BREVE ANTOLOGÍA POETICA DEL RUMANO LUCIAN BLAGA (1895 – 1961). VERSIONES Y PRESENTACIÓN DE RODICA GRIGORE

 

 

 

1 El poeta rumano Lucian Blaga

      El poeta rumano Lucian Blaga

Crear en Salamanca tiene el privilegio de publicar una muestra antológica de uno de los poetas rumanos más notables de todos los tiempos, Lucian Blaga. Las versiones al español, además de la introducción, son obra de la profesora Rodica Grigore, de la Universidad Lucian Blaga, de Sibiu. A ella nuestra gratitud por confiarnos tan preciosos frutos.

2

 

 

Poeta y dramaturgo, filósofo y ensayista, Lucian Blaga es una de las figuras más importantes de la cultura y literatura rumanas de entre guerras. Su lírica, en sus comienzos expresionista en Poemele luminii (Las poemas de la luz, 1919), cultiva el vitalismo dionisiaco, de esencia nietzscheana, evidente en Paşii profetului (Los pasos del profeta, 1921) y está marcada por una permanente obsesión con la muerte, În marea trecere (En el gran correr, 1924) y, más tarde, de un sentimiento de añoranza (La curţile dorului – En el castillo de la añoranza, 1938). En principio, lo que el poeta intenta recuperar a través del sueño o del misterio (semejante un poco a la manera lírica de Fernando Pessoa), el filósofo lo salva con su regreso a la colina metafísica. El poeta no establece una marca de identidad en cuanto al sueño y lo trascendente. Para él estas dos entidades son parte del mismo horizonte del subconsciente, y las sitúa bajo el poderío único del determinante sofianico, lo que se puede ver con claridad  en su libro Lauda somnului (La alabanza del sueño, 1929). Los objetos también son siempre los mismos en su escritura, pero al funcionar en espacios diferentes se intercambian sus cualidades características y transmiten la emoción que suscitan a varios niveles de la conciencia. En su último periodo de creación, el poeta canta el amor de la edad madura en versos de un sensualismo discreto, evidente en sus poemas póstumos: Cântecul focului (La canción del fuego).

 

Rodica Grigore

 

 

3 Placa de la casa memorial de Lucian Blaga

Placa de la casa memorial de Lucian Blaga

 

 

BREVE ANTOLOGÍA POETICA

DE LUCIAN BLAGA (1895 – 1961)

 

 

MANANTIAL DE LA NOCHE

 

Bella,

tus ojos son tan negros, que la noche,

cuando pongo la cabeza

en tu regazo,

me parece

que tus ojos, tan hondos, son el manantial

por donde la noche entera corre sobre las vallas,

las montañas y los llanos,

cubriendo la tierra

con un mar de sombra.

Tan negros son tus ojos,

mi luz.

 

 

4 Lucian Blaga & Mircea Eliade (Con Cornelia Good y Nina Eliade). en Suiza

Lucian Blaga & Mircea Eliade (Con Cornelia Good y Nina Eliade). en Suiza

 

SEÑAL DE OTOÑO

Ayer una voz se alzó desde lo más hondo

amarga, amarga, amarga.

Muriéndose, muchos ángeles se han quedado

su arcilla en el país.

 

 

Ayer brilló en el cielo una señal

en el círculo del engaño.

Después, los vencejos se han llevado

el viento a Saturno.    

 

 

5 Manuscrito de Lucian Blaga

 Manuscrito de Lucian Blaga

 

MONTAÑA ENCANTADA

 

Entro en la montaña. Una puerta de piedra

se cierra despacio. Pensamiento, sueño y puente me asaltan.

¡Qué lagos tan morados! ¡Qué tiempo tan alto!

La zorra dorada me ladra en el corazón de los helechos.

 

Criaturas más santas me lamen las manos: raras,

encantadas,  pasan con sus ojos fijos.

Las abejas de la muerte vuelan zumbando

dentro del sueño de los cristales,

así como los años. Como los años. 

 

6

 

 

 

COMBUSTIÓN

 

Criatura, tú, ¿encontraré

algún día el debido

sonido de plata y de llama o el rito

de una voz igual

para siempre a tu ardor?

 

De mi estirpe el último soy.

Puñado de luz – tú, y de tierra. Granada, tú,

una flor para mí, con fuerzas de zodíaco,

¿por dónde y cuándo encontraré la palabra única

para encantarte en el círculo de la noche?

 

Desmañado al lado del fogón

pero entendido por dios y las piedras

¿dónde está esa palabra hecha nimbo

para alzarte sobre el tiempo?

¿Dónde está la única palabra que se conecta

a la aniquilación, el paso, el pensamiento?

 

A ti me confío en este año, tú, flor mía,

para agotarme con ardor.

7 Gheorghe Vin_an en el Centro Cultural Lucian Blaga

Gheorghe Vinan en el Centro Cultural Lucian Blaga

 

FORTALEZA MUERTA

 

¡Que desierto es mi Sibiu en el otoño!

Entre todas las torres, tantas son,

acariciaría tantos caminos

que corren sobre la tierra. –

 

Acariciaría en algún lugar una hoja

que ya me suena en las orejas –

y también al sol comido por los grillos

debajo de los muros antiguos.

 

 

 

 

8 Estatua de Lucian Blaga en Cluj-Napoca-

Estatua de Lucian Blaga en Cluj-Napoca

 

 

CARGAS

 

Altos y rectos como el humo

llegamos cargados sobre los caminos.

En nuestros pasos: la suerte.

Sobre el casquijo del alma: la muerte.

Debajo de nuestra malla: los huesos.

En el corazón: las bellas.

 

 

 

 

LOS CÓLQUICOS

 

La tristeza de la renuncia es que Dios

sentía dulcemente,

y así hizo el mundo,

como si fuera un extranjero de si mismo,

con un gesto otoñal.

 

Sólo tuvo un orgullo

administrando las cenizas:

crear los cólquicos

en forma de ocaso.  

9 Manuscritos de Lucian Blaga

Manuscritos de Lucian Blaga

 

 

 

CUARTETO

 

La lengua no es la palabra que pronuncias.

La única lengua, tu lengua completa,

La  dueña de todos los secretos y la luz,

es la que sabes callarte.

 

 

 

CUARTETO

 

Fácil no es ni tan solo la canción. Día

y noche – nada es fácil sobre la tierra:

el rocío es el sudor de los ruiseñores

cansados de cantar toda la noche.

 

    

10

 

 

 

LA BUENA NOTICIA

 

Por entre las cosas cuando andamos, cerca o lejos,

solo el cielo con su firmeza azul

nos sigue por todas partes en la vida y en la muerte.

Si, encima de nosotros el cenit es para siempre.

 

 

LA CANCIÓN DEL SUEÑO

 

Encantador es el sueño cerca del agua corriente,

cerca del agua que lo ve todo pero que no tiene recuerdos.

Encantador es el sueño donde puedes olvidarte de tí mismo

como te olvidas de una palabra.

El sueño es la sombra que

nuestra futura tumba

echa sobre nosotros, en el espacio mudo.

Encantador es el sueño, encantador.

 

 

11

 

 

LA SOMBRA DE DIOS

 

La sombra de Dios es todo lo que ves,

lo que en el espacio cuelga y se despide,

ella es tierra y arenas y onda,

un camino junto a su viajero,

fontana que protege una luna.

La sombra de Dios es más espesa en la luz,

más pesada que otras sombras. Y no se puede escapar.

Y puedes colgarla en forma de trigal y de jardín.

Y puedes beberla en forma de agua.

 

    

LA LÍNEA

 

La línea de mi vida,

entre las tumbas serpenteando,

la hallo e intento comprenderla

abajo – por las flores, en lo alto – por las estrellas.

 

No en la palma de mi mano

sino en la tuya, Dios,

está escrita la línea de mi vida.

Ella pasa, serpenteando,

por estíos en llama llevando pesados frutos,

por años-domingos, otoños santos.

 

12

 

 

 

 

SALMO

 

Amando – nos estamos convenciendo que somos. Cuando amamos,

por más que espesa sea la noche,

vivimos en la luz del día,

somos en ti, Elohim.

 

Debajo de las lunas de oro de la tarde

nos ves caminando por los huertos.

Andamos por la gran semana

pensamiento con pensamiento y mano en mano.

 

Ay, cómo queremos glorificarte

para el amor que permites, Elohim!

Pero solamente una herida del silencio

es la palabra que pronunciamos.   

 

    

13

 

 

ESTACIONES

 

Debajo de los árboles escritos con extrañas hojas,

donde tú y yo habíamos quedado,

vi, en el juego de la primavera

cómo caía la sombra de los senos.

 

Una ansiedad me invade,

para que veas, en las  lunas de la llama,

que frutos calientes y redondos

van a crecer para que se cumpla el sueño y el lugar.  

 

        

¡UNA VEZ MÁS!

 

No es bastante para mí. Así que después de todo

diría: ¡una vez más!

Cualquier cosa que me pasa es como si le pasara

a una niña.

 

Ay, ningún fruto es bastante para mi,

lo quiero también en otras formas.

El río va al mar,

pero se muere en las arenas.

 

No hay agua para sosegarme lo bastante,

no me basta la vida y tampoco el libro.

Quisiera el amor, desaparecimiento, ascua, 

así como voy a sentir un día la muerte.

 

Ni la luz me basta,

ella también es sólo una leyenda.

Nada es bastante bajo del horizonte,

¡quiero todo una vez más!

 

14 Lucian Blaga por Laura Grigorita

Lucian Blaga por Laura Grigorita

 

 

LA CANCIÓN DEL FUEGO

 

 

En la fábula verde y caliente de la naturaleza,

Amada mía, tú tienes ramas, no brazos,

con ellas tocas los brotes o coges con los vástagos.

¿Vienes acaso de un cuento vegetal, el de la rosa salvaje?

Cuidado que no te enciendas

como ocurre muchas veces con el madero del bosque.

De diferentes modos la llama acoge el paso

de cualquiera criatura de esta tierra,

y la toca su camino y su hora.

 

Me dices:

“Nada se enciende, y nadie, por un rayo de luna.”

Y floreces en una dulce sonrisa, muy contenta, creyendo

que a todas horas puedes enfrentar aún la suerte,

con una palabra jugosa.

¿Permites una respuesta alzada sobre el tiempo, sobre este lugar?

Muchos hechos, ay, muchos de verdad podría contar,

raros sucesos gastados en las crónicas,

testimonios de leyenda, que demuestran

que son posibles un gran fuego

y también combustiones de este tipo.

 

Las chispas de todo prenden todo. Una sien enciende

otra, y lo mismo, la piedra a la piedra.

Una estrella invisible se enciende cayendo, por el frío

del cielo. El caballero se quema en su armadura, debajo de su malla,

abrazando una mujer vencida, milagro sin ropa cerca de su hogar.

Las luciérnagas enciendan, ellas mismas, por el amor, su hoguera.

El amor se levanta del suelo y hace un aura para la tierra entera,

para que llegue al cenit y cubra el cielo.

 

Pero escasas veces el fin no es ceniza.

Sobre toda la extensión y en lo alto,

a veces Dios mismo se quema dulcemente en la matas 

sin consumirse. El preserva y acaricia las espinas.

De otra manera nos quemaríamos nosotros, amada. Nuestro ardor es diferente.

Tan extenso como alto es el cielo,

Nosotros nos quemamos, ¡ay! con crueldad en las llamas

Consumiéndonos los unos a los otros. 

 

 

15

 

 

PREGUNTA Y RESPUESTA

 

¿Qué es lo que nos mantiene jóvenes para siempre?

Cada día, lleva un sacrificio 

a la gran diosa, Viernes, la pagana!

Nutre con fervor, cualquiera que sea,

un sueño que no va a cumplirse!

 

 

COSAS SOMOS

 

Cosas somos entre las cosas.

Somos casi almas, nosotros dos,

semejantes de pura suerte con todos.

Cosas somos, que llevan dentro de ellas

pensamientos como las piedras, a veces estrellas,

y para siempre una añoranza.

 

Por su camino cada uno

andaríamos para siempre en alguna parte.

Andaríamos juntos, para siempre nosotros dos,

pero el camino de las nubes es tan demasiado largo

en nuestro mundo – para nosotros.

 

 

16

 

 

 

INSCRIPCIÓN EN UN MADERO

 

Alma y voz,

un  fogón para vivir,

el regalo que ofreces,

la querida que tienes,

umbrales del paraíso.

 

 

INSCRIPCIÓN EN UNA CASA NUEVA

 

Todo está en su lugar:

la araña se queda en su telaraña

como si fuera un mundo de seda.

Nada añora

para salir de su prisión.

 

Todo esta a su lugar:

la piedra, la flor, el cántaro,

el fogón, el pedernal y el acero y la yesca. 

Una sola ley para todos:

hacerse horizonte de su propio mirador   

para sentirse bien en  su propia casa.    

 

 

17 Otra estatua de Lucian Blaga

Otra estatua de Lucian Blaga

 

MI CORAZÓN EN EL AÑO 1940

 

Las estrellas, es verdad, ya están  encima de nosotros, todas ellas,

pero Dios nos pasa por alto.

Las tinieblas no tienen fin, la luz no tiene resurrección.

Mi corazón – es un libro que se quema,

un llanto en medio del país.

  

 

 

SOBRE MUCHOS CAMINOS

 

Sobre tantos caminos, muchos de veras, mi pensamiento

Intenta ir hacia ti. ¡Ay, aquel fin del día

Sobre el cual escarchas presurosas  han caído!

En mi jardín las flores

deseando o soñando otras claridades mas altas

todavía llaman

tu luz sin un nombre.

Dónde estás hoy, no lo sé. Ninguna canción

te encuentra. Hoy

tú estás donde estás. Y yo – aquí. Esta lejanía

puso entre nosotros la osa mayor en el cielo,

las aguas en las valles, el fuego en la noche sobre las colinas,

y además sobre la tierra puso anémonas y pasiones

que el día no ama.

Como una puerta se ha cerrado. Ninguna seña traspasa

las aduanas, las aduanas.  

 

   18

 

 

DÍA Y NOCHE

 

¡Día y noche! ¡Que cambio de espacios para nosotros,

para siempre permitido y repetido!

Cuando despiertos, estamos en el mundo.

Cuando dormidos, soñamos con Dios.

 

    

UNA VEZ LA TIERRA FUE TRANSPARENTE

 

Una vez la tierra fue transparente

como las aguas de la montaña en todas las suyas,

para si murmurando el sonido claro y vivo.

Después se oscureció, por dentro, por una grande tristeza,

o por espesas tinieblas que ninguna lengua puede describir.

¿Todo pasó cuando una prodigalidad salvaje

de bellezas dio ocasión al pecado por primera vez

de abrirse una calle por debajo de los árboles?

 

No puedo saber lo que fue, pasó antaño, hace tanto tiempo.

Sé sólamente lo que veo: debajo de tu paso, por donde andas

o te quedas, la tierra, una vez más, por un momento,

sonriendo junto con sus muertos, se hace transparente.

Como aguas sin arena ni casquijos, fabulosas, frías,

milagros se ven quemando – por la arcilla purpúrea.  

 

19

 

 

ALAS DE PLATA

 

Estaciones y viento, el del norte

Lo mismo que el viento del sur, si me buscarán

me van a encontrar cerca de ti.

Y viajeros, espías desde lejos

o el país mismo, las tumbas y los guijarros,

todo eso, si preguntarán por mi

me van a encontrar, en el viento, cerca de ti.

 

Por largos días, semanas, meses y años

me pierdo en tus ojos, precioso amor.

Como me pierdo en los espejos, que no pueden mentir por ellos mismos,

intento darme cuenta si

las alas que siento en mi espalda

son de verdad plumas de plata

o solamente una fantasía que pesa.

 

 

20 La profesora y traductora Rodica Grigore

La profesora y traductora Rodica Grigore

 

RODICA GRIGORE

 

Licenciada (1999) y doctora (2004) en Filología Románica por la Universidad “Lucian Blaga” de Sibiu, Rumania. Ha publicado numerosos libros de crítica literaria y ensayo: De libros y otros demonios (2002), Retórica de las máscaras en la narrativa rumana moderna (2005), Lecturas en laberinto (2007), Mascaras, caligrafia, literatura (2011), En el espejo de la literatura (2011), Los meridianos de la prosa (2013), Los pretextos del texto (2014), El realismo magico en la literatura latinoamericana del siglo XX (2015), Viajes en la biblioteca (2016). Ha traducido al rumano los ensayos de Octavio Paz, Los hijos del limo (2003/2017), poemas del escritor colombiano Manuel Cortés Castañeda, con el titulo general El espejo del otro (2006) y el libro de narrativa breve del escritor norteamericano de origen rumano Andrei Codrescu, A Bar in Brooklyn (2006); ha realizado también la antología de textos y las traducciones para el Festival Internacional de Teatro de Sibiu (2005 – 2012). Enseña literatura comparada en la Universidad de Sibiu.

21 Universidad Lucian Blaga, de Sibiu

Universidad Lucian Blaga, de Sibiu

 

22

23

 

 

Aún no hay ningún comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *