COLOMBIA, ENTRE LA GUERRA Y LA PAZ. POEMAS ESCRITOS Y VOCEADOS EN MEDIO DE LA VIOLENCIA Y LA INCERTIDUMBRE

 

 

 

1-paloma-de-la-paz-de-fernando-botero

Paloma de la Paz, de Fernando Botero

Crear en Salamanca tiene el privilegio de publicar en España algunos de los textos leídos a principios de septiembre en dieciocho bibliotecas de trece ciudades colombianas. Esta iniciativa surgió del Ministerio de Cultura y la Biblioteca Nacional de Colombia y la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, con el apoyo de la Casa de Poesía Silva. Bajo el epígrafe de “Descanse en paz la guerra”, participaron los poetas Jotamario Arbeláez, Horacio Benavides, Gloria Posada, Miguel Iriarte, Ramón Cote, Robinson Quintero, Eliana Díaz, Rómulo Bustos, Piedad Bonnet, Santiago Mutis, Santiago Espinosa, Pedro Badrán, Giovanni Gómez, Lucía Estrada, David Bonells, Ramón Correa Mejía, Yorlady Ruiz, Hugo Oquendo, Sandra Romero, Alex Noreña o José Luis Díaz Granados, entre otros. También se sumaron algunos poetas de otros países que se encontraban esos días por suelo bogotano. Aquí recogemos textos y epitafios de tres de ellos. Crear en Salamanca agradece especialmente a la poeta Gloria Posada su extrema generosidad a la hora de sumar a otros autores, algo no habitual en medio de las ‘batallitas’ poéticas, sean en Colombia o en todas partes.

 

Tras el resultado negativo del plebiscito, pedimos unos textos al notable poeta Juan Mares (casi desconocido en su propia patria, pero especialmente reconocido en Salamanca). Con ellos completamos esta entrega que clama por una paz más que necesaria, a pesar de las imperfecciones del acuerdo.

 

 

 

2-jotamario-arbelaez

 Jotamario Arbeláez

 

 

JOTAMARIO ARBELÁEZ

 (Cali, 1940) 

 

 

 

DESPUÉS DE LA GUERRA

 

Un día

después de la guerra

si hay guerra

si después de la guerra hay un día 

te tomaré en mis brazos

un día después de la guerra 

si hay guerra

si después de la guerra hay un día 

si después de la guerra tengo brazos 

y te haré con amor el amor

un día después de la guerra

si hay guerra

si después de la guerra hay un día 

si después de la guerra tengo brazos 

si después de la guerra hay amor

y si hay con qué hacer el amor

 

 

3-lectura-de-jotamario-arbelaez

 Lectura de Jotamario Arbeláez

4-piedad-bonnett

Piedad Bonnett

 

 

 

PIEDAD BONNETT

 (Amalfi, Antioquia, 1951) 

 

 

 

LAS CICATRICES 

 

 

No hay cicatriz, por brutal que parezca, 
que no encierre belleza. 
Una historia puntual se cuenta en ella, 
algún dolor. Pero también su fin. 
Las cicatrices, pues, son  las costuras  
de la memoria, 
un remate imperfecto que nos sana
dañándonos. La forma
que el tiempo encuentra 
de que nunca olvidemos las heridas. 

 

 

 

5-lectura-de-ramo_n-cote-baraibar

Lectura de Ramón Cote Baraibar

 

RAMÓN COTE BARAIBAR

 (Cúcuta, 1963) 

 

 

EPITAFIO PARA LA MUERTE

Y la muerte no tendrá dominio.

Dylan Thomas

Ya la muerte no respirará sobre nuestras nucas,
Ya la muerte no estará pegada a nuestros talones,
Ya la muerte no tendrá dominio.

Ya la muerte se arrepentirá de sus actos sobre las tumbas,
Ya la muerte no seguirá aumentando el tamaño de los cementerios,
Ya la muerte no tendrá dominio.

Ya la muerte no seguirá blanqueando los campos con la cal
De los esqueletos,
Ya la muerte no será la contraseña para entrar a este país,
Ya la muerte no tendrá dominio.

Ya la muerte dejará de hacer su ronda en motocicleta por las ciudades,
Ya la muerte no jugará fútbol con los cráneos en los parques,
Ya la muerte no tendrá dominio.

Despidamos entonces a la muerte como se merece,
Y a su cortejo asistirán
Todos los que ha dejado en medio del camino,
Y entre todos le pondremos una corona funeral.
Y le daremos la más cordial de las despedidas.
Porque ya la muerte no tendrá dominio.

 

(Leído en Biblioteca Julio Pérez Ferrero, en Cúcuta)

 

 

6-santiago-mutis

Santiago Mutis

 

SANTIAGO MUTIS DURÁN

(Bogotá, 1951)

 

EPITAFIO

 

Aquí yace la guerra.

No la despiertes.

 

***

 

PATRIA

llamas a este patíbulo

Mi sangre en tus manos

te llamará

 

hijo de asesinos

Sólo un epitafio nos ata

 

***

 

POR QUÉ la Muerte

    tan rapaz

come

           tan

                 lenta

 

 

 

7-lectura-de-santiago-mutis

Lectura de Santiago Mutis

 

***

 

ARDE

la voz de tus muertos

         gente de ceniza

atrapada en tu boca

 

 

***

 

LÁZARO     hermano

no vuelvas

 

cazamos

dentro de nuestra propia manada

 

 

***

 

SÉ más

de lo que la vida

te quita

 

 

Todos los poemas, excepto Epitafio (inédito), fueron publicados por Ediciones Taller Arte Dos Gráfico, Bogotá, 2013.

 

 

 

8-gloria-posada-durante-su-lectura-fotografia-de-liliana-isabel-velasquez

Gloria Posada durante su lectura. Fotografía de Liliana Isabel Velásquez

 

GLORIA POSADA

 (Medellín, 1967) 

 

 

 

TIERRA DE LUTO

 

Cuánto aire consume la palabra guerra

Cuántas voces preguntan de dónde viene

y a dónde va…

 

Su fuego se extingue

como aliento transfigurado en rocío

en un territorio que exorciza

los nombres del mal

 

Todas las lágrimas se unen

Los ríos se llevan la muerte

en caudal sin retorno

que fluye hacia el país

de la esperanza

 

 

9-gloria-posada

 Gloria Posada

 

 

SUPERFICIE Y SUBSUELO

 

I

 

Cielo de cables eléctricos

Lluvia desemboca en alcantarillas

 

II

 

Un nuevo día

y una casa en las montañas

 se erige después del derrumbe

 

III

 

De aire a asfalto

estratos de mañanas y noches

Claridades y tormentas

 

IV

 

De sur a norte

calles

que algunos nunca

recorrerán

 

V

 

No conocemos

la ciudad que nombramos

A Medellín

las heridas

no le han abierto

las entrañas

 

 

 

10-lucia-estrada

Lucía Estrada

 

 

LUCÍA ESTRADA

(Medellín, 1980)

 

 

A UNA SOMBRA

 

Sueño teñido por la locura:
noticias de barcos perdiéndose en la lejanía,
dolor de sal que habla a través de las bocas de las mujeres.

En las manos de alguien
leo su desamparo.
Noticias de la muerte ahora fragmentadas
como antes lo estuvieron sus cuerpos.

Reaparecen, nos miran.

Todas las posibilidades del horror reunidas en el espasmo
de saberlos vivos en algún lugar
respirando un aire de ceniza que los lleva lejos,
más lejos que la muerte.

Alguien grita sus nombres,
pero es a nosotros a quienes llaman.

 

 

11-lucia-estrada-y-gloria-posada

Lucía Estrada y Gloria Posada

 

ANIVERSARIO

 

 

 

No es que el tiempo nos devore,
es que las cosas adquieren otro brillo,
una quietud de musgo y sombra
que las aleja definitivamente de nosotros.
Pero el árbol que dibujaste en la infancia
permanece intacto.
En algún lugar, tus ojos rehúsan el polvo,
se apartan del instante calcinado
y esperan a que otro cielo
les devuelva la mirada.

Acaso tú comprendas mejor
este duro vuelco.
La sangre y sus viejas historias
siguieron el curso de lo que tiembla en el aire
y no muere.

Un pájaro rodó en el viento seco
hasta perder el horizonte,
la casa desapareció tras el jardín
y cada rostro se reflejó en sí mismo
perplejo.

Los días avanzan
no se sabe hacia dónde,
pero en algún punto van a detenerse.
Preguntarán por ti, por nosotros,
y estas palabras que te traen a mi encuentro,
pequeños huesos ennegrecidos en la palma de mi mano
serán entonces
una respuesta insuficiente.

 

 

 

12-gerardo-rivero-medellin-1942

Gerardo Rivero (Medellín, 1942)

13-sandra-romero-manizales-1985

Sandra Romero (Manizales, 1985)

14-miguel-iriarte-since-1957

Miguel Iriarte (Sincé, 1957)

 

15-robinson-quintero-caramanta-1959

Robinson Quintero (Caramanta, 1959)

16-eliana-diaz-barranquilla-1987

Elíana Díaz (Barranquilla, 1987)

17-hugo-oquendo-chigorodo-uraba-1982

Hugo Oquendo (Chigorodó, Urabá, 1982)

18-federico-diaz-granados-bogota-1974

Federico Díaz-Granados (Bogotá, 1974)

19-andrea-cote-barrancabermeja-1981

Andrea Cote (Barrancabermeja, 1981)

20-david-bonells-chia-cundinamarca-1946

David Bonells (Chía, Cundinamarca, 1946)

21-giovanny-gomez-bogota-1979

Giovanny Gómez (Bogotá, 1979)

 

 

 

TRES POETAS DE OTROS PAÍSES

 

 

 

 

 22-vi_ctor-rodri_guez-nunez

 Víctor Rodríguez Núñez

 

 

VÍCTOR RODRÍGUEZ NÚÑEZ

(La Habana, Cuba, 1955)

 

 

BOGOTANO

 

                                    Para Gustavo Adolfo Garcés

 

Yo juego fútbol con mis asesinos

Les disputo el balón

                                    gano tiempo y espacio

arriesgo esta jugada individual

 

Arracimados

                        sobre el pasto tenaz

de este parque escogido

los gamines se sacuden el polvo

que dios echó en su alma

                                             y se bañan con sol

El de ruana molida

                                   busca en la bolsa plástica

el aliento de la felicidad

Y el que tiene las costillas al aire

caza como un gorrión

migajitas de pan entre la hierba

 

Yo juego fútbol con mis asesinos

me pasaron la bola

                                  y pruebo el arco

Hay más niebla en los huesos que en las calles

 

 

23-mina-gligoric-belgrado-1989

Mina Gligoric (Belgrado, 1989)

24-ali-calderon-ciudad-de-mexico-1982

 Alí Calderón (Ciudad de México, 1982)

25

 

 

 

26-el-poeta-juan-mares-en-el-teatro-liceo-de-salamanca-foto-de-jose-amador-martin

 El poeta Juan Mares en el Teatro Liceo de Salamanca (foto de José Amador Martín)

 

POEMAS DE JUAN MARES

 

 

Juan Mares (Guatapé, Antioquia, 1951. Seudónimo de Juan Carmelo Martínez Restrepo), licenciado en Español y Literatura por la Universidad de Antioquia. Desde 1968 vive en Apartadó, donde fue profesor y director de la Casa de la Cultura. Actualmente es profesor de cátedra en la Universidad de Antioquía (Sede Urabá). Entre sus libros publicados están: Poteas y pirontes (1987); Voy a ver pantalla chica (1989); El árbol de la centuria (la ed. 1996, 2a ed. 2004, 3a ed. 2011) y Ritmos del equilibrista (2011). Es coautor de Entre la savia y la sangre, recopilación poética de Apartadó (1996), Kalugrafías del instante (2009), Hojas de caladio (2013) y Policromías literarias (2013). Ha participado en diversos encuentros literarios, como la Feria Internacional del Libro (Bogotá), el III Festival de Poesía Salvador Díaz Mirón (México, 2013) o el XVII Encuentro de Poetas Iberoamericanos (Salamanca, 2014). En Salamanca y Valladolid presentará la 4ª edición de su poemario El árbol de la centuria (2016).

 

 

AHIMSA

 

Todo el que porte un arma

así sea una honda

está dispuesto a matar

así sea a un pájaro.

 

Todo el que siembre una planta

está dispuesto a vivir y dar

así sea el grano para un pájaro.

 

Todo el que porte un arma

nos puede quitar la vida

así sea tronchando el tallo de la flor.

 

Todo el que se hinque en el surco

nos da la vida

así sea en el aroma de una flor.

 

Nota de Crear en Salamanca: Ahiṃsā (en devanagari अहिंसा) es un término sánscrito que se refiere a un concepto filosófico que aboga por la no violencia y el respeto a la vida. Es lo contrario a himsa (violencia). Habitualmente se interpreta como símbolo de paz y respeto hacia los seres capaces de sentir.

 

 

 

 

AUN ASÍ

 

Este arduo oficio

Llenar el día de actos

 

Escribir el poema

Pensarlo

Y ver la luz motivado

 

Humedecida la hierba

El aire filtrado en las cornisas

 

Vuelo oblicuo de un sirimiri

Y este escribir

En plena guerra.

 

 

GRITOS

 

La “O” de la mano con el cero,

Inconfundibles

Gritan la cifra anónima

De todas las vergüenzas.

 

La “O” resuena y el cero suma

Redobles de campana.

 

 

27-el-poeta-juan-mares-por-miguel-elias

El poeta Juan Mares, por Miguel Elías

 

PALABRA MAGICA

 

 

Este pedazo de mí, parte de un todo

— compartido en la mesa –

agua de todos

fuego de todos

y esa palabra enorme, anidada en el pecho

como aire de todos

en tierra de todos.

 

Ese pedazo de ti, para todo

sin lo cual la intolerancia ensombrece:

la enormidad de la palabra pulcra

la palabra de la entrega sin límites

la que comparte carencias y júbilos.

 

Ese pedazo de ti y de mí –que está en todos –

es la palabra que une y suma 

–en medio de los desastres –

la gloria de sabernos brizna

para tejer la palabra inmensa.

 

 

CONTACTO DE RETORNO

 

En el rincón

donde mis íntimas impresiones se refugian

observo los caminos y los vientos

de la vereda y el mundo.

 

Y todos los prejuicios,

cansados,

retornan de la guerra.

 

Esta respiración agitada

— agachada en el rincón de los cachivaches inútiles —

torna a la más antigua sabiduría:

 

Cuando te toco

y esa energía me habita.

 

 

28-salamanca-de-miguel-elias

 Salamanca, de Miguel Elías

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *