Alhambra encantada,

en tu busca iré, niña gitana,

a las cuevas del vecino Sacromonte.

 

De tus ojos el devoto destello

limpia los colgados platos de oro viejo

mientras el corazón alborotado

repiquetea en prolongado susurro.

 

¡Ay, niña gitana,

por qué tu amor es dilatado y austero

y por qué razón me quieres, gitana,

si yo solo sé, tú bien lo sabes, hacerte canto!

 

Descubre, niña gitana, cuál es tu embrujo

cuál el hechizo de tus labios blancos

que en mi alma prendido has dejado

y me siento no solo pero algo perdido.

 

Suenan las palmas y lloran las guitarras

mientras lánguidas estrellas

asomadas a la noche derretida

reciben como fuegos sus ecos.

 

Esos ojos rasgados, negros, zahoríes

en el silencio de tus iniciadas palabras

me hacen heridas en el alma

que solo alivian los jazmines voladores.

 

Castañuelas en tus manos

desiertas de anillos de compromisos,

guitarras, palmas de fuego, taconeos,

algazara roncas de vino, en tu talle desnudo.

 

Niña gitana, te grito estremecido

¿Qué haces en mi desolado corazón

enredándolo en la danza de tu zambra

raptándolo en estas viejas cuevas antiguas?

 

Ven conmigo, a mi lado, niña gitana,

navegaremos por aguas de los darros y los geniles

bordeando el Paseo de los Tristes

mientras subimos la cuesta

que llega sin remedio a nuestra fortaleza.

 

Llégate a mí, niña gitana, no tengas miedo

que en tu silencioso lecho

leeré un cuento, solo un cuento,

esos que hablan de magias y encanto.

 

Tu presencia única, niña gitana,

enaltece la Puerta de la Justicia

vestida con sedas de oriente

mientras los embajadores rinden pleitesía.

 

Niña gitana, teñida de luz de luna,

en tus mejillas mi mano de ternura

se derrite en nieve

sin temor para siempre de quererte.

 

Te hospedaré en el magno palacio

de las treinta y dos columnas dóricas

envueltas en magnolios y azahares

para pasear luego, cuando caiga la noche,

en los aromas de los arrayanes.



 

Lucernito

 

                            

 

                             En memoria de José Mª Bugella de Toro

                             Mi tío y padrino de bautismo.

                             Director del diario Patria de Granada.

                             Director de la revista El Ruedo.

Él me enseñó el respeto al toro

 

                            

                            

 

 

 

 

                             Negro zaino, facado,

                             Lucernito, llorón,

                             de Sanlúcar la Mayor,

                             tierra de olivo y sol.

 

                             Cariavacado, hondo y ensillado,

                             ‘cortejano’ de blanca luz,

                             vas por campo andaluz

                             cornalón y bien armado.

 

                             Caballo y mayoral,

                             escuchan, Lucernito, tu bramar

                             al sentirte en tierra mancornado,

                             junto a la ribera del Guadiamar.

 

                             Suena el clarín y sales avisado

                             al coso albero de sombra y sol,

                             Lucernito, tu porte levantado.

 

                             Al capote pronto,

                             crecido en el caballo,

                             y en tu lucha sin mugido

                             sales del quite enorgullecido.                    

 

                             Cuatreño valiente,

                             que aceptas reto y engaño

                             de torero insolente,

                             como lucha sin daño.

 

                            

                             Tu sangre, roja y espesa,

                             riega el vientre galgueño

                             en busca de una promesa.

 

                             Ahora llega olor a tomillo

                             en este anillo sin olivo,

                             y a las entrañas viene revoltillo.

 

                             Acometes por derecho, con nobleza,

                             pero edad te hace ir con sentido,

                             y ante la muleta conservas alteza,

                             Lucernito, de campo andaluz venido.

 

                             Pasodoble acompaña tu bravío,

                             pastueño como soledad del campo,

                             tu negro zaino se hace umbrío

                             en lluvia de sangre sin escampo

                            

                             De toriles nace un mugido.

                             La plaza…, en silencio estremecida.

                             Tu hermano de tarde está dolido.

 

                             Un solo pañuelo ya solicita

                             fervoroso y reconocido la clemencia,

                             del señor presidente, que no acepta.

                            

                             En burladero, burlado.

                             Te van a matar,

                             Lucernito, apenado,

                             tu sigues sin bramar.

 

                             Torero y estoque, de verdad,

                             triunfal dice que lo dejen solo,

                             que solo tu estas con gravedad

                             esperando el final del protocolo.

 

                             Con muchos pies, con codicia,

                             sabe el mayoral que no usará

                             el torero el volapié de astucia.

 

                             Mueres en los medios. Sin querencia

                             de tablas, ni salida de toriles,

                             como si muerte fuera advertencia.

 

                             Lucernito negro zaino

                             facado y llorón

                             de Sanlúcar la Mayor.

                                               

3 comentarios
  • avatar
    Lumy Quint
    julio 27, 2013

    Rafael, son geniales tus poemas. Estoy de acuerdo contigo
    «Todo hasta que nos roban la libertad;
    después, de nada sirve soñar,
    ni siquiera volar, ni esperar,
    añorando la libertad perdida,
    aun cuando el poema nos haga llorar…
    Tiene sentido todo.»

    Tienes un arte difícil de emular. Un abrazo cariñoso.

  • avatar
    Rafael Mulero Valenzuela
    agosto 9, 2013

    Gracias Lumy, siempre eres benevolente conmigo. Un beso

  • avatar
    xaro
    agosto 24, 2013

    Todos tus poemas son magníficos
    Sobre el de LUCERNITO te respondo con estas bulerias que a mí especialmente me encantan.

    Saludos

    Cuando al vuelo tu capote
    pinta verónica al trote
    del toro en el redondel.
    Parece la Maestranza
    una academia de danza
    o un cortijo cordobés
    Y cuando la aguja del toro
    pinta el traje grana y oro
    como ensartando un clavel
    en tus brazos soñadores
    alfileres de colores
    un ole quieren coser.
    Como mimbre canastero
    se mece tu cuerpo entero
    mientras que pasa el buré.
    El vuelo de tu muleta
    es el verso de un poeta
    que quiere al cielo embeber.
    Que bronce de la escultura
    del toro por la cintura
    y tu muñeca un cincel
    Y en tus brazos soñadores
    alfileres de colores
    ole con ole y olé.

Deja un comentario