CINCO POEMAS DEL VENEZOLANO ERNESTO ROMÁN OROZCO. ILUSTRACIONES DE CARLOS CRUZ-DIEZ

 

1 Ernesto Román Orozco (foto de Ana Berta López)

Ernesto Román Orozco (foto de Ana Berta López)

Crear en Salamanca tiene el privilegio de publicar cinco poemas del poeta Ernesto Román Orozco (Venezuela, 1962). Ha publicado: Los zapatos descalzos (1995); Las piedras inconclusas (2001); La costumbre de ser sombra (2003); Los hemisferios distantes del silencio (2005); Las casas líquidas (2006); Artesa del tiempo Selección poética 2000-2008 (2008); Gestos deshabitados (2012) y Edades manuscritas (México 2012, Venezuela 2015). Su obra poética ha merecido entre otros galardones, el Premio Nacional de Literatura, Mención Poesía, Universidad Central de Venezuela, Estado Aragua 2001, Mención Única de Poesía en la VI Bienal Nacional de Escritura Ramón Palomares, Ateneo de Skuke, Venezuela 2005, Premio Nacional de Poesía Héctor Roviro Ruiz, Alcaldía del Municipio Andrés Bello, estado Mérida, Venezuela 2007, el Premio Nacional de Literatura, Mención Poesía, Revista Solar, 2007, Gobernación del estado Mérida, Venezuela. La Gobernación del estado Táchira le otorgó la Orden de las Artes Marco Antonio Rivera Useche, como mérito al trabajo, en reconocimiento a su obra literaria y a sus aportes, como promotor cultural.  De 2010 es un ensayo sobre su poesía, escrito por Francisca Noguerol Jiménez, profesora de la Universidad de Salamanca. Parte de su obra ha sido publicada en antologías de Argentina, España, Ecuador, Colombia, México, Chile y Portugal.

En Salamanca participó en el Encuentro de Poetas Iberoamericanos de 2010, dedicado al poeta portugués António Salvado.

 

2

 

 

CERCANO AL VUELO

 

 

Los pájaros,

aunque inocentes, saben por qué vuelan.

No se trata de linimento alguno;

es una clara cuerda de verdades

colmando la gloria de la víspera.

Luego, los pájaros se irán,

y quedará la luz de esos balcones

que le nacen a los libros abiertos.

 

 

 

3

 

 

 

DESCRIPCIÓN DE LA SOLEDAD

 

 

Depende de las velas

el cierzo de esta noche. Incómodo decirlo,

pero no somos de seda

para vivir en una fruta.

 

Vago por tus cuerpos

con semillas de niebla en la sonrisa;

con una nueva fábula en la nada,

al saludar quitándome el sombrero.                 

 

La escarcha de esta noche

es tu mutismo, por eso

te pido un grito de tu grieta, y un par

de guantes bien despiertos para guardar mi casa.

 

 

4

 

 

 

 

FLAUTA BÚDICA

 

 

Jardín de piedras;

el corazón

sin domicilio,

 

signo de espiga

y flauta búdica

 

porque no todo

está bendito

entre los justos aletazos

de un cuervo y un delfín.

 

 

5

 

 

 

II

 

Wang Wei

tiene la costumbre de desnudar sus pies

cuando camina entre las flores.

 

He viste sus lágrimas

frente a las hojas escarchadas

de los árboles;

abre su eslabón entre cristales

de esos montes

con la tranquilidad

de las piedras y las hojas.

 

(Levita levemente

en su sala de silencio.)

 

Cada mediodía

coloca una calabaza de frutas

a macerar en vino,

para que coman los pájaros.

 

 

6

 

 

 

 

UN RAMO DE SOMBRAS

 

 

Tímpano de sangre en la enramada;

un ramo de sombras

entre hebras de tu voz foránea.

 

Son ecuaciones rupestres de un eclipse,

pinturas del trayecto de este año,

en tantas prestezas olvidadas.

 

Vínculos prismáticos de algunos

retratos perdularios,

en suburbios de tus lágrimas,

 

volverán a aquellos árboles

y serán expósitos los hombres,

sus manos sin escritos, las rosas,

 

la tinta y las edades

de quien mete sus pies en el cielo,

cuando está más vacío.

 

 

7

 

8 Ernesto Román Orozco en el campo charro (Salamanca, 2010)

Ernesto Román Orozco en el campo charro (Salamanca, 2010)

 

 

 

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *